Salud

Cómo mejorar nuestro bienestar y el de las personas que nos rodean

Si bien las consecuencias de la pandemia en el bienestar general de las personas comienzan a verse con más frecuencia en las consultas médicas, también es notable cómo se ha tomado conciencia sobre la imperiosa necesidad de llevar adelante hábitos saludables que incluyan aspectos de la alimentación, de la actividad física y también la búsqueda de actividades vinculadas al ocio en pos de reducir el estrés.

“Tanto los estudios a nivel local como a nivel global coinciden en señalar que más del 60% de las personas aumentó de peso con respecto a la prepandemia producto de la poca actividad física, el incremento del consumo de alcohol y del “comer emocional” ligado al estrés. También impactaron otras variables como las alteraciones del sueño y los cambios de hábitos y rutinas”, señala la Dra. Pamela Szlain (MN 137935 | MP 550657), especialista en Nutrición y en Medicina general y familiar en Medifé.

Y apunta que durante la pandemia, quienes ya tenían sobrepeso fueron las personas más afectadas. Es que la obesidad trae a corto, mediano y largo plazo un sinfín de problemas de salud, tales como alteraciones cardiometabólicas y/o renales; aumento de riesgo de padecer diabetes, hipertensión arterial, dolores, problemas articulares; o padecer consecuencias en la salud sexual y reproductiva.

Entre las principales recomendaciones que menciona la Dra. Szlain para mejorar la salud y generar bienestar, se encuentran la planificación de las comidas (inclusive compras, los horarios, el menú), llevar una alimentación saludable, incluyendo verduras y frutas y evitando procesados y ultraprocesados. A su vez, es fundamental planificar -en la medida de lo posible- una actividad física y una actividad recreativa que la persona disfrute. Ello ayudará a manejar el estrés y mejorar también el sueño y el descanso.

Según la especialista, “con la actividad física se fortalecen los músculos y se baja la grasa corporal, colaborando así a disminuir la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. A su vez, se incrementa la insulinosensibilidad y esto reduce el riesgo de diabetes, de hipertensión arterial y de colesterol. En simultáneo, la liberación de endorfinas disminuye el riesgo de padecer depresión”.

Por otro lado, remarca que desde su experiencia, los pacientes están más atentos a cuidar su salud con respecto a la prepandemia. “El Covid-19 impulsó una nueva tendencia, que se ve fortalecida por la posibilidad de realizar clases todo tipo de clases de gimnasia o de yoga vía streaming, por ejemplo”, subraya la Dra. Szlain.

En este marco, empresas y organizaciones tomaron la posta. A modo de ejemplo, Medifé posibilita que sus asociados puedan acceder de forma gratuita a Vitality, el programa de bienestar que utiliza el poder de los incentivos, los datos y la economía del comportamiento para promover la actividad física y premiar los logros.

Vitality funciona a través de una aplicación móvil, que propone objetivos de actividad física semanales. La actividad se registra a través de un celular o reloj inteligente, enlazado a la aplicación, que mide la cantidad de pasos y/o la frecuencia cardíaca. Al cumplir el objetivo semanal, los usuarios suman puntos que luego pueden canjear por vouchers, descuentos o premios físicos en el Mall de Vitality Argentina.

Este es solo un ejemplo de como todos los actores sociales pueden colaborar en la difusión de hábitos saludables que mejoren la calidad de vida de las personas.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.