Deshidratación en invierno: tips nutricionales para prevenirla

Menores de 6 años y adultos mayores son los más afectados
Si bien la deshidratación suele asociarse a las épocas más calurosas del año, en invierno también debemos cuidarnos de este padecimiento. El frío y la falta de transpiración disminuyen el deseo de beber agua, y en combinación con los resfríos, la ropa abrigada y ambientes calefaccionados, nuestro organismo se ve afectada. Desde Fundación Barceló brindan algunos consejos para ayudar a mantenernos saludables.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la deshidratación como la “alteración que sufren los seres humanos ante la ausencia de sales minerales y agua en el cuerpo”. Durante el invierno, el frío ralentiza la renovación celular y en consecuencia la capa formada por células muertas aumenta impidiendo que la secreción sebácea llegue fácilmente a la superficie, impidiendo una correcta lubricación y nutrición de la piel. Sus consecuencias difieran en relación a los de verano, estando entre las más frecuentes: piel seca, labios paspados y orina oscura.
El agua ayuda a regular la temperatura corporal y eliminar toxinas. Por eso cuando estamos deshidratados nuestro cuerpo debe trabajar más para todos los procesos generando, además de consecuencias visibles, más cansancio”. explica Norma Guezikaraian, directora de la carrera de Nutrición de Fundación Barceló. Desde la institución brindan algunas recomendaciones a tener en cuenta para mantenernos correctamente hidratados durante esta época del año:
  • Beber 2 litros de agua diarios.
  • No esperar a tener sed.
  • Tomar una sopa antes de cada comida: limitando la sal agregada de los caldos, sopas y cremas ya que produce retención de líquidos.
  • Incrementar el consumo de frutas y verduras: son alimentos ricos en agua que fomentan la hidratación.
  • Moderar el consumo de café y té: las bebidas actúan como diurético y contribuyen a la deshidratación.
  • Evitar el consumo de alcohol
En caso de realizar actividad física es conveniente beber aún más líquido. Lo ideal es sumar medio litro de agua antes y después del ejercicio y beber cada 10 y 15 minutos durante el proceso. “La deshidratación no tiene relación directa con el clima, siendo importante tomar conciencia y trabajar sobre nuestros hábitos de consumo diarios” agrega Guezikaraian.
El cuidado de la salud es uno de los principales objetivos de Fundación Barceló. Por esta razón, una vez más brinda información para ayudar a la comunidad a tener una alimentación saludable.
 
Acerca de la Fundación Barceló
La Fundación Barceló no sólo es sinónimo de conocimientos científicos y académicos, sino también una herramienta de transmisión de valores, orientado a la formación de profesionales comprometidos e involucrados con la problemática actual en el campo de la salud. La ubicación estratégica de sus tres sedes: Buenos Aires, La Rioja y Santo Tomé (Corrientes), brinda una experiencia educativa única, en la que los alumnos pueden tomar contacto con diferentes realidades sociales y sanitarias así como conocer las particularidades del sistema de salud argentino. Actualmente, la Fundación Barceló cuenta con carreras de grado y posgrado acreditadas por la CONEAU bajo exigentes estándares de calidad. Además de los cursos a distancia y extensión universitaria que, complementados con los convenios con hospitales, universidades y otras instituciones ofrecen una amplia y enriquecedora propuesta educativa para los futuros y actuales profesionales de la salud.   
 
Facebook: @fundacionbarcelo
Twitter: @fundbarcelo
Instagram: @fundbarcelo                 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.