Salud

Creencias sobre sobrepeso y obesidad por el Dr. JULIO CESAR MONTERO

Por el Dr. Julio César Montero, Médico nutricionista, Matrícula Nº 42765.
Presidente
 de SAOTA – Sociedad Argentina de
Obesidad y Trastornos Alimentarios.

La obesidad constituye un grave problema de salud pública. Se la califica como la epidemia del siglo, se le destinan recursos económicos y humanos para su prevención y tratamiento a nivel mundial. Pero los resultados son pobres porque hasta tanto no se cambie el modelo alimentario por uno basado en alimentos naturales, en sustitución de ultraprocesados, la epidemia no hará más que crecer amparada en una serie de falsas afirmaciones y de creencias populares.Compartimos aquí algunas de ellas.

CREENCIA: El sobrepeso y la obesidad suelen atribuirse a un desequilibrio en el balance energético del organismo debido a un aumento de la ingesta calórica y una disminución del gasto energético.

 

FALSO. En primer lugar, hay que preguntarse dónde están las calorías de ese desequilibrio. ¿Cómo puede ser que la caloría que es un concepto físico-matemático, y por tanto insustancial, se transforme en grasa adiposa? No se conoce. Es simplemente porque hemos aceptado esa creencia ampliamente difundida desde siempre.

Actualmente se sospecha de una relación causal entre obesidad y exposición a compuestos químicos (denominados “disruptores endócrinos”) debido a la correlación entre el aumento de la incidencia de sobrepeso y obesidad y la creciente incorporación de aditivos industriales a nuestra alimentación. El procesamiento químico suele aumentar la ingesta y también estimular su depósito como grasa. Por ello, la dieta, la actividad física o la genética aparecen como variables insuficientes para comprender la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a la sociedad occidental actual. La mirada debe analizar factores biológicos, conductuales y ambientales.

Más aún, el apetito y la obesidad se ven como fenómenos sin relación alguna con el cerebro (algo más con la ‘mente’) como no sean la gula, la indolencia y la pereza (todos considerados defectos humanos dependientes del sujeto). No es de extrañar entonces el sentimiento de culpa que atormenta a muchos obesos. Sin embargo, la mayoría de las áreas fundamentales del cerebro que controlan la ingesta, están conectadas con el denominado “circuito de recompensa”. la necesidad de una parte del cerebro que se conoce como hedonista deja de coincidir con la necesidad nutricional. Se produce un desdoblamiento. En condiciones normales, es decir, cuando el entorno alimentario es el apropiado para nuestra especie, el organismo funciona con un acople entre la necesidad nutricional y el mecanismo hedonístico. Un entorno normal sería un ambiente alimentario que esté constituido por alimentos frescos y con escaso procesamiento químico.

Hemos generado un cerebro artificialmente hambriento inducido desde afuera hacia adentro. Ese cerebro quiere comer pero su hambre ya no responde a una necesidad nutricional interna sino a su propia necesidad lo que lo convierte en algo difícil de revertir. Luego, ese cerebro hambriento se manifiesta a través de ansiedad, que se calma comiendo. En este caso el alimento funciona como ansiolítico.

CREENCIA: Se puede comer alimentos catalogados como “light” libremente porque tienen menos calorías y no engordan.

FALSO. Esta afirmación tiene un doble problema. Por un lado, el erróneo concepto de caloría (ya explicado) y, por el otro, la falsa creencia sobre las bondades de los comestibles etiquetados como “light o de bajas calorías”. La industria alimenticia agrega a la alimentación componentes (calóricos y no calóricos) que no tienen propósito nutricional pero sí sobre la necesidad de comerlos. Por tanto, se debería clarificar a la población cuáles son los alimentos que podríamos considerar saludables y cuáles son los comestibles de dudosa saludabilidad. En efecto, a través de publicidades y del nombre que le ponen a los productos, confunden al consumidor. Por ejemplo, ahora en vez de tener en el mercado dos tipos de leche, tenemos 4. ¿Cómo puede haber 4 tipos de leche? Tres de ellas no lo son y por cierto, tampoco merecen esa noble denominación.

