REGLAS DE ORO SOBRE LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Desde que el niño nace se desarrolla una relación indispensable entre él y su madre, que tiene que ver con la constitución del sujeto a través de la comida y el afecto.

A medida que el niño empieza a crecer e incorporar alimentos, es fundamental que vean que en su hogar todos los integrantes comen y aceptan aquello que les ofrecen en las cuatro comidas, especialmente los adultos mayores que actúan como referentes para todo: padre, madre, hermanos mayores o cualquier otro adulto que participe de la convivencia.


La Licenciada Liliana Grimberg (MN: 978), Nutricionista, Dietista y Coordinadora del área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna, 
explica: “Desde que los niños comienzan a comer todo tipo de alimentos, es necesario incorporar todos los alimentos de los diferentes grupos que forman parte de la alimentación saludable: lácteos, frutas y verduras, carnes y huevos, cereales y derivados, aceites y grasas y azúcares y dulces”.

 

Con respecto a los lácteos, explica que se deben consumir tres porciones por día: una taza, tanto en el desayuno como en la merienda, y una tercera porción que puede incorporarse a partir de postres (flanes, arroz con leche) o en preparaciones saladas (salsa blanca, polenta hecha con leche, etc.).

 

Las frutas y verduras deben ser consumidas en cuatro o cinco porciones diarias. Por un lado, las frutas se tienen que ofrecer como el postre de cada comida y el resto de las porciones puede incluirse en el desayuno y/o la merienda (por ejemplo los licuados con leche), como colaciones a media mañana o media tarde, o jugos exprimidos.

 

Por otro lado, las verduras pueden acompañar una porción de carne en cada comida ya sea como ensaladas, verduras cocidas, hervidas o grilladas.

 

En cuanto a las carnes, la Licenciada Grimberg advierte: “Cuando comienzan a ofrecerse carnes a los niños, se deben cortar en trozos muy pequeños pero no procesarlas ni licuarlas ya que los niños deben acostumbrarse a masticar ese alimento, para evitar que cuando crezcan las rechacen por no querer masticarlas”. Entre las diversas opciones a incorporar se encuentran todo tipo de carnes desgrasadas (sin grasa visible) como la carne roja, el pollo y el pescado ya sea al horno, a la parrilla, a la plancha o hervidas.

No se debe acostumbrar a los niños a consumir pan, como alternativas se pueden consumir cereales en copos sin azúcar combinados con frutas y leche o yogurt.

El consumo de los azucares y dulces merece un apartado especial. “No se debe abusar del consumo, ya que socialmente están establecidos y se consume más de lo necesario y con demasiada frecuencia. A diferencia de ello, pueden formar parte del desayuno y/o merienda”, advierte la Lic. Grimberg.

Los kioscos saludables, una tendencia hoy, tienen como objetivo lograr una buena educación alimentaria nutricional, ya que muchos niños reciben un desayuno liviano en su casa y es en el recreo donde completan esta comida.

Entre los productos ofrecidos se encuentran: yogurts, frutas, ensalada de frutas, barras de cereal, galletitas con cereales integrales, alfajores a base de galletas de arroz, galletitas dulces en envases individuales (no sólo se debe tener en cuenta el tipo de alimento sino también la cantidad), frutas disecadas y frutos secos.

A partir del consumo de estos alimentos será mucho más fácil evitar las gaseosas o jugos artificiales (los cuales vehiculizan mucha cantidad de azúcar) y otras golosinas que resultan innecesarias para la alimentación de los niños.

Además, para prevenir malos hábitos, desde Ravenna recomiendan:

 

–          Enseñar a tener conductas saludables en la alimentación y actividad física.

 

–          Mejorar la autoestima mediante la aceptación del cuerpo y rechazar los patrones poco saludables que tienen los medios.

 

–          Evitar presionar a los niños; comprenderlos y dialogar ante posibles problemas, miedos y/o fantasías que tengan.

 

–          En caso de sobre peso charlar con el pediatra para investigar si es necesario la consulta con la nutricionista.

 

–          Comer en familia, en horarios establecidos, no saltear comidas y no castigar a los niños mediante la comida, como tampoco premiarlos con la misma.

Un comentario en “REGLAS DE ORO SOBRE LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.