Crítica «Claveles rojos» por MAJO ARAGON PALMA

¿Qué hacer cuando nuestra dignidad  es mansillada y arrojada a los leones de la codicia familiar? Esta obra del maestro Luis Agustoni  pone estos interrogantes en escena cuando Liliana Doblas decide enfrentar a su madre y hermanos en la búsqueda de su libertad y autonomía.  Con un diagnóstico de personalidad borderline  que  gestionan sus parientes, deciden declararla incapaz de autoabastecerse y manejar  sus bienes. Incompetente, ¿para qué? ¿para quiénes?  La descalificación de su entorno parental es una constante en el vínculo. Ella, resiliente, valiente y desafiante, decide desde su yo más propio y auténtico, defenderse y dignificarse.  Pone su caso en manos del Dr. Fernando Millán, un brillante abogado, arrogante, exitoso, por momentos superficial. Él decide tomar el caso e ir hasta las últimas consecuencias al darse cuenta que las apariencias engañan. Este caso no solamente lo hará interrogar a una sociedad que asevera ligeramente ciertas nociones sin dimensionar su impacto: normalidad, debilidad mental, incompetencia, sino que también lo interpelará como persona y profesional. Liliana y Fernando transitan juntos sus propias batallas internas y con el entorno, aliándose, necesitándose, agradeciéndose, apoyándose, casi, sin darse cuenta, establecen un vínculo de crecimiento y fortalecimiento mutuo.

Esta pieza llega al Teatro Metropolitan Sura dentro del ciclo de verano de consagradas obras teatrales del off Corrientes: La Pilarcita, de y por María Marull; La sala roja, de Victoria Hladilo; El romance del Baco y la vaca, de Gonzalo Demaría, con Marco Antonio Caponi; Coreomanía, de Josefina Gorostiza; La savia, de Ignacio Sánchez Mestre con Mirta Busnelli ; Delia, de Sebastián Suñé, con Leticia Siciliani; Y clavemos el visto, la primera  experiencia teatral Interactiva por Whatsapp; Ojalá las paredes hablaran, el Hamlet Millennial de Paola Lusardi; Petróleo del grupo piel de lava y Laura Fernández;  La fiesta del viejo de Fernando Ferrer.

Claveles Rojos surge de la pluma y evidente dirección de Luis Agustoni. Nace en un domingo de sobremesa familiar a partir de una pregunta, casi fortuita, a su hermano: cuál había sido el caso que más lo había movilizado profesionalmente. Basada en un hecho real, la pieza cobra profundidad de la mano de sus protagonistas; Julieta Bermudez no cae en lugares comunes y sí en estudiados manierismos que dan  entidad a una Liliana auténtica y Matías Durini con su ductilidad al pasar de un autosuficiente, soberbio y, por momentos, desafiante abogado a un hombre reflexivo, conmovido y cuestionador de su propio devenir. Vale la pena acercarse al Metropolitan Sura a intentar conseguir los claveles rojos, señal de valentía, admiración y logro.

Majo Aragón Palma

Teatro Metropolitan Sura. Av. Corrientes 1343. Ciudad de Buenos Aires. Argentina. Teléfono (54 11) 5277 0500.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.