Los médicos obesistas debemos simplificar las cosas y proponer una vuelta a la alimentación natural, sin ultraprocesados. Porque hay evidencia médica que cuando una persona con sobrepeso u obesidad deja la alimentación ultraprocesada e industralizada se produce una regresión de las patologías metabólicas que la persona presentaba asociadas a la obesidad. Ese cambio alimentario global lo llamamos “transición nutricional” y en sentido contrario ‘anti-transición’.

 CREENCIA: Para bajar de peso es necesario eliminar determinados alimentos como dulces, papas, pastas.

FALSO. La dieta debe ser variada y equilibrada. Existe una amplia gama de alimentos apropiados para perder peso y su identificación es muy simple: lo más cercano a cómo lo conocemos en la naturaleza y que provenga de algún tejido que haya estado vivo. Muchos de estos son ricos en proteínas y otros en fibra. Fruta fresca, verduras y tubérculos, carnes, huevos, integran la lista de los saludables. Este conjunto alimentario suele ser pobre en carbohidratos y rico en proteínas y fibra con cantidades variables de cuerpos grasos.

CREENCIA: Con dieta y actividad física son suficientes para bajar de peso.

FALSO. La actividad física ayuda en un tratamiento y es importante para la salud pero no es fundamental para bajar de peso. La cantidad de grasa corporal depende más de lo que comemos mientras que la forma del cuerpo se logra con ejercicio sobre el músculo. Es decir, una dieta alimentaria no logrará que la persona saque bíceps pero sí le quitará la grasa de alrededor del músculo. La dieta impacta más sobre la grasa corporal y el ejercicio físico, sobre el músculo trabajado.

Decidir revertir el sobrepeso o la obesidad implica una reestructuración cognitiva del conjunto de conocimientos que tiene la persona y que, de alguna manera, gobiernan sus comportamientos, sus tareas, sus objetivos. La persona tiene que invertir en eso para poder cambiar su vida.  Se trata de un proceso individual, con el acompañamiento del médico especialista. Adicionalmente, algunos pacientes son buenos candidatos para coadyuvar el tratamiento con farmacoterapia antiobesidad que funciona interfiriendo los circuitos hedonísiticos y la transferencia de calor al ambiente. lo primero alivia la ansiedad por comer y eso crea la condición más favorable para introducir los cambios alimentarios ‘antitransicionales’. Uno de estos fármacos es el mazindol.

En miras a buscar soluciones a la epidemia de sobrepeso y obesidad, son indispensables estudios epidemiológicos que indaguen sobre la vinculación entre la exposición a obesógenos (compuestos químicos de origen y estructura muy diversa, y que regulan de forma inapropiada el metabolismo de las grasas) y la obesidad para facilitar la toma de decisiones en políticas de salud pública acertadas y despojadas de intereses sectoriales. Y esto a gran escala con una acción coordinada entre los gobiernos, los organismos de control, las empresas del sector alimenticio, los profesionales de la salud y los consumidores empoderados.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Un comentario

  • Nicolas

    Encuentro en este posteo conceptos equivocados en lo que se trata la obesidad.

    «CREENCIA: El sobrepeso y la obesidad suelen atribuirse a un desequilibrio en el balance energético del organismo debido a un aumento de la ingesta calórica y una disminución del gasto energético»

    El sobrepeso y la obesidad ES de hecho atribuible a un desequilibrio entre el balance energetico.
    El modelo Energy balance model (EBM) es que mayor sustento cientifico tiene en cuanto a la ganacia de peso producida por un desequilibrio entre ingesta y gasto energetico.
    https://academic.oup.com/ajcn/article/115/5/1243/6522166?login=false

    «FALSO. En primer lugar, hay que preguntarse dónde están las calorías de ese desequilibrio. ¿Cómo puede ser que la caloría que es un concepto físico-matemático, y por tanto insustancial, se transforme en grasa adiposa? No se conoce. Es simplemente porque hemos aceptado esa creencia ampliamente difundida desde siempre».

    Las calorias de ese desequilibrio no son utilizadas sino depositada en forma de reservorio graso. La ley de termidinamica no es un concepto «insustancial» de hecho es donde se apoya el modelo EBM, que es el que mayor sustento cientifico tiene para comprender el aumento de peso.
    Recomiendo revisar el trabajo de Kevin Hall PhD.

