Autos

El auto que se transforma en avión en tres minutos

BUENOS AIRES.- Mientras la industria automotriz acelera para adaptar su oferta hacia opciones eléctricas y libres de combustión que el futuro del planeta demanda, en paralelo, a menor escala y sin hacer mucho ruido, empieza a hacerse realidad otro favorito de los cuentos de ciencia ficción: los autos voladores.

 

Consigna Clarín que una pequeña compañía llamada Samson Sky, después de 14 años de trabajo, confirmó que en breve comenzará la venta del Switchblade, su vehículo biplaza de tres ruedas capaz de moverse por tierra y aire.

Este vehículo prueba que la movilidad del futuro está mucho más cerca de ser presente. Un pequeño ejercicio mental para entenderlo: lo sorprendente que puede resultar que alguien salga de su casa en Buenos Aires, se suba a su auto y, sin bajarse, menos de tres horas después haya recorrido 700 kilómetros para llegar a Córdoba o Bahía Blanca, por ejemplo. Menos de la mitad del tiempo que se necesita para unir dichos puntos por tierra es lo que permitirá hacer el auto volador que ya se puede reservar en Estados Unidos.

La noticia llega luego de que la firma estadounidense con sede en Oregón consiguiera un visto bueno crucial: el de la Administración Federal de Aviación (FAA), el organismo encargado de supervisar que una aeronave cumpla con todos los parámetros necesarios para volar en ese territorio.

Lo que les falta, ahora que tienen luz verde para hacerlo, es someter al Switchblade a todas las pruebas aéreas de rigor. Y recién después de eso, siempre considerando que todo salga como esperan, lo podrían poner a la venta. Si no pasa nada raro, entonces, les alcanzaría para convertir al Switchblade en el primer auto volador en un mercado tan fuerte como el de Estados Unidos, que es el gran objetivo de la compañía.

Es que si bien en esta carrera pica en punta dentro de su país, Samson Sky tiene competencia fuerte en otras regiones del mundo, como por ejemplo en Europa: el AirCar eslovaco ya superó las 70 horas de vuelo y los 200 despegues y aterrizajes y se acerca a su fase final.

A su vez, en Suecia ya está a la venta el Jetson One, un monoplaza de despegue y aterrizaje vertical -como los helicópteros o los drones- que además tiene motor eléctrico y puede alcanzar una velocidad hasta 102 kilómetros por hora. Otro competidor, Aeromobil, está trabajando en un modelo deportivo AM4. En los Países Bajos, Pal-V Liberty también está en proceso de obtener la certificación.

El auto volador: números y características 

Su nombre, en inglés, significa navaja, y la elección parece atinada porque es precisamente lo que parece: igual que como funciona esta arma, con apenas apretar un botón el auto puede convertirse en avión o bien replegar sus alas en pleno movimiento para guardarlas de la carrocería.

Al Samson Sky Switchblade ya es posible reservarlo por 2.000 dólares.

Así, el auto pasa de medir 5,1 metros de largo a extenderse hasta los 6,2 metros, y sus 1,8 metros de ancho se convierte en 8,2 metros al desplegar las alas. La altura no varía: se mantiene en 1,5 metros. Se transforma en avión menos de tres minutos.

En modo avión, el Samson Sky Switchblade alcanzará una altitud máxima cercana a los 5.000 metros -mucho menos que la de crucero de los aviones comerciales, fijada entre los 10.000 y los 12.000 metros- y vuele a más de 300 kilómetros por hora. Por tierra, en cambio, difícilmente pueda alcanzar la misma velocidad, pero sí prometen superar la barrera de los 200 kilómetros por hora.

El auto/avión hará todo eso gracias a su motor de tres cilindros de 187 CV, que funcionará con combustible para autos de 91 octanos alojado en un tanque de 125 litros de capacidad. Así, promete volar hasta 724 kilómetros antes de la siguiente recarga, con un consumo declarado en unos 36 litros por hora en el aire y 14 kilómetros por litro en el suelo.

Entre otras bondades confirmadas, en materia de seguridad el Switchblade contará con frenos de disco en las tres ruedas, mientras que para controlar todo lo suceda en el habitáculo los pasajeros tendrán a disposición un tablero digital personalizable que convive con un completo panel de instrumentos de vuelo.

De momento, mientras espera el momento para salir al mercado, Samson Sky ya habilitó la reserva de unidades a través de su sitio web. Ya hay más de 2.000 interesados que pagaron 2.000 dólares para garantizarse el suyo. ¿El precio? La marca estima una base de US$ 170.000, sin contar kits y accesorios adicionales.

Fuente y foto: Clarín

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.