Actualidad

El «gentleman» no tuitea


La revista británica «Country Life» actualiza los mandamientos del buen caballero inglés: «No bebe ron Malibú ni viste pantalones de color fucsia»

REUTERS

Muchos resuelven la cuestión de qué es un caballero con el clásico test que aplicó a la pornografía en 1964 el juez del Tribunal Supremo estadounidense, Potter Stewart: «La reconozco cuando la veo». Pero la revista británica «Country Life» ha querido actualizar de manera más sistemática las características que definen al «gentleman». Como afirman en el último número, «la caballerosidad es, sin ninguna duda,la exportación británica más duradera».

La revista «Country Life» ha convocado un premio al «gentleman» del año

No reivindican que todos los especímenes de las islas exportados al mundo entren en tan gallarda categoría. Pero defienden, y con razón, que, lejos de ser una especie en extinción, «el ‘‘gentleman’’ está vivo y coleando y prospera en la Gran Bretaña moderna». La conocida publicación inmobiliaria ha convocado un premio al caballero del año y, para facilitar el proceso de recabar nominaciones, enumeran las características que lo definen, y las que no.

Para ello, han consultado a iconos masculinos, como el periodista Jeremy Paxman, o a viejas glorias, como la actriz Joan Collins. Esta última lo tiene claro: el caballero moderno es aquel que nunca se presenta con zapatos marrones a una fiesta de noche. La revista aclara que un caballero nunca asiste a una velada ataviado por debajo de lo que marque la etiqueta. «Pero tampoco se excede». En el caso de la vestimenta, son más útiles quizá las definiciones negativas que plantean.

Solo Roger Moore se salva

«Ni siquiera todos los sombreros de Panamá del mundo pueden hacer un caballero de quien no lo es», dicen. Y, a la hora de poner ejemplos, apuntan contra 007. «Ian Fleming pensaba que si ataviaba a James Bond con suficiente algodón y seda de tipo Sea Island podría hacerle pasar por uno», critican. Pero se muestran implacables. «En realidad, el único Bond del cine que logró una aproximación de la caballerosidad fue Roger Moore», concluyen.
El caballero moderno es puntual, como ha sido siempre. Aprieta la mano con fuerza -¡cuántos hombres se desmoronan al primer apretón de manos!-. Y tiene un perro «increíblemente obediente». No bebe ron Malibú, ese engendro de las Barbados. Ni se comprapantalones fucsia, por mucho que abunden quienes se empeñan en comprar su entrada al Olimpo «gentleman» enfundándose unos.
«Y todavía escribe cartas con pluma estilográfica, y se acuerda de que tu tía abuela acaba de salir del hospital». En este ejercicio de «aggiornamento» de un concepto central al «cool Britannia», los editores de «Country Life» se han parado a pensar, cómo no, en el uso de las redes sociales. Concluyen que, «definitivamente, no está en Twitter, pero puede mantener el contacto con sus ahijados (tiene muchos) a través de Facebook». Nada dicen, sin embargo, del equivalente digital al pantalón rosa que serían las fotos ñoñas de Instagram.

«Un caballero nunca hiere los sentimientos del prójimo sin intención», dijo Oscar Wilde

Para George Bernard Shaw, un caballero«siempre aporta al mundo más de lo que recibe». Más malicioso, Oscar Wilde decía que un caballero es alguien «que nunca hiere los sentimientos del prójimo sin intención». Este nuevo canon del «gentleman» recupera algunos atributos clásicos: menospreciarse a uno mismo, la generosidad, la tolerancia, la consideración y el sentido del humor.

Pero a la hora de acuñar la definición que el juez Stewart no pudo encontrar para la pornografía, parecen inspirarse más en la que dio el cardenal Newman: «Un caballero nunca causaría daño». Para «Country Life», la versión actual es esta: «Un caballero es alguien que siempre está cómodo y que siempre hace que los demás se sientan cómodos». ¿Candidatos?

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.