    «Actualmente se sospecha de una relación causal entre obesidad y exposición a compuestos químicos (denominados “disruptores endócrinos”) debido a la correlación entre el aumento de la incidencia de sobrepeso y obesidad y la creciente incorporación de aditivos industriales a nuestra alimentación. El procesamiento químico suele aumentar la ingesta y también estimular su depósito como grasa. Por ello, la dieta, la actividad física o la genética aparecen como variables insuficientes para comprender la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a la sociedad occidental actual. La mirada debe analizar factores biológicos, conductuales y ambientales.

    Aca hay una contradiccion al exponer en primera medida que no hay relacion con la ley de termodinamica pero por otro lado aca se atribuye al aumento de ingesta por el procesamiento quimico, lo cual supone un excedente calorico y por consiguiente aumento del reservorio graso por sobreconsumo calorico.
    El procesamiento quimico no es el responsable de «estimular el deposito graso» sino el excedente calorico por el sobreconsumo de alimentos procesados que aportan mayor energia que alimentos naturales ya que son densamente mas energeticos por cada gramo de alimento en comparacion con los alimentos en su forma natural.
    Sin duda la reduccion de ultraprocesados sera beneficioso pero no es esa la causa de la obesidad sino un desequilibrio de balance energetico.
    Las calorias vengan de donde vengan van a llevar a un aumento de peso, si en un regimen vegano (que generalmente se come muchisimos vegetales y pocos ultraprocesados) se puede igual ganar peso si la ingesta supera al gasto calorico, lo mismo sucede en alguien que comiera solamente ultraprocesados pero igualmente estuviera en deficit calorico no aumentara de peso, ahora, es eso saludable? probablemente no.

    «Más aún, el apetito y la obesidad se ven como fenómenos sin relación alguna con el cerebro (algo más con la ‘mente’) como no sean la gula, la indolencia y la pereza (todos considerados defectos humanos dependientes del sujeto)»

    Considero a la «gula», «indolencia» y la «pereza» terminos no cientificos apropiados para abordar en este contexto, sino mas bien en un contexto religioso.

    «CREENCIA: Se puede comer alimentos catalogados como “light” libremente porque tienen menos calorías y no engordan.
    FALSO. Esta afirmación tiene un doble problema. Por un lado, el erróneo concepto de caloría (ya explicado) y, por el otro, la falsa creencia sobre las bondades de los comestibles etiquetados como “light o de bajas calorías”. La industria alimenticia agrega a la alimentación componentes (calóricos y no calóricos) que no tienen propósito nutricional pero sí sobre la necesidad de comerlos. Por tanto, se debería clarificar a la población cuáles son los alimentos que podríamos considerar saludables y cuáles son los comestibles de dudosa saludabilidad. En efecto, a través de publicidades y del nombre que le ponen a los productos, confunden al consumidor. Por ejemplo, ahora en vez de tener en el mercado dos tipos de leche, tenemos 4. ¿Cómo puede haber 4 tipos de leche? Tres de ellas no lo son y por cierto, tampoco merecen esa noble denominación.
    Los médicos obesistas debemos simplificar las cosas y proponer una vuelta a la alimentación natural, sin ultraprocesados. Porque hay evidencia médica que cuando una persona con sobrepeso u obesidad deja la alimentación ultraprocesada e industralizada se produce una regresión de las patologías metabólicas que la persona presentaba asociadas a la obesidad. Ese cambio alimentario global lo llamamos “transición nutricional” y en sentido contrario ‘anti-transición’ »

    Aqui quiero de nuevo enfatizar que el concepto de caloria no es erroneo.
    Los alimentos light (con pocas calorias o sin calorias) han demostrado ser una herramienta crucial para el tratamiento nutricional de la obesidad en el mundo.
    Es menester promover una alimentacion lo mas natural posible siempre que la intervencion lo permita, pero la incorporacion de alimentos modificados en su composicion de grasa y azucares (light) logran una mejor adherencia al tratamiento, que es la base para que cualquier intervencion funcione.

