INFERTILIDAD Y CALIDAD DE VIDA: UNA COMBINACIÓN COMPATIBLE

Un estudio de IVI revela que la percepción de la calidad de vida, en pacientes argentinas es mayor que en pacientes españolas

 

  • El mayor acceso a consultas psicológicas en Argentina podría ayudar a preparar mejor a las pacientes de esta región
  • La cobertura integral a tratamientos de Reproducción Asistida quita el factor económico pudiendo mejorar la percepción de calidad de vida en las pacientes argentinas

BUENOS AIRES, ENERO DE 2018.-  Una de las consecuencias de la infertilidad es el impacto que puede llegar a tener en las personas, especialmente al momento de recibir esta noticia. Sentimientos de bronca, humillación y angustia son muy comunes en los pacientes que transitan este camino. Ante esta situación, una típica reacción es negar y canalizar la tristeza en otros conflictos: estrés, cansancio o necesidad de vacaciones. La infertilidad es un saber conocido pero ninguna persona lo piensa para sí misma. Cuando se produce el diagnóstico, hay que enfrentar la frustración de un deseo y la pérdida de control de la situación y del propio cuerpo, porque la maternidad o paternidad pasa a depender de terceros, describe la Lic. María Villamilpsicóloga de IVI Buenos Aires. “Por eso, junto a nuestros colegas de IVI Barcelona, nos pareció importante comparar la calidad de vida de las personas con problemas de infertilidad, a través del Fertility Quaity of Life (FertoQol), instrumento avalado por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) y la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM)” resalta la licenciada.

 

Infertilidad y calidad de vida: una combinación posible en Argentina

 

–  Durante el 2017 se realizó, en IVI Buenos Aires e IVI Barcelona, el primer estudio para evaluar el bienestar general de las pacientes que atravesaron tratamientos de Reproducción Asistida. Como resultado se conoció que la percepción de las pacientes argentinas de su calidad de vida es significativamente mayor que la de las pacientes españolas. Lo que implica un alto nivel tanto en el plano emocional, relacional, laboral como social.

 

–  En total, se analizaron 100 casos en Argentina y 116 en España, y fueron descartados los casos masculinos por ser un número mucho menor al de los casos femeninos. El método para llevar a cabo este estudio fue el Fertility Quality of Life (FertiQol), cuestionario que evalúa el impacto de la infertilidad en áreas de la vida de los pacientes como la autoestima, las emociones, la vida laboral y las relaciones sociales de las personas.

 

–  Al analizar los resultados, que en todas las categorías fueron mayores en el caso de las mujeres argentinas, se estimaron algunas condiciones que influyen al momento de enfrentar la infertilidad: en nuestro país, el psicoanálisis y el tratamiento psicológico en general están socialmente aceptados y se considera una actividad positiva y cotidiana en la vida de las mujeres y los hombres. Dada esta situación es muy probable que las mujeres analizadas se hayan tratado con terapias psicológicas, ya sea antes o a partir de la situación de infertilidad. Esta es una de las principales ayudas para transitar con optimismo el diagnóstico y los tratamientos de reproducción asistida.

 

–  Otra de las razones que colaboran en la generación de una buena calidad de vida en las personas con infertilidad en Argentina, es la existencia de la Ley 26.862, de “Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida” (sancionada en 2013), que se debe cumplir tanto en el sector público como en el privado, en los ámbitos de salud y de seguridad social. En España, en cambio, los tratamientos de reproducción asistida no están subvencionados de igual manera y tienen un coste elevado, lo que puede influir en el nivel de estrés y de angustia en las personas con diagnóstico de infertilidad, por no poder afrontar tales gastos o tener que hacer grandes esfuerzos para acceder a los tratamientos.

