Autos

La bicicleta conectada: Vanhawks Valor

Una más, de un millón, pero una única. Es de diseño y es preciosa, aunque no se parece a ninguna otra más que por esas cosas que la convierten en bicicleta, dos ruedas, manillas, cadena, pedales… sí, todo eso lo tiene, pero ¿qué la hace diferente?
Para empezar Valor está hecha a mano en fibra de carbono, pero de una fibra de carbono muy especial. Las piezas del bastidor se han creado basándose en uno de los diseños de la naturaleza más consistentes y ligeros: los huesos. Pero esto sólo consigue que sea una bicicleta ligera y cómoda de cargar algo de lo que ya encontramos más oferta en el mercado. Espera! Pesa tan sólo 7’2 kilogramos, y esto es poco, realmente poco.
Aunque quizás lo más importante, ese rasgo diferencial que la convierte en una bicicleta única es que es, en cierto modo, inteligente. Lo suficiente como para alertarte de los obstáculos o de los vehículos que se posicionan en tus ángulos muertos, para conducirte de un modo sencillo por el mejor recorrido posible a tu destino y como para hacer esas cosas que se pueden hacer con un smartphone, guardar datos de tiempo, distancia, consumo de calorías… Vanhawks Valor es una bicicleta permanentemente conectada, y esto es una característica que de por sí la hace especial pero que ofrece muchas posibilidades y mejoras a la conducción habitual.
Sus inventores usan como claim una acertada frase de John Fitzgerald Kennedy: “Nothing compares to the simple pleasure of a bike ride“, a la que nos sumamos. La pirueta estaba en sumar un diseño que ya tiene casi 200 años de existencia y del que existen en el mundo más de 800 millones de unidades con eso que ha convertido nuestra vida en algo más cómodo y lleno de datos y estadística y conocimiento – la tecnología- para conseguir una de las bicicletas más seguras que pudiéramos disfrutar en la ciudad.
Su diseño ergonómico permite una conducción ‘activa y versátil’ al tiempo que descarga la espalda y mantiene una postura confortable. Su sistema de LEDs activo en el manillar te indica el próximo giro que tienes que hacer hacia tu destino sin que tengas que apartar la vista de la carretera, lo mismo que un sistema de vibración en los puños del manillar que te alerta de los obstáculos y peligros laterales, incluso los de los puntos ciegos traseros. Y tan sólo tienes que conectarla a la App propia de tu smartphone para guarde toda la información que seguro querrás guardar y consultar.
Todo el sistema que hace posible esto está integrado en la bicicleta, no se ve, es como no existiera, pero requiere baterías. Un “pero” que no es un pero porque se recarga en tan sólo una hora, una hora de marcha! Vamos que te olvidas.
Pero una de las cosas que más interesantes nos han parecido de esta bicicleta “inteligente” es que todas las Valor crean una red de información de la que se benefician individualmente. Imagínate que circulas por el centro y en tal calle pasas por un bache, Valor comparte esa información y cualquier otro ciclista con una Valor que pase por allí será alertado con tiempo del bache, un sistema que aprende y comparte información valiosa para el común de los usuarios y para el tuyo particular.
Ya existe la primera, el prototipo, el resto saldrá del crowfunding en Kickstarter. Tan sólo necesitan 100.000 dólares para ponerse a producirla en serie y al cierre de este artículo y con todavía 28 días por delante ya han conseguido más de 90.000$. Estamos deseando tenerla.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.