Actualidad

Fernando Marín, un artesano de la producción y el espectáculo, fue declarado por la Legislatura porteña “Personalidad destacada de la cultura”  

Buenos Aires, septiembre de 2022 – A sus 82 años, Fernando Marín fue declarado personalidad destacada de la cultura por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El proyecto fue impulsado por su presidente, Emmanuel Ferrario, junto a más de diez colegas de diversas tendencias políticas que acompañaron la iniciativa.

Marín ha logrado lo que pocos han podido: ser un emblema y contribuir a modelar una identidad desde los medios de comunicación, que ha perdurado en el tiempo. No muchos pueden ostentar el récord de haber sido un ícono de éxito en los años setenta, ochenta, noventa y hasta dos mil, con un sinfín de contenidos muy variados.

Con su impronta transgresora, cambió para siempre la publicidad, la radio, la televisión y el deporte en nuestro país. Desde los años ‘60 creó medios y programas, lanzó artistas y periodistas, innovó en formatos audiovisuales de enorme éxito y repercusión, que aún hoy son recordados por audiencias de distintas generaciones.

Su trabajo a lo largo de más de medio siglo en los medios, ha dejado marcas indelebles. Ni la radio ni la televisión serían lo que son hoy sin su impronta.

A principios de los ‘70, como Director Ejecutivo de Hit Producciones, emitieron por canal 13, en directo, los combates de Carlos Monzón, cuando las transmisiones vía satélite eran todavía una novedad. Con sus producciones, pudimos ver la Copa Davis en Buenos Aires en varias oportunidades, con Guillermo Vilas junto a los más afamados jugadores de entonces.

Las figuras que Marín produjo recorren todos los campos y épocas. Personalidades como Graciela Borges, Juan Carlos Mesa, Marcelo Longobardi, Cacho Fontana,  Alejandro Dolina, Antonio Carrizo, Juan Carlos Altavista, Guillermo Salatino, Juana Molina, Pinky, Juan Carlos Calabró, Mariano Grondona, Enrique Llamas de Madariaga, Nelson Castro, Juan A. Mateyko, Bernardo Neustadt, China Zorrilla, Betty Elizalde, Carolina Perin, Andrés Percivale, Ana María Campoy, Lionel Godoy y Pepe Eliaschev. Ellos forman parte de la larguísima lista de celebridades que atraviesan la vida de este argentino clave.

Siempre a la vanguardia y como presidente de “Marín, De Lorenzo y asociados”, fue quien trajo a la Argentina -a finales de los ‘70- la primera videocámara portátil y se hizo célebre en Video Show, bautizándola como “La Máquina de Mirar” junto a Cacho Fontana, su primer conductor, y donde también tuvo una participación periodística importante nuestra querida Magdalena Ruiz Guiñazú. 

Hizo cantar y bailar a millones de chicos con Cantaniño, que recibió innumerables distinciones a nivel local e internacional. Produjo Mesa de Noticias conjuntamente con Carlos Montero, aquel éxito inolvidable con Juan Carlos Mesa que paralizó al país en su horario de emisión. Hizo que la frecuencia modulada se transformara en audiencia masiva creando un estilo diferente con la creación de FM Horizonte. Se podría continuar enumerando éxitos, como la producción de Juana Molina en el recordado Juana y sus hermanas.

Su ojo de productor lo llevó a introducir en la Argentina a aquel gran niño mexicano, que compartía su vida junto a personajes entrañables como la Chilindrina, Quico o el Profesor Jirafales. A Fernando Marín le debemos, los argentinos, la introducción a la región del El Chavo del 8 y el Chapulín Colorado.

Como productor, convocó a nuestro país a figuras internacionales de enorme relevancia: desde Mikis Theodorakis, Vladimir Vasiliev, Ornella Vanoni, Barry White, Joaquín Cortez e, incluso, hizo dar sus primeros pasos en Europa a la hoy afamada Mora Godoy.

Como publicista, grandes marcas confiaron en su creatividad y su talento para comunicar sus productos. Aquí también creó nuevos mecanismos de promoción inéditos hasta entonces en nuestro mercado. No casualmente, sus colegas lo eligieron como el Publicista del Año en su momento.

Pero Marín no solamente incursionó en la comunicación, sino que también se destacó en la faz deportiva: hace más de veinte años logró una proeza que hasta entonces parecía imposible. Treinta y cinco años habían pasado sin que el Racing Club lograra obtener un título. A finales de aquel 2001, al frente de la institución de Avellaneda, logró aquel sueño tantas veces postergado y Racing pudo dar su tan añorada vuelta olímpica, gracias a la gallardía de un equipo aguerrido y a su elección de un técnico audaz y experimentado como Mostaza Merlo. Fue, además, quién vislumbró a Diego Simeone como técnico, tras haberlo repatriado de Europa como jugador. 

Sin proponérselo, desarrolló a través de su extensa trayectoria un trabajo cultural. De su mano, programas y artistas de calidad nos informaron, nos hicieron reír, llorar y cantar. Aún hoy, sigue en su raid creativo: recientemente acaba de estrenar Argentina Ecuestre, un espectáculo multimedia, cultural y deportivo, donde se rinde tributo al caballo argentino.

Un inventor, un creador, un descubridor que se hizo a sí mismo. Un productor con todas las letras. Un hombre que contribuyó a modelar nuestro modo de ser y nuestra cultura de la manera más amplia. Fernando Marín, es sin duda alguna, el gran productor de la identidad argentina.

marcos 

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.