Cocina

Strength in Numbers, la cerveza más alcohólica del mundo con 57,8º

Con sus 57,8% de volumen alcohólico, la cerveza presentada este año por las fábricas BrewDog y Schorschbräu tiene el mérito de ser la más fuerte de la que se tenga noticia. ¿Se atreve a probarla?

¿Puede una cerveza ser tan alcohólica como para tener que ser consumida necesariamente en chupitos? ¿Con un volumen superior al de la mayoría de los whiskies? Aunque parezca mentira, las fábricas Schorschbräu y BrewDog han conseguido la quimera de obtener una cerveza más fuerte -en términos de volumen alcohólico- que la mayoría de las bebidas espirituosas, y la han sacado al mercado, agotando las existencias en 24 horas, a un precio de 28,95 libras (o 32,28 euros).

El ingenio líquido lleva por nombre Strength in Numbers y vio la luz en las instalaciones de Schorschbräu, en Alemania. Se trata de una Eisbock, peculiar estilo de cervezas de alta graduación que se congelan para posteriormente eliminar el hielo -en consecuencia, el agua- y concentrar así aún más su contenido alcohólico. Además, esta nueva marca incluye en su mezcla una parte de Death or Glory, célebre Golden Ale belga de BrewDog, destilada en hielo y almacenada en barriles de whisky durante diez años.

La guerra por el grado

Aunque en principio, los técnicos de Schorschbräu, fábrica sita en Gunzenhausen, iban a trabajar con los de la escocesa BrewDog codo con codo, las circunstancias del COVID-19 obligaron a los cerveceros a emplear el soporte de la plataforma del Zoom para poner fin a una competencia de años, durante los cuales una y otra marca intentaron a imponerse a la otra a la hora de crear «la cerveza más alcohólica del mundo».

 

La guerra-por-la-birra-más-fuerte empezó en el 2008, cuando los alemanes presentaron Schorschbock 31, que con sus 31% de volumen alcohólico, se convirtió, aunque solo efímeramente, en «la cerveza más fuerte del planeta». Once meses más tarde, BrewDog llegaría hasta los 32º de volumen con su nueva Tactical Nuclear Penguin, una Imperial Stout que se las traía. Entonces Schorschbräu presentó una nueva de 40% y BrewDog contraatacó en febrero de 2010, con Sink the Bismarck, que llegaba a los 41º. Pero los alemanes no se rindieron y -ya sin preocuparse por crear nuevas marcas- alcanzó los 43º en su nuevo lanzamiento, que solo pudo ser superado dos años después por la competencia, con una cerveza bautizada End of History, de 55º, y que se vendía ¡dentro de ardillas y comadrejas disecadas! ¿El precio? 1.000 dólares ¿Quien puede superar la apuesta?

Por fin, con Strength in Numbers ambas marcas han firmado el armisticio cervecero y son ya socias en un proyecto conjunto. Una joint venture para beber a sorbitos, con máxima cautela.

Fuente autor FUERA DE SERIE/EXPANCION: https://www.expansion.com/fueradeserie.html

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.