Cocina

Galletas crujientes de almendra paso a paso

Acompañadas de un café o té, estas galletas de almendra son perfectas para desayunar, merendar o en cualquier momento en el que tengas ganas de dulce.

Galletas de almendra

Nos encantan los dulces. Brownies de chocolate, tartas, croissants… y, por supuesto, las galletas forman parte de esos caprichos que nos encanta darnos de vez en cuando. Si bien es cierto que son deliciosas, por desgracia no son lo más saludable del mundo, sobre todo las que podemos comprar en cualquier supermercado, por eso siempre viene bien saber prepararlas caseras.

Eso sí, por muy caseras que sean, las galletas siguen siendo galletas, por lo que conviene que su consumo sea ocasional. Ya te hemos enseñado a preparar galletas de avena y plátano, de manzana y de mantequilla, así que esta vez te contamos cómo preparar galletas de almendra para esas ocasiones en las que quieres saciar tu antojo de dulce y de paso sacar tu vena repostera.

Lo mejor de todo es que no se necesitan grandes dotes culinarias para prepararlas, pues la receta es de lo más fácil (y rápida). Además están riquísimas, así que si las haces una vez querrás repetir seguro. Eso sí, lo más importante que has de tener en cuenta a la hora de elaborarlas es que la calidad de las almendras ha de ser buena, no vale cualquier almendra. Créenos, se nota la diferencia.

Cómo preparar galletas crujientes de almendra

Ingredientes:

  • 65 g de azúcar
  • 120 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharilla de esencia de vainilla
  • 50 g de almendra molida
  • 135 g de harina
  • Crocanti o láminas de almendra para decorar
  • Azúcar glacé para decorar (opcional)

Antes de empezar, saca la mantequilla de la nevera y déjala que se atempere durante unas horas. De esta manera podrás manipularla más fácilmente.

Precalienta el horno a 190º con calor arriba y abajo.

Corta la mantequilla en cuadraditos y ponla en un bol junto con el azúcar. Bátelo bien hasta conseguir una mezcla cremosa. Después añade el huevo y la esencia de vainilla y bátelo todo de nuevo hasta que se integren bien todos los ingredientes y tengas una masa homogénea.

En este punto agrega la almendra molida y la harina y ve mezclándolas con el resto de ingredientes con una cuchara (mejor si es de palo). Cuando lo tengas, deja reposar la masa durante 10 minutos.

Ve cogiendo montoncitos de masa y depositándolos sobre el papel de horno. Ten en cuenta que en el horno, las galletas siempre suelen expandirse un poco, por lo que deberás dejar algo de hueco entre los montoncitos. Coloca sobre ellos las almendras laminadas y haz un poco de presión para que se adhieran bien.

Hornéalas durante 15 o 20 minutos hasta que estén bien doradas. Déjalas enfriar y espolvorea si quieres el azúcar glacé (es opcional). Y listo, ya tienes tus galletas de almendra caseras, perfectas para servir con tu bebida favorita en la merienda, el desayuno o para cualquier ocasión en la que tengas antojo de dulce (¡pero con moderación!). Una última recomendación: si vives en un sitio con mucha humedad ambiental, has de tener especial cuidado al conservarlas para que sigan estando tan crujientes como el primer día.

Fuente autor MIA REVISTA: «https://www.miarevista.es/cocina/postres/articulo/como-hacer-galletas-crujientes-de-almendra-paso-a-paso-131604784327«/>

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.