La ONU tiene cara de mujer Por Jorge Elias

LA CANCILLER DE ECUADOR, MARÍA FERNANDA ESPINOSA, COMPITE CON LA EMBAJADORA DE HONDURAS ANTE EL ORGANISMO, MARÍA ELIZABET FLORES, PARA PRESIDIR LA ASAMBLEA GENERAL

 

Espinosa: “Donde hay pobreza, desigualdad y violencia son las mujeres las que más sufren”

En síntesis, dice la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, “ofrezco una presidencia de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) guiada por los principios de universalidad, objetividad, no selectividad, diálogo internacional constructivo y cooperación. Una presidencia que buscará acuerdos basados en las consultas, el diálogo y el interés común”. No se trata de un discurso de campaña, pero se le parece. El 5 de junio será elegido el sucesor de Miroslav Lajcák, ex ministro de Asuntos Exteriores de Eslovaquia. Espinosa, diplomática de carrera, esperar ocupar el cargo.

Presentó su candidatura el presidente de EcuadorLenín Moreno, con la convicción de que la plaza rotativa debería corresponderle a América del Sur entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019. Espinosa conoce al dedillo la ONU por haber sido representante de su país en dos ocasiones, de 2008 a 2009 y de 2015 a 2017, en las sedes de Ginebra y de Nueva York. También dirigió la Unión Mundial por la Naturaleza para América del Sur, de 2000 a 2005. “Emplearé toda mi experiencia y conocimientos para guiar la agenda, debates, negociaciones y resoluciones en torno a los temas más relevantes para todos los países miembros”, promete.

Por su pluralidad, la presidencia de la Asamblea General rota anualmente entre los cinco grupos regionales de la ONU: Europa Occidental y otros Estados (WEOG); Europa del EsteÁfricaAsia América latina y el Caribe (Grulac). Le toca esta vez a América del Sur, dice Espinosa. Deberá competir con la embajadora de Honduras ante el organismo, María Elizabet Flores. “Es el momento para distribuir de manera igualitaria la representación de las subregiones y que haya una representación de América del Sur“, insiste Espinosa.

Tiene 53 años. Es lingüista por la Universidad Católica de Quito; doctorada en geografía ambiental en la Universidad de RutgersEstados Unidos. Obtuvo maestrías en antropología y ciencias políticas en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). Espinosa fue una de las fundadoras de Alianza País, el partido que llevó a la presidencia a Rafael Correa en 2006. Durante ese gobierno fue dos veces canciller y ministra de Defensa y de Patrimonio Cultural y Natural, así como embajadora ante la ONU. “Tengo casi 30 años de experiencia internacional”, asegura. Se especializa en asuntos ambientales del Amazonas y derechos indígenas.

También es poetisa, con cuatro libros publicados y un premio, el Nacional de Poesía de Ecuador.  Espinosa y Flores deben exponer en estos días sus programas de trabajo en la ONU. La idea de Espinosa sería “acercar a la gente y facilitar la respuesta rápida y efectiva de la Asamblea General frente a situaciones emergentes”. De la Asamblea General dependen seis comisiones: desarme y seguridad internacional; asuntos económicos y financieros (desarrollo sostenible); asuntos sociales, humanitarios y culturales (derechos humanos); política especial y de descolonización; asuntos administrativos y presupuestarios, y asuntos jurídicos.

Ecuador, dice Espinosa, “es el país sudamericano que tiene más ministras mujeres en el gabinete presidencial. Eso es porque el presidente no habla de la igualdad de género sólo por ser políticamente correcto, sino porque lo ejerce en todos los espacios de toma de decisión. Todavía hay mucho que hacer por los derechos de las mujeres. Donde hay pobreza, desigualdad y violencia son las mujeres las que más sufren”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.