Salud

29 de octubre: Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, la 2° causa más común de muerte en el mundo

 

La Dra. Yasmín Tenaglia, médica de familia y geriatra del Hospital Italiano, habla sobre la prevención, detección y tratamiento de un posible ACV.

Buenos Aires, octubre 2022.- El accidente cerebrovascular (ACV) es la segunda causa más común de muerte y la tercera de discapacidad en todo el mundo, lo que se traduce en aproximadamente 6,5 millones de muertes anuales. El 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, en este contexto, la Dra. Yasmín Tenaglia –autora del libro ¿Cómo se previene y se afronta un ACV? de delhospital ediciones, editorial del IUHIBA – habla sobre la prevención, detección temprana y tratamientos ante un posible ACV.

Las cifras en argentina:
Los estudios realizados en el año 2001 demostraron que, en la población argentina, la incidencia de ACV fue de 473 habitantes por cada 100.000. Cada año se dan más de 80.000 ACVs, de los cuales el 60% son nuevos casos y el 40% corresponde a recurrencias. Las estimaciones del 2022, basándose en el incremento de algunos de los factores de riesgo, sostienen que la prevalencia también está en aumento.

Un accidente cerebrovascular sucede cuando se detiene el flujo sanguíneo en una parte del cerebro o cuando una arteria del cerebro se rompe. Al no poder recibir el oxígeno y nutrientes que necesitan, las células cerebrales sufren y, si no se resuelve, comienzan a morir en minutos. Esto puede causar la pérdida de la función que dichas neuronas controlaban, como por ejemplo la fuerza de un brazo o el habla, que puede ser permanente. Si el daño es severo puede provocar la muerte.

Conocer los síntomas de un accidente cerebrovascular (ACV) es vital, porque la detección precoz permite realizar una consulta rápida en el hospital y así tener la opción de recibir algunos tratamientos que puedan reducir las secuelas. Las 5 señales de alarma, tanto para mujeres como para hombres son: hablar de una manera confusa, sentir la cara adormecida o torcida, perder la fuerza y o sentir dificultad para mover alguna parte del cuerpo, perder la visión en un ojo o en ambos y sentir un dolor de cabeza muy fuerte.

Factores de riesgo a tener en cuenta

La presión alta, diabetes y el colesterol elevado (dislipemia), son factores de riesgo que aumentan la posibilidad de sufrir un ACV. Es clave identificarlos a través de un control de salud y controlarlos. Generalmente se busca que la presión arterial esté en menos de 140-90 milímetros de mercurio. En relación a la prevención de la diabetes, la meta de glucemia o azúcar en sangre debe ser menor a 110 mg/dL. “En cuanto al colesterol, las metas dependen de cada individuo según la asociación con los otros factores de riesgo vasculares. En general, se pide que el colesterol esté en menos de 200, con un LDL en menos de 100. En las personas con alto riesgo de tener un ACV o que ya tuvieron uno, se intenta que su valor de LDL, sin importar cual sea, descienda en un 50% de su valor basal” asegura la Dra. Yasmín Tenaglia autora del libro del Instituto Universitario Hospital Italiano de Buenos Aires.

Otro factor a tener en cuenta es el sobrepeso y la obesidad. Estas condiciones producen un aumento del riesgo de ACV e infarto de corazón debido a su asociación con factores directos, como un estado crónico inflamatorio, la resistencia a la insulina, la dislipemia o colesterol elevado y el aumento de la presión arterial. Se ve en especial en personas con obesidad abdominal, con predominio de grasa a nivel visceral, lo que se asocia con el hígado graso. Además, el aumento de peso reduce la capacidad ventilatoria e induce el síndrome de apnea del sueño en el cual hay un estado de hipoxia y acidosis crónica que precipita al desarrollo mayor presión a nivel pulmonar con la consecuente hipertrofia ventricular del corazón y daño a las arterias de todo el cuerpo, en especial cerebro y corazón. Todo esto empeora si además uno es sedentario.

Claves sobre la alimentación para la prevención de un posible ACV

“La alimentación no es una cuestión de cuánto comer y qué no, sino que lo importante es la calidad de los alimentos que se consumen. Uno puede comer lo que quiera siempre que sea en las medidas adecuadas, y combinando los alimentos correctamente” agrega la especialista.

Hablando de las proporciones del plato ideal, la mitad del plato en el almuerzo y en la cena tiene que estar representada por verduras de diferentes colores crudas o cocidas. La otra mitad del plato se divide en dos, un cuarto corresponde a la ingesta de proteínas de alto valor biológico, como puede ser la carne sin grasa visible, el pollo sin piel, el huevo en todas sus formas, excepto frito, o el pescado. El cuarto restante del plato está representado por las harinas y las legumbres. Aquí debemos prestar atención para cambiar nuestra forma de comer. Ya no va más un plato compuesto sólo por pastas, sino que debemos comer previamente, por ejemplo, una sopa de verduras o una ensalada, y luego una pequeña porción de pastas acompañado con algo de proteínas. En cuanto a la ingesta de líquido, se deben tomar al menos 8 vasos de agua al día.

Hábitos saludables a tener en cuenta

La Organización Minimalismo de la Salud (OMS) recomienda 30 minutos de actividad física diaria o 150 minutos semanales. Lo mejor es incorporarlo como una actividad cotidiana. Debería ser una actividad aeróbica recreativa de intensidad moderada, como por ejemplo, caminar a paso rápido, bailar, realizar labores de jardinería, participar de actividades de juegos con niños. Si no, el equivalente serían 75 minutos de actividad física aeróbica de intensidad vigorosa semanales, como puede ser ciclismo para competencia, natación rápida, trekking o caminata rápida en una pendiente elevada, más deportes competitivos.

En las personas mayores de 65 años se recomienda agregar, 2 o 3 veces por semana, ejercicios de fortalecimiento para tonificar/ reforzar los grandes grupos musculares. A la par agregar ejercicios de elongación para generar mayor amplitud de los movimientos articulares, y ejercicios para mejorar el equilibrio. Estos se pueden combinar con distintas actividades recreativas, elegidas y adaptadas para cada persona en particular. ¡Todo lo que ayude estar en movimiento suma!

En su libro ¿Cómo se previene y se afronta un ACV?, la Dra. Yasmín Tenaglia aborda con información científica los distintos aspectos de un ACV desde la prevención, la detección temprana hasta opciones de abordaje y tratamiento, además de mencionar tips para su prevención. Se puede adquirir en papel en el Carrito Online de delhospital ediciones y en el stand del Instituto Universitario del Hospital Italiano de Buenos Aires (Perón 4190, 1° piso). También se encuentra disponible en ebook en la Tienda Online.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.