Deco

Sueño de grandeza

El arquitecto Charles Sieger vende su Château Artisan con lago artificial por 9,5 millones. Cuenta con ocho habitaciones, gran bodega y un perímetro de alta seguridad.
El estudio de arquitectura Sieger Suárez, con base en Miami, se ha hecho un nombre a base de levantar rascacielos residenciales y centros comerciales acristalados. Sin embargo, a la hora de construir su propia casa, Charles Sieger, una de las dos mitades de la firma, prefirió cambiar completamente de registro.
Los castillos franceses fueron su inspiración (y alguna película de Walt Disney, sin duda). A las afueras de la ciudad, en una finca agrícola y pantanosa de cinco hectáreas, dio rienda suelta a su imaginación y construyó la vivienda, bautizada con el pomposo nombre deChâteau Artisan. «La piscina en medio del lago artificial, la cascada que desciende hasta el mismo, las fuentes… Todo confluye en un escenario armonioso donde el agua es la protagonista», describe be el arquitecto, muy orgulloso de la obra. «Ser creativo está en el ADN de mi profesión».
Antes de nada, Sieger dibujó la casa y, al proyectarla sobre el terreno, vio que algo faltaba. «Planté árboles, pero vi que no era suficiente, y entonces concebí el estanque, que es una manera de controlar el paisaje». La idea de cercar el palacio con agua y traerse cisnes y carpas surgió a raíz de una visita en Francia al famoso castillo-puente de Chamonceau, que cruza el río Loira (si bien las comparaciones son odiosas). A partir de ahí, se desencadenaron los excesos. Sobre el lienzo azul surgen dos cenadores- isla –uno con barbacoa de obra incorporada–, a los que se accede saltando de una baldosa a otra. Bajo uno de los porches espera un burbujeante jacuzzi que reproduce una bucólica charca. En el sótano hay una sala de billar, una bodega descomunal y una gran pantalla de cine, elementos indispensables de una mansión estadounidense de postín. Aunque lo mejor es e simulacro de ruina de iglesia, muy fantasmagórica, que corona la cascada. El rapero Birdman no podía pedir más y en este plató rodó hace cuatro años el videoclip Fire Flame, donde canta alrededor de un Bugatti aparcado en la entrada, en la piscina asediado por bellezas morenas ataviadas con biquinis rojos –el color del automóvil– y en la bodega, cuyas estanterías están repletas de fajos de falsos dólares en vez de las habituales botellas de vino.
[foto de la noticia]
En un día normal, muebles de época combinan con los espacios pulcros y desnudos, lo que para algunos funcionará y, para otros, de ninguna de las maneras. Tanta simetría, además, puede resultar excesiva. Habrá quien considere que más que transportarnos a la grandeurfrancesa, el Château Artisanparece una reproducción, a escala humana, de un diorama de Lego. Pero si en la decoración Sieger no es nada precavido, en el tema de seguridad hablamos de un auténtico perro guardián. La casa la protegen enormes cancelas, una valla perimetral y cámaras con visión nocturna por infrarrojos. «Uno de los motivos que me llevaron a comprar la parcela fue lo bien protegida que está por un canal», reconoce. Si sopla un huracán, habituales en esa parte de Estados Unidos, las ventanas tienen doble lámina para aguantar los peores envites del viento y, en caso de apagón, se puede tirar de un generador independiente alimentado con gasóleo.
A la segunda intentona –el año pasado ya probó suerte–, Sieger pone en venta su casa de ocho habitaciones y sus respectivos cuartos de baño por 9,5 millones de euros. «He vivido aquí junto a mi esposa durante siete años, cinco llevó la construcción del edificio. Creo que ya es hora de pasar a otra cosa. Quién sabe, podríamos hacer un nuevo palacio». No sería ni el primero ni el último en un estado que siempre se ha sentido fascinado por la vieja Europa, aunque a su manera. El de Zorayda, construido en 1883 por un millonario procedente de Boston para pasar las vacaciones, tiene almenas, mandan los elementos hispanos y moriscos, y se visita como atracción turística, mientras que el de Warden, de 1887 y también bajo influjo peninsular, aloja una colección de objetos bizarros. Aunque ninguno tan espectacular como el de la Cenicienta en el Walt Disney World de Orlando, que a muchos recuerda al alcázar de Segovia. Que no falte la imaginación.
Más información. www.christiesrealestate.com

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.