Cómo disfrutar del vino y cómo conservarlos una vez abiertos por Max Ortiz

30% de descuento y envío a domicilio

Por Max Ortiz, sommelier y responsable de marketing de Bodega Vicentín Sottano

Millones de personas en todo el mundo están respetando la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Para hacer más llevadera la estadía en casa, quienes tienen la posibilidad descorchan vinos que tenían guardados o bien piden por servicio a domicilio. Bodega Vicentín Sottano está ofreciendo para estos últimos un 30% de descuento en etiquetas seleccionadas durante la cuarentena, que  pueden hacerse por mail a marketing@vicentinfw.com o por whatsapp al +54 9 261 326 4507.

Ahora bien, muchas veces no tenemos ganas de tomar toda una botella y pasa que abrimos un vino, no lo terminamos y aparece la duda… ¿cómo lo guardamos? ¿Cuánto se puede preservar un vino luego de abrirlo? ¿Existen alternativas para evitar su deterioro?

Una vez abierto un vino, sus componentes volátiles se empiezan a disipar y, por lo tanto, su sabor y aromas, luego de determinado tiempo, irán disminuyendo o desapareciendo. Ese proceso, al que se le suele llamar oxidación, lleva al vino hacia una decadencia que se consuma en el momento en el que vino se vuelve intomable. Es fácil detectarlo y cualquiera puede hacerlo: a veces no es tan sencillo desde la nariz, pero una vez que entra en contacto con la lengua, el sabor avinagrado genera tal rechazo que es poco probable que pase desapercibido. Sin embargo, a no desesperar que sí existen alternativas para aquellos que quieren disfrutar de una copita de vino, pero no quieren verse obligados a descartar una botella entera.

Un vino abierto tiene una ventana probable de dos a cuatro días de vida útil. Esto varía según cada botella, y algunos casos son diferentes que otros. Por ejemplo, los vinos orgánicos suelen tener un umbral muy corto de permanencia. Consideren lo antes mencionado como un parámetro y no como una regla, en el mercado interno hay vinos de excelente calidad que hasta incluso pasados los cinco días se mantienen exquisitos.

¿Y cómo conservarlo?

Lo aconsejable entonces es dejarlo siempre tapado, ya sea con su propio corcho o con algún tapón alterno, y en un lugar fresco como puede ser tranquilamente una heladera o una cava. La segunda opción nos va a permitir controlar la temperatura mientras la primera desde luego lo mantendrá más frio de lo que los manuales aconsejan; pero aun así, beber un copa de vino frio suele ser más placentero que beberlo caliente.

Respecto de las bombas de vacío con tapones adjuntos, desde nuestra experiencia nunca nos han dado mucho resultado: sirven para extender la durabilidad del vino unas horas más, cuanto mucho medio día, pero no nos ha funcionado mas allá de ese umbral.

Para más información sobre ingresar en www.vicentinfw.com.ar o www.bodegasottano.com

2 comentarios en “Cómo disfrutar del vino y cómo conservarlos una vez abiertos por Max Ortiz

  1. Hola, interesante aporte el de la conservación del vino. Veo en muchos sitios que se almacena con la botella tumbada en horizontal en lugar de en vertical, ¿esto tiene algún tipo de explicación?

    1. La respuesta es muy sencilla, para que el corcho permanezca húmedo. El objetivo del tapón de corcho es, como su nombre indica, el de cerrar una botella. Y cerrarla adecuadamente, es decir, de forma estanca para que no se produzca ninguna fuga.

      El corcho es un material leñoso que con el tiempo va perdiendo humedad. Esta desecación puede hacer que disminuya su diámetro y pierda su elasticidad, y con todo esto su capacidad de cerrar de forma estanca la botella. Nada de esto sucederá mientras el corcho permanezca humedecido con el propio vino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.