Actualidad,  Moda

Las dos vidas de Abraham por Jorge Elias

ABRAHAM SINAI, ANTES IBRAHIM YASSIN, ERA UN MUSULM√ĀN CHIITA QUE COLABORABA CON LA INTELIGENCIA ISRAEL√ć EN EL L√ćBANO Y, DESPU√ČS DE SER TORTURADO POR HEZBOLLAH, EMIGR√ď A ISRAEL Y SE CONVIRTI√ď EN RABINO

 

JERUSALEN ‚Äď El rabino¬†Abraham Sinai¬†quer√≠a ser el jeque¬†Ibrahim Yassin. La conversi√≥n de identidad, religi√≥n y pa√≠s de residencia respondi√≥ a un punto de no retorno: ‚ÄúRociaron con queros√©n a mi hijo de ocho meses y lo prendieron fuego frente a mis ojos mientras me torturaban en un s√≥tano en el que permanec√≠ once meses y dos semanas sin ver la luz del d√≠a‚ÄĚ. Eso ocurri√≥ en la aldea del este del¬†L√≠bano¬†en la cual naci√≥ y de la cual emigr√≥ con su familia al sur del pa√≠s primero y a¬†Israel¬†despu√©s. El autor de esa atrocidad, dice, fue el jefe de la inteligencia pol√≠tica de¬†Hezbollah,¬†Imad Mugniyah, muerto por la explosi√≥n de un coche bomba en¬†Damasco¬†en 2008.

Sinai se√Īala a Mugniyah como autor intelectual del atentado contra la embajada de¬†Israel¬†en¬†Argentina¬†en 1992 y contra la¬†Asociaci√≥n Mutual Israelita Argentina (AMIA)¬†dos a√Īos despu√©s. Lo escucha con atenci√≥n un grupo de periodistas argentinos. Mugniyah, dice, ‚Äúera el encargado de la ejecuci√≥n de los atentados terroristas fuera del¬†L√≠bano‚ÄĚ. Deduce entonces, sin dar detalles, que¬†Ir√°nestuvo detr√°s de ambos ataques porque ‚ÄúHezbollah¬†no hace nada sin una orden‚ÄĚ del r√©gimen de los ayatollah.¬†Hezbollah, o¬†Partido de Dios, fundado en los a√Īos ochenta en el¬†L√≠bano, tiene dos caras: la pol√≠tica y la paramilitar, considerada terrorista por¬†Israel¬†y¬†Occidente.

Sinai, de 54 a√Īos, era musulm√°n. Respond√≠a al credo chiita, minoritario en el mundo √°rabe. Vive ahora en¬†Safed, al norte de¬†Israel, con su mujer,¬†Ziva, antes¬†Diva,¬†y sus nueve hijos. Lleva la barba tupida. Unta el¬†labneh¬†(queso de yogur) en el pan de pita con la mano derecha. Eso revela sus modales. La mano izquierda, entre los √°rabes, no se utiliza para comer. Su familia ten√≠a buena relaci√≥n con el¬†Ej√©rcito Liban√©s del Sur¬†, milicia aliada de¬†Israel. A los 17 a√Īos comenz√≥ a transmitirle informaci√≥n a las¬†Fuerzas de Defensa de Israel¬†(FDI) sobre las actividades de la¬†Organizaci√≥n para la Liberaci√≥n de Palestina¬†(OLP), el basti√≥n de¬†Yasser Arafat.

En los ochenta, Sinai le informaba al incipiente¬†Hezbollah¬†sobre las actividades de la milicia chiita¬†Amal(Esperanza), contraria a los campamentos de refugiados palestinos en el sur del¬†L√≠bano. ‚ÄúVieron que pod√≠an confiar en m√≠ y me ascendieron‚ÄĚ, cuenta. Lleg√≥ a conocer al l√≠der de la organizaci√≥n,¬†Abbas Musawi, ‚Äúel m√°s sanguinario‚ÄĚ, abatido por las FDI en 1992. Diez a√Īos antes, en 1982,¬†Israel¬†inici√≥ la operaci√≥n¬†Paz para Galilea, nombre de fantas√≠a de la invasi√≥n del sur del¬†L√≠bano¬†con el fin de expulsar a la¬†OLP. Fue en respuesta al intento de asesinato del embajador israel√≠ en el¬†Reino Unido,¬†Shlomo Argov, por parte del grupo de¬†Abu Nidal.

Entre otras informaciones, Sinai les advirti√≥ a los israel√≠es sobre un coche bomba que se dirig√≠a a la frontera. Entonces, ‚Äúllam√© directamente a mi contacto.¬†Israel¬†envi√≥ un helic√≥ptero que le dispar√≥ y lo hizo volar en el camino. Tambi√©n le inform√© sobre los movimientos de¬†Hezbollah. Eso es una parte de lo que hice. La otra s√≥lo podr√° ser revelada despu√©s de mi muerte‚ÄĚ. Durante esos a√Īos, ‚Äúsab√≠a que mi conexi√≥n con los israel√≠es iba a quedar expuesta. Un d√≠a, un pariente vino a mi casa y me dijo que los sirios hab√≠an identificado mis conversaciones y mis lugares de reuni√≥n con los israel√≠es‚ÄĚ. Era el principio del fin.

En cautiverio, Sinai era torturado diariamente. A los tres meses, Mugniyah apareci√≥ en su celda. Le habl√≥ con tono suave con el fin de que confesara. Otro miliciano llevaba a su beb√© en brazos. ‚ÄúLo tir√≥ al piso, lo roci√≥ con queros√©n y lo quem√≥‚ÄĚ, resume Sinai inclinando la mirada como si estuviera reviviendo aquella salvajada. Sinai s√≥lo quer√≠a vengarse mientras atenuaba su dolor con la lectura del¬†Cor√°n. Cuando lo liberaron, recorri√≥ entre 40 y 50 kil√≥metros a pie para pedirle auxilio a su contacto israel√≠. Su mujer estaba embarazada. Se mudaron al sur del¬†L√≠bano. Huy√≥ con ella y su familia en 1997, convencido por el¬†Mossad¬†de que corr√≠an peligro.

En su libro¬†A Martyr from Lebanon: Life in the Shadow of Danger (Un m√°rtir del L√≠bano: vida a la sombra del peligro), Sinai enumera sus peripecias y las de su pueblo, as√≠ como la conexi√≥n entre el ej√©rcito liban√©s y el israel√≠. En¬†Safed, donde le dieron ‚Äúrefugio, comida y sueldo‚ÄĚ, no hab√≠a ninguna mezquita. Un oficial israel√≠ le present√≥ al gran rabino¬†Shmuel Eliyahu. Decidi√≥ convertirse al juda√≠smo. ‚ÄúAl√° es uno solo‚ÄĚ, afirma. En el¬†L√≠bano,¬†Sulha¬†primo de su padre y a√ļn alto jefe de¬†Hezbollah, medi√≥ para su liberaci√≥n despu√©s de los tormentos. La sombra de aquellos d√≠as atroces persiste en sus ojos, oscuros y apagados. Testigos de dos vidas. La de Abraham y la de Ibrahim.

Jorge Elías
Twitter: @JorgeEliasInter

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva Espa√Īa, Diario La Naci√≥n, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.