Autos

El Audi 80 celebra su 50 aniversario

Inauguró el segmento B, fue abanderado en tecnología innovadora, marcó tendencia y se convirtió en el primer modelo de la marca de los cuatro anillos en superar el millón de unidades comercializadas. Todo esto representa el Audi 80 y refleja su protagonismo en la historia de la industria automotriz.

Con el primer Audi 80 lanzado en 1972, conocido internamente como “B1”, la marca de Ingolstadt logró destacarse. Este éxito en ventas fue concebido como un familiar confiable que a la vez de ser moderno respetaba rasgos clásicos. Fue bajo estos conceptos sobre los que trabajó el entonces Jefe de Desarrollo Técnico de Audi, Ludwig Kraus, a partir de 1960.

Al igual que en la construcción de autos de carrera Kraus, junto a sus equipos, revisaban cada pieza para ver dónde se podía lograr una reducción del peso sin comprometer la calidad, la solidez y la resistencia a largo plazo.

El extremadamente liviano Audi 80, que entró en producción hace 50 años, impresionó a los clientes con su manejo deportivo y su bajo consumo, lo que lo convirtió, al comienzo de la crisis del petróleo de 1973, en el auto adecuado para ese momento.

Logró conquistar también a la prensa especializada internacional consagrándose, apenas presentado, como “Auto del Año”.

Oliver Hoffmann, responsable de Desarrollo Técnico de Audi, sigue valorando el logro de su predecesor Ludwig Kraus y su equipo: “De forma impresionante, el Audi 80 demostró que el slogan ‘A la Vanguardia de la Tecnología’ es una tradición en Audi”, asegura.

El Audi 80 y sus sucesores siempre han sido pioneros de grandes innovaciones. El TDI de cuatro cilindros, la tracción quattro con el diferencial central autoblocante, el cambio de doble embrague y el diferencial deportivo del eje trasero, sin olvidar los motores turbo de cinco cilindros, como en el primer modelo RS, son algunos claros ejemplos.

El diseñador Hartmut Warkuss fue el responsable de dar forma a la carrocería del primer Audi 80 según las nuevas tendencias de estilo de los años 70. En 1976, Warkuss es ascendido a Director de Audi Stilistics, dejando una huella imborrable en el diseño de varias generaciones de las series B, C y D de Audi.

Este modelo salió de la cadena de montaje en cuatro generaciones (B1 a B4) hasta 1994/95, luego fue sustituido por el Audi A4, conocido internamente como B5, un modelo con el que la marca estrenó una nueva nomenclatura para sus automóviles.

El Audi 80 se presentó oficialmente en julio de 1972. En septiembre, este sedán compacto llegó a los concesionarios estableciendo un nuevo segmento en el mercado, completando la gama de modelos de Audi y cargado de nuevas soluciones técnicas que luego pudieron encontrarse en muchos modelos del Grupo Volkswagen.

En este auto de serie con carrocería de dos puertas que pesa sólo 835 kilogramos la construcción ligera fue una de las especificaciones rectoras establecidas por Kraus.

Con una distancia entre ejes de 2,47 metros y una longitud de 4,18 metros, este modelo fue diseñado para ser muy compacto. El ingeniero especializado en suspensiones Detlef Banholzer implementó por primera vez en un vehículo europeo de producción en serie un radio de pivotamiento negativo de la dirección, una solución que logró mejorar notablemente la estabilidad durante la frenada.

Con la disposición en diagonal del sistema de frenado hidráulico, Audi puso en primer plano la seguridad de los pasajeros y de los demás circulantes. Las ruedas delanteras se controlan por un sistema de suspensión McPherson y trapecios, mientras que en la trasera se recurre a un eje torsional.

El motor del Audi 80 se situó longitudinalmente delante del eje delantero motriz, con la caja de cambios de cuatro velocidades situada detrás. En el momento del lanzamiento al mercado hubo cuatro motores, con cilindradas entre 1,3 y 1,6 litros, y con potencias de entre 40 kW (55 CV) y 74 kW (100 CV). Lo más destacado del diseño de este motor de cuatro cilindros fue el control de las válvulas mediante un árbol de levas en cabeza con transmisión por correa dentada y taqués hidráulicos, que no requerían mantenimiento.

Ludwig Kraus inauguró un diseño modular, con el árbol de levas en cabeza (OHC). Desarrollado por el ingeniero Franz Hauk y su equipo, el motor se conoce internamente como EA 827 y muy pronto se convirtió en el propulsor más fabricado del Grupo VW.

Rápidamente el Audi 80 se volvió un éxito de ventas. Hasta el final de la producción, en el verano de 1978, salieron de la cadena de montaje más de un millón de modelos de la serie B1. Dado que la capacidad de producción de la planta de Ingolstadt pronto dejó de ser suficiente para satisfacer la gran demanda, las plantas de Volkswagen en Wolfsburg y Emden se implicaron en la producción.

El Asso di Picche, un prototipo de coupé diseñado por Giorgio Giugiaro y construido por el carrocero Karmann, demostró el potencial deportivo del B1 por 1973. El Audi 80 GT pasó a la producción en serie ese año, antes de ser sustituido por el Audi 80 GTE, con 110CV, en octubre de 1975. Las prestaciones de este nuevo modelo comenzaron a reflejar el dinamismo que Audi desplegaría en breve. En 1976, el B1 recibió una actualización donde se destacaban los grandes faros cuadrados, alineándola visualmente con la nueva generación del Audi 100.

Gracias a todos sus atributos que lo destacaron el Audi 80 se hizo muy popular en Europa. También fué un éxito en EE.UU. donde se comercializaba como “Fox” y logró conquistar el mercado.

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.