    «Porque hay evidencia médica que cuando una persona con sobrepeso u obesidad deja la alimentación ultraprocesada e industralizada se produce una regresión de las patologías metabólicas que la persona presentaba asociadas a la obesidad»

    Seguramente aca la «regresion» de patologias se debe a un descenso de peso producido por una ingesta de alimentos con menor densidad energetica y no directamente relacionado a la eliminacion de ultraprocesados per-se ya que el mayor volumen de comida proveniente de carnes magras, vegetales, legumbres y cereales tiene menor densidad energetica por gramo de alimento lo que provoca mayor saciedad por ende menor «riezgo » de sobreconsumo.

    CREENCIA: Para bajar de peso es necesario eliminar determinados alimentos como dulces, papas, pastas.
    FALSO. La dieta debe ser variada y equilibrada. Existe una amplia gama de alimentos apropiados para perder peso y su identificación es muy simple: lo más cercano a cómo lo conocemos en la naturaleza y que provenga de algún tejido que haya estado vivo. Muchos de estos son ricos en proteínas y otros en fibra. Fruta fresca, verduras y tubérculos, carnes, huevos, integran la lista de los saludables. Este conjunto alimentario suele ser pobre en carbohidratos y rico en proteínas y fibra con cantidades variables de cuerpos grasos.

    «Existe una amplia gama de alimentos apropiados para perder peso y su identificación es muy simple: lo más cercano a cómo lo conocemos en la naturaleza y que provenga de algún tejido que haya estado vivo.

    No existe un alimento en particular para la perdida de peso, la seleccion de alimentos importa, si, pero no es la causa de la perdida de peso sino el deficit calorico provenga o no de alimentos naturales o ultraprocesados.
    Creer que todo lo que esta en la naturaleza es mejor por ser natural o haber estado «vivo» es una falacia, no siempre lo natural es necesariamente saludable, de hecho, muchas especies de plantas son incluso toxicas para el consumo humano, es por ello que recurrimos a tecnicas culinarias de remojo, coccion y hasta fermentacion para poder aprovechar sus nutrientes.

    CREENCIA: Con dieta y actividad física son suficientes para bajar de peso.
    FALSO. La actividad física ayuda en un tratamiento y es importante para la salud pero no es fundamental para bajar de peso. La cantidad de grasa corporal depende más de lo que comemos mientras que la forma del cuerpo se logra con ejercicio sobre el músculo. Es decir, una dieta alimentaria no logrará que la persona saque bíceps pero sí le quitará la grasa de alrededor del músculo. La dieta impacta más sobre la grasa corporal y el ejercicio físico, sobre el músculo trabajado.

    La dieta y la actividad fisica SON sufientes para bajar de peso, de hecho son los pilares fundamentales. Que se puede bajar de peso sin ejercicio es real, ahora, la funcion del ejercicio va mas alla de «quitar la grasa alrededor del musculo», la frase completa es un pensamiento reduccionista en mi opinion. El musculo es un organo endocrino-metabolico fundamental para la salud de las personas con enfermedades metabolicas que presentan resistencia o no a la insulina, y mas alla de sus beneficios fisiologicos tambien tiene sus beneficios psicologicos, de nuevo, algo fundamental para lograr una percepcion subjetiva de bienestar y por consiguiente una mejor adherencia al tratamiento.

    «Adicionalmente, algunos pacientes son buenos candidatos para coadyuvar el tratamiento con farmacoterapia antiobesidad que funciona interfiriendo los circuitos hedonísiticos y la transferencia de calor al ambiente»

    Aca estoy un poco confundido, si la farmacoterapia «interfiere los circuitos hedonisticos y la transferencia de calor al ambiente» no seria esto ultimo explicado por la ley de termidinamica? algo que fue desacreditado en un principio como teoria?

    He descrito lo que mas he podido con algunas referencias importantes, este tiempo que he dedicado a ir punto por punto es mas bien con animos de construir junto a otros profesionales como Nutricionistas, Profesores de educacion fisica y Psicologos junto con medicos un abordaje mas holistico y no solo un abordaje farmacologico para el tratamiento de lo que podria ser en un futuro no muy lejano una pandemia.

    Saludos

    Nicolas A. Gunn
    NZ Registered Nutritionist

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.