BIOFILIA: LA NUEVA TENDENCIA EN DECORACIÓN por la Arq. María del Mar Danuzzo

 

María del Mar Danuzzo: arquitecta del equipo de Familia Bercomat (@familiabercomat)

 

La arquitectura biofílica es una tendencia que se viene aplicando desde hace algunos años alrededor del mundo, ¿es posible transformar una edificación tradicional a una con elementos biofílicos?

Se puede, sólo hay que tener ciertos parámetros en cuenta; suelo recomendar que la luz natural tiene que ser un elemento que esté presente siempre.

Al momento de elegir las plantas, uno debe estar asesorado con por especialista ya que son seres vivos y requieren cuidados diferentes por especie.

También se puede simular estos espacios, por ejemplo, con paneles de hojas verdes.

¿Qué beneficios podemos encontrar o qué problemas podemos solucionar con este tipo de arquitectura?

El contacto con la vegetación y la naturaleza mejora la salud, aumenta la productividad, baja el nivel de estrés y nos hace más felices. Disminuye el síndrome del edificio enfermo: los trabajadores o quienes frecuenten ese espacio presentan menos dolores de cabeza y menos enfermedades.

¿Qué elementos requiere la arquitectura biofílica?

Primero se debe definir si se quiere incorporar vegetación dentro del edificio o en una terraza, una fuente de agua o algo que revitalice los estímulos sensoriales, como un mariposario o un comedero para aves; en base a esto, ver qué requiere arquitectónicamente la superficie a cubrir.

Para una terraza verde, se va a necesitar mucha membrana impermeable para no tener problemas de filtraciones.

Respecto de la decoración biofílica, ¿qué tipo de plantas son ideales para ambientar el hogar u oficina de manera armónica?

El ficus Pandurata aporta altura, es estilizado y con hojas grandes, se adapta perfecto a interiores nórdicos; en cambio las costillas de Adán necesitan ayuda para ganar altura, un plantero sobre una estructura de hierros lisos por ejemplo.

Hay que tener en cuenta el espacio disponible y, sobre todo, las características que necesita la planta para poder vivir y desarrollarse. Hay algunas que precisan menos agua y Sol: las suculentas, cáctus o un terrario de musgo sobre un escritorio con muy poquito espacio pueden ir bien.

 

¿En qué consiste esta tendencia?

La biofília es el amor a la vida, a la naturaleza, incorporando estos elementos en los espacios donde habitualmente nos movemos, nos aseguran científicamente que es una muy buena terapia y ayuda a prevenir el stress.

Durante años la naturaleza se vio amenazada por la urbanización masiva del hombre y esta tendencia busca revertir esa situación, recreando espacios naturales y creando más conciencia ecológica y sustentable.

¿Cómo surge?

La naturaleza siempre estuvo presente en la arquitectura: recordemos las columnas corintias de los griegos o la egipcia, pero se hacía desde un lugar más pasivo; en este momento se mete dentro de los edificios tomando total protagonismo y, desde hace unas décadas, viene avanzando con mucha más fuerza.

El término biofília lo utilizó Edward O. Wilson en un libro de 1984 y, desde allí, se vienen estudiando estos numerosos efectos beneficiosos y terapéuticos.

FAMILIA BERCOMAT

www.familiabercomat.com

https://www.instagram.com/familiabercomat/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.