Salud

Donar médula ósea y sangre de cordón umbilical, hace la diferencia

Por el Dr. Claudio Dufour, Director Médico de BioCells Argentina – MN 70466. Hematólogo especialista en trasplante de médula ósea y células madre

Todos los días miles de personas cuando se despiertan piensan como sería su vida si tuvieran una nueva oportunidad, como cambiaría todo si llegara el órgano que necesitan para ellos mismos o para un ser querido. Es que, aunque no ocupe las planas de los diarios ni las noticias centrales de los noticieros a diario, donar órganos es la realidad de todos los días para muchos.

Por eso, en el marco del Día Mundial del Donante de Médula Ósea y Sangre de Cordón Umbilical, que se celebra el tercer sábado de septiembre, desde BioCells Argentina queremos contribuir con la toma de conciencia respecto de la importancia de donar médula ósea y sangre del cordón umbilical; y también agradecer a todos los donantes. Porque no sólo se trata de conseguir más donantes, sino también de enaltecer a aquellos valientes, que, de forma desinteresada y altruista, decidieron ayudar al otro.

El Día Mundial del Donante de Médula Ósea y Sangre de Cordón Umbilical es una iniciativa de la Asociación Mundial de Registros Donantes de Médula Ósea (WMDA por sus siglas en inglés) para generar conciencia sobre la donación de células progenitoras hematopoyéticas. En nuestro país, de acuerdo a la ley 25.392, el 1 de abril de 2003 se creó en el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) que funciona en el INCUCAI. Desde entonces, en esa fecha se celebra el Día Nacional del Donante de Médula Ósea. Además, a nivel nacional este año se cumplen 35 años del primer trasplante de progenitores hematopoyéticos, siendo el Hospital Británico de CABA y el Hospital Naval Buenos Aires los centros pioneros que en 1986 llevaron adelante el inicio de la trasplantología de médula ósea en Argentina.

En Argentina casi 7 mil personas necesitan ahora un trasplante para salvar sus vidas. En lo que va del año se realizaron 999 trasplantes y 387 personas donaron sus órganos. ¿Alcanza? No, necesitamos más. Pero estos casi mil trasplantes son nuevas oportunidades y tenemos que celebrarlas y agradecer a quienes tuvieron el acto más generoso que cualquier ser humano pueda tener: donar vida y esperanza.

De eso se trata (además de números, estadísticas y pacientes): donar médula ósea y sangre del cordón umbilical es un acto de amor. Es entender que muchas personas no tienen un donante compatible en su grupo familiar, sólo entre el 25 y 30% lo tienen, y necesitan de vos, de mí y de todos aquellos que podamos donar. Todas estas personas necesitan del otro, de un acto filantrópico por parte de un tercero a quien no conocen.

Ser donante de médula ósea significa adquirir un compromiso para toda la vida. Por eso, para convertirte en un donante voluntario, es importante primero que sepas cuáles son los requisitos que debes cumplir: debes tener entre 18 y 55 años, pesar más de 50 kilos y no padecer ninguna enfermedad que pudiera ser trasmitida al receptor y ponerlo en riesgo. Por otro lado, recorda que la donación no es a alguien en particular, sino que, es para quien sea compatible y lo necesite en ese momento en cualquier parte del mundo. Para registrarte, tenes que acercarte a un centro de donante, firmar un consentimiento y donar una unidad de sangre; la información genética queda registrada y ante una necesidad de trasplante compatible se activan los protocolos pertinentes.

En el caso de la donación de la sangre de cordón umbilical, tras el nacimiento de un bebé, el cordón umbilical suele desecharse. Lo que muchas personas no saben es que allí se encuentran células progenitoras hematopoyéticas (CPH) que puede ayudar en el tratamiento de enfermedades como la leucemia y los déficits inmunológicos severos combinados, entre otras. De allí, la importancia de su guarda y donación. La donación se hace al momento del nacimiento en la sala de partos y luego las células se guardan en el Banco Público de Sangre de Cordón que funciona en el Hospital Garrahan, por eso para donar sangre es necesario que los nacimientos se realicen en maternidades que tengan convenio con el hospital. Especialistas en la extracción y guarda del cordón umbilical podrán informarte acerca del procedimiento; que no genera ningún tipo de malestar en el recién nacido.

El altruismo y la generosidad humana son los valores en los que se basan tanto la donación de Médula Ósea como de Sangre de Cordón Umbilical. Gracias a ambas, es posible la curación de muchas personas afectadas de graves enfermedades. Por ello hoy valoramos y honramos a los donantes pasados, presentes y futuros.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.