10 CONSEJOS PARA EL USO CORRECTO DE LAS MOCHILAS por el Dr. Marcelo López

Dr. Marcelo López, traumatólogo especialista en columna (MN 82873 MP 446308)

Habiendo comenzado un nuevo año escolar, la preocupación por el peso de las mochilas vuelve a alarmar a las familias. Es fundamental elegir el tipo de mochila adecuada, así como su correcto armado. A continuación, los profesionales de los Centros de Diagnóstico DIM brindan 10 consejos de uso para evitar posibles afecciones o profundizar preexistentes.

1.- Al momento de comprar: preferiblemente optar por la de ruedas: ya que se libera a la columna de cargar el peso, y no requieren de mucho esfuerzo por parte del niño para su traslado.

2.- Optimizar la carga: el Dr. Marcelo López, traumatólogo especialista en columna de los Centros de Diagnóstico DIM, recomienda llevar sólo lo necesario, ya que muchas veces los alumnos cargan sus mochilas sin prestar atención a los requerimientos de cada día, llevando cosas innecesarias. Tener siempre en cuenta que no es recomendable cargar peso sobre la espalda en crecimiento.

3.- Distribuir los materiales equilibradamente, teniendo en cuenta que muchas veces es necesario levantarlas para subir escaleras, escalones, entre otros.

4.- Cargar la mochila de manera correcta: Cuando no se tiene una mochila de carro o ruedas, y se opta por la clásica de dos tiras, el uso correcto es llevar puestas ambas tiras para mantener equilibrado el peso, con la mochila bien pegada al cuerpo, el tronco erguido y el contenido de la bolsa 5 cm por encima de la cintura. Además, los libros y objetos más pesados deben ir pegados a la espalda, en el centro de la mochila ya que de esta forma no se exige a la columna. El uso del cinturón es importante, en el caso de las mochilas que lo tengan. En el caso de las mochilas de rueda, al momento de levantarlas, es importante recordar que la forma correcta es desde la manija principal y utilizando las rodillas, es decir con el tronco recto, flexionando rodillas, y manteniendo el carro lo más cerca del cuerpo posible.

5.-  Al momento de armar la mochila tener en cuenta que su peso sea proporcional a la contextura del chico: aunque no hay un peso recomendado para llevar en la mochila ya que la resistencia depende de cada persona, un esfuerzo excesivo, puede predisponer al chico a una lesión discal.

6.- No cargar la mochila por tiempo prolongado: llevar la mochila por más de 15 minutos, sumado a otros malos hábitos, puede resultar perjudicial. En caso en que se necesite recorrer largas distancias que excedan el tiempo recomendado, se deben tomar descansos antes de continuar el recorrido.

7.- Tener en cuenta si existen afecciones previas de la columna: En el caso de columnas con deformidad puede incrementarse la misma con el uso inadecuado de la mochila, por eso el Dr. Marcelo López, traumatólogo especialista en columna de los Centros de Diagnóstico DIM advierte que las cargas excesivas pueden irritar cartílagos de crecimiento y dañar la epífisis (extremos de los huesos), como en el caso de las Cifosis de Scheuermann, que se presenta más frecuente entre los 12 a 15 años de edad.

8.- Fomentar la actividad física y las prácticas deportivas en los chicos: participar en juegos activos que ayuden a mantener el peso corporal adecuado, permite mantener los músculos y articulaciones sanas.

9.- Evitar el sedentarismo y el uso excesivo de computadoras, videojuegos o dispositivos electrónicos.

10.- Consultar a un profesional especialista en caso de que el niño manifieste dolores de espalda, hombros o cuello: en estos casos se debe acudir inmediatamente al médico, que evaluará la alineación del raquis, el hábito constitucional del niño y la posible presencia de lesiones discales, además de otras patologías.

Por último, el Dr. Marcelo López, traumatólogo especialista en columna de los Centros de Diagnóstico DIM, advierte que los chicos en edad escolar están aún en proceso de formación física de su cuerpo, eso incluye la espalda, ya que las vértebras poseen cartílago de crecimiento (metafisario) fértil, hasta dos años después de la primera menstruación en niñas y hasta los 17 años en varones. En esta etapa, cargar un peso excesivo puede afectar ese proceso e incluso causar deformidades.

Más en dim.com.ar

En redes: @dimclinicaprivada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.