Cómo cuidar a los bebés de las altas temperaturas

El verano es la época del año más esperada por la mayoría de la gente, porque se asocia a las vacaciones, el relax y la posibilidad de disfrutar del aire libre. Sin embargo, existen grupos de riesgo a quienes debemos proteger especialmente de las altas temperaturas, como los bebés.

En este sentido, si bien es un buen momento para estrechar el vínculo que nos une a nuestros hijos y realizar actividades afuera de casa, debemos tener cuidado de que la exposición al sol y el calor no se conviertan en un peligro para su salud, particularmente en menores de 5 años.

La Dra. Cecilia Avancini, médica pediatra y Jefa de Pediatría de vittal comparte los consejos más importantes a tener en cuenta para evitar la deshidratación. “En el caso de los bebés que se alimentan exclusivamente de la leche materna, es recomendable incrementar transitoriamente la frecuencia de las tomas y para ello, es esencial que las madres también estén bien hidratadas. A su vez, los lactantes que ya hayan incorporado semisólidos y mamaderas, deben tomar leche con más asiduidad así como otros líquidos (especialmente agua o jugos naturales colados) después de los alimentos”, detalla.

Respecto a la playa, no es aconsejable llevar a los niños hasta los seis meses. A partir de ese tiempo, se recomienda acudir en los horarios de menor exposición solar, evitando el rango de 10 a 16 hs, y protegerlos con gorros y sombrillas. Se pueden bañar en el mar o en la pileta si el agua está templada, introduciéndolos lentamente, creando una especie de juego, mojando primero las manitos, los pies y la nuca.

En relación a la ropa, salvo los bebés de pocas semanas, que aún no regulan bien la temperatura corporal, los lactantes y niños sienten más o menos el mismo calor que los adultos, por eso debemos evitar el sobre-abrigo, ya que sólo conseguiremos que se agobien, transpiren en exceso y la piel sufra irritaciones.

“La dermatitis afecta a un 10% de los bebés y en la mayoría de los casos se produce por el contacto con las heces y la orina y la presencia de una elevada humedad. Por lo tanto, hay que procurar que transpiren lo menos posible”, señala la Dra. Cecilia Avancini y sugiere dejarles siempre que podamos la colita al aire y extremar la higiene, utilizando jabón neutro y no aplicando talco. Si la zona se infecta, debemos recurrir al pediatra.

Los ventiladores, preferentemente de techo, y el aire acondicionado pueden utilizarse, siempre y cuando la temperatura no sea inferior a 23-24 grados. En cualquier caso, el bebé no debe estar expuesto nunca al aire de forma directa, ni tampoco someterlo a cambios bruscos de temperatura.

Además de ser más susceptibles a las variaciones térmicas, los niños están más expuestos a ser atacados por los mosquitos, por eso, una de las opciones para protegerlos es colocar una malla que no deje pasar los insectos. En salidas al aire libre, lo mejor es vestirlos con mangas largas y pantalones hasta los tobillos, optando por tejidos ligeros y colores claros. Las lociones y los aerosoles pueden servir para ahuyentar a los mosquitos, pero tenemos que asegurarnos de que sean aptos para la edad del niño, siempre consultando con el pediatra, y no aplicarlos en las manos o los pies porque el bebé podría chuparlos. Los insecticidas eléctricos, en principio, son inocuos, por lo tanto constituyen una buena alternativa dado que no dejan olor y protegen eficazmente contra los mosquitos.

En verano, se sugiere asimismo evitar las mochilas porta bebé, porque los pequeños viajan demasiado pegados al cuerpo de sus padres con el tronco completamente cubierto por la tela de la mochila, que aumenta la sensación de calor. Elegir, en lo posible, el  cochecito  y desplegar el toldo o la sombrilla de la sillita para disminuir el impacto de los rayos del sol en su piel es lo más aconsejable.

Finalmente, es normal que en días de mucho calor los bebés tengan menos apetito. Intentemos, no obstante, que hagan sus tomas en regularmente en lugares frescos y siempre hacia la misma hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.