Salud

Esclerosis Lateral Amiotrófica: Síntomas y tratamientos

La incidencia de la Esclerosis Lateral Amiotrófica es de aproximadamente 1 a 3 casos por 100.000 personas al año. La Dra. Daniela Sosa, neuróloga de DIM Centros de Salud explica de qué se trata esta enfermedad, cómo puede detectarse, los posibles tratamientos para controlar los síntomas, prevenir complicaciones y facilitar la convivencia con la misma.

La Esclerosis Lateral Amiotrófica, o ELA, es una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal, causando pérdida del control muscular. A menudo se le llama enfermedad de Lou Gehrig, en honor al jugador de béisbol al que se le diagnosticó el padecimiento. Esta patología afecta el control de los músculos necesarios para moverse, hablar, comer y respirar. Esta afección ha tenido amplia repercusión debido a la historia pública del ex ministro de Educación de la Nación y de la Ciudad y Senador Nacional por la PBA hasta el 2021, Esteban Bullrich, cuando dejó su cargo, justamente, a causa de esta enfermedad severa y degenerativa.

“Es un trastorno neurodegenerativo implacablemente progresivo y actualmente no tiene cura. Antes de los 65 o 70 años, la incidencia de Esclerosis Lateral Amiotrófica es mayor en hombres que en mujeres, pero a partir de entonces la incidencia por sexos es igual. Es más comúnmente esporádica. Los casos genéticos representan solo el 10% de todos los tipos”, explicó la Dra. Daniela Sosa, neuróloga de DIM Centros de Salud. (MP 337838 // MN 151795).

Los síntomas pueden ser:

  • Espasticidad.
  • Fasciculaciones.
  • Atrofia muscular.
  • Debilidad muscular asimétrica de extremidades.
  • Dificultad para caminar o realizar actividades diarias normales.
  • Calambres musculares y espasmos en brazos, hombros y lengua.
  • Trastorno deglutorios y cambios en la articulación de la palabra.
  • Cambios cognitivos y de comportamiento como risa, llanto o bostezos inapropiados.

Los investigadores continúan estudiando las posibles causas. La mayoría de las teorías se centran en una interacción compleja entre los factores genéticos y ambientales. No existe una sola prueba que proporcione un diagnóstico definitivo. Generalmente, se hace un historial detallado de los síntomas observados por un médico durante el examen físico. La  médica nos explica que “Es posible que su médico pueda determinar si lo tiene al conocer sus síntomas y realizar un examen. Pero  probablemente le hará pruebas al paciente, como una electromiografía («EMG»), para verificar qué tan bien están funcionando sus nervios y músculos. Es posible que también necesite otras pruebas para verificar que un problema diferente no est&eacute ; causando sus síntomas, como una resonancia magnética para tomar imágenes de su cerebro y médula espinal y por otro lado un análisis de sangre y orina”.

Existen medicamentos que pueden ayudar a retardar el progreso de la   enfermedad, y se acompañan de otros tratamientos como:

  • Soporte respiratorio: para este tratamiento, usa una máscara ajustada en la cara o la nariz. El aire y el oxígeno fluyen a través de la máscara para ayudarlo a respirar.
  • Sonda de alimentación: esta es una sonda pequeña y flexible que atraviesa la piel sobre el abdomen hasta el estómago. Luego puede recibir alimentos líquidos especiales y líquidos a través de la sonda directamente en el estómago.
  • Dispositivos para ayudar a caminar y hablar como: bastón, muletas o silla de ruedas motorizada; una computadora especial que «habla» por la persona y que se puede controlar con movimientos de manos u ojos.
  • Medicamentos para tratar los espasmos y la debilidad muscular, el babeo, los problemas para dormir, el dolor y la depresión.

Por la Dra. Daniela Sosa, Especialista en neurología de DIM CENTROS DE SALUD, MN: 151795 – MP: 337838  

Más en dim.com.ar

Redes:

Instagram @dimcentrosdesalud

Facebook DIM Centros de Salud

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.