NUEVO RECORD DE DESPLAZADOS por Jorge Elías

Centro para migrantes en África | Foto de Unicef

EL NÚMERO DE DESPLAZADOS DENTRO DE SUS PROPIOS PAÍSES EN 2018 FUE EL MÁS ALTO DE TODOS LOS TIEMPOS: 41,3 MILLONES DE PERSONAS

Entre refugiados que buscan cobijo en otros países y desplazados que deben alejarse de sus hogares por diversas razones sin trasponer las fronteras, el mundo se reconfigura a sí mismo.

La cantidad de desplazados, precisamente, ha batido su propio récord en 2018: 41,3 millones, según un nuevo informe del Centro de Vigilancia de los Desplazados Internos del Consejo Noruego para los Refugiados (IDMC) en cual colaboró la Organización Internacional para las Migraciones. Se trata de un millón de personas más que en 2017, que representan dos tercios más que la legión global de refugiados.

Los desplazamientos de 2018 se debieron a los conflictos, como los de la República Democrática del Congo y Siria; las tensiones intercomunitarias, como en EtiopíaCamerún y partes de Nigeria, y los desastres naturales, como las lluvias torrenciales, los huracanes, los ciclones y las inundaciones en FilipinasChinaIndia, NigeriaColombia y México; la sequía en Afganistán, y los incendios forestales más destructivos de la historia de California.

En Colombia, a pesar del acuerdo de paz alcanzado en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), 145.000 personas debieron abandonar sus casas por la violencia. Otro tanto ocurrió en el Triángulo del Norte de América Central (GuatemalaHonduras y El Salvador), azotado tanto por la violencia como por la pobreza, la corrupción y las inundaciones.

Las ciudades, más pobladas que el campo desde 2008, se han convertido en los santuarios de los desplazados

El descalabro económico, la tensión política y las violaciones de los derechos humanos provocaron un fenómeno similar aún no cuantificado en Venezuela, así como el tráfico de drogas en México. En ese país, 11.000 personas debieron movilizarse.

Las ciudades, más pobladas que el campo desde 2008, se han convertido en los santuarios de los desplazados. El informe, presentado en Ginebra por la directora del IDMCAlexandra Bilak, dice que “los conflictos, las crisis climáticas y los proyectos de desarrollo a gran escala suelen desplazar a las personas de las zonas rurales a las urbanas”, pero también observa que muchas ciudades de América, en particular, se encuentran “entre las más peligrosas del mundo”.

Las principales víctimas son personas pobres afectadas por la violencia criminal y los desalojos forzosos que, a su regreso, suelen encontrar sus viviendas destruidas en contextos en los cuales escasean los servicios básicos. Una situación dramática, así como la de los refugiados, frente a la cual ese mismo mundo que se reconfigura a sí mismo por este motivo prefiere mirar al costado.

Jorge Elías

Twitter: @JorgeEliasInter | @Elinterin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.