Autos

Audi presenta el nuevo TT

Audi llevaba unas cuantas semanas preparando el terreno para la llegada del nuevo TT, una foto de los faros por aquí, una vista trasera por allá… Pero ya ha llegado el momento, la nueva generación del coupé se descubre al completo, confirma que continúa con lo establecido a nivel estético y demuestra que lo importante está en el interior.
Su imagen es una acertada mezcla de las dos generaciones previas. De la anterior recoge las proporciones generales, su silueta e incluso sus mismas medidas (4.180 mm de longitud, 1.830 mm de anchura y 1.350 mm de altura, con una batalla de 2.500 mm, 37 mm mayor), mientras que el modelo original queda representado por los musculosos pasos de rueda. Además, añade detalles propios, como la parrilla singleframe hexagonal, muy similar a la del R8 y con el logo de los cuatro aros ubicado sobre el capó.
El grueso de los cambios se encuentra en el habitáculo. Lo más importante es la desaparición de la pantalla de la consola central, que se ha trasladado al panel de instrumentos tras el volante en lo que se denomina ‘Audi Virtual Cockpit’, una pantalla pantalla digital de 12,3 pulgadas que permite ver tacómetro y velocímetro, o el sistema de infoentretenimiento. Esta nueva disposición hace que en medio del salpicadero se encuentren tres salidas de aire circulares y que el control del sistema MMI esté colocado en la columna central, tras la palanca de cambios.
A nivel mecánico el modelo estará disponible con tres motores en su lanzamiento, un diésel y dos gasolina. El primero es un 2.0 TDI de 184 CV asociado a una transmisión manual y a tracción delantera, que homologa un consumo de 4,2 l/100 km y unas emisiones de 110 g/km de CO2. Los gasolina son dos 2.0 TFSI de diferente potencia, el de acceso con 230 CV y el TTS, que entrega 330 CV. El de 230, asociado al cambio manual y la tracción delantera tarda seis segundos en hacer el 0-100 km/h, pero si se combina con el cambio S-Tronic y la tracción quattro para el crono el 5,3 segundos. El TTS equipa de serie la transmisión automática y la tracción total, con los que pasa de 0 a 100 en 4,7 segundos. Ambos tiene limitada electrónicamente su velocidad máxima a 250 km/h.
No falta tampoco la suspensión adaptativa Audi Magnetic Ride, los discos de freno ventilados de diversas dimensiones (los más grandes de 338 mm), el control de estabilidad ESC desconocetable ni el sistema Audi Drive Select, opcional en los TT y de serie en la variante TTS, que permite elegir entre cinco modos de conducción: Comfort, Auto, Dynamic, Efficiency e Individual.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.