Autos

Alfa cupé

La marca italiana presenta este cupé de dos plazas y 241 CV que supone su regreso al mercado norteamericano. Su precio: desde 54.000 euros.
El 4C supone el banderazo de salida del proceso de relanzamiento de Alfa Romeo, que en los últimos años se ha mantenido gracias a su prestigio y atractivo, con una gama reducida a dos modelos: uno de tamaño pequeño (MiTo) y otro medio (Giulietta). Con este, la italiana pretende dejar claro que va a mantener intacto su carácter deportivo y va a apostar fuerte por el diseño. Este mismo mensaje se podía haber lanzado a través de un nuevo 8C Competizione, el último gran deportivo comercializado por la escudería en 2007, más grande y más potente. Pero los estrategas del marketing optaron por un modelo de tamaño menor, que pudiera enlazar en el recuerdo de los clientes estadounidenses, quienes conservan la imagen del Duetto conducido por Dustin Hoffman en El Graduado. Evidentemente, el 4C va a suponer el regreso de Alfa Romeo al mercado norteamericano, después de que en 1995 decidiera abandonarlo debido a unas ventas bajísimas de su modelo 164, el único que comercializaba en aquellos momentos.
El Alfa Romeo 4C es un cupé de dos plazas de 3,99 metros de largo, medida que lo hace más pequeño que la berlina Giulietta. Es un diseño de Alessandro Maccolini, que desarrolló el proyecto bajo la dirección de Lorenzo Ramaciotti. El primer prototipo se mostró con ocasión del Salón del Automóvil de Ginebra de 2011. Y causó sensación. Tanto que el exterior se ha mantenido inalterado, salvo por pequeños detalles, impuestos por necesidades de funcionamiento del automóvil. Se reconocían en su carrocería algunas líneas de su antecesor, el 8C Competizione, pero al mismo tiempo trasmitía sensación de ligereza.
El 4C no va a ser un producto masivo, sino de muy pequeñas series que se fabricarán en Módena, en la vieja fábrica de Maserati. Inicialmente se ha previsto la denominada Launch Edition de 1.000 unidades, que se venderán a 62.300 euros y que se han agotado en pocas semanas. De estas, 400 unidades se quedan en Europa, África y Oriente (EMEA), 500 se han vendido en Estados Unidos y las 100 restantes se han distribuido en el resto del mundo. A partir de ahora, el plan es producir otras 4.500 al año, de las que 1.000 se destinarán al mercado europeo. El precio de los coches de la serie normal será de 53.990 euros. La idea es que el total de producción sea de unas 15.000 unidades.
El motor está colocado en la parte posterior, tiene cuatro cilindros, 1.750 centímetros cúbicos y un turbo. Es similar al del Giulietta Quadrifoglio Verde, pero con el bloque hecho de aluminio en vez de hierro fundido, y alcanza los 241 caballos. Es automático pero se puede cambiar manualmente por medio de las levas del volante. En la consola no hay palanca, sino unos botones para seleccionar la marcha hacia delante (marcada con un 1), la marcha atrás (R), el punto muerto (N) y el funcionamiento manual o automático (A/M). Como en el MiTo y el Giulietta, los cambios y la respuesta del motor dependen del programa de conducción elegido con el selector DNA (de DynamicNatural y All Weather). En el 4C hay, además, una cuarta posiblidad de selección, llamada Race, enfocada a una conducción deportiva. Según el modo seleccionado cambiará el color del cuadro de instrumentos (rojo para Dynamic, gris oscuro para Natural, azul para All Weather y amarillo para Race).
[foto de la noticia]
No es, sin embargo, un coche fácil de conducir. Sus reglajes, pensados para la máxima eficacia en circuito, complican la conducción cuando se rueda por carreteras de montaña, en las que la potencia del motor, la rapidez del cambio y los excelentes frenos deberían hacerlo muy divertido, pero las suspensiones duras obligan a conducirlo con la máxima atención. En cambio, en carreteras de trazado rápido, con curvas amplias, es una delicia para los sentidos. La dirección, que no es asistida, hace complicado el aparcar, pero una vez en marcha es suave y bastante directa.
Los interiores son funcionales, como hay que esperarlos en un deportivo. En muchas partes del habitáculo, la fibra de carbono se mantiene a la vista. Los asientos son tipo backet; el cuadro de instrumentos es digital, similar a un Fórmula 1, y el volante no es redondo, lo que permite un mejor acceso a los asientos. Por cierto, entrar y salir del 4C requiere un mínimo de forma física por sus pontones laterales.
El aire acondicionado, la radio y los retrovisores calefactados son opcionales, pero sin sobrecoste. En cuanto al portaequipajes, en la parte posterior, tras el motor, hay un hueco para ese fin. Solo admite dos bolsas de viaje, lo justo para un fin de semana. Dustin Hoffman, en el Duetto, tenía más espacio.

Ficha técnica

Largo/Ancho/Alto: 3,99×1,86×1,18 m. Motor: posterior; cuatro cilindros en línea con turbo.Cilindrada: 1.750 cc. Potencia: 241 CV. Cambio: automático de seis marchas. Programa manual con levas en el volante. Maletero: 1.10 l. Depósito: 40 l. Velocidad máxima: 258 kilómetros/hora. Consumo medio: 6,8 l/100 km.

Más información. www.alfaromeo.es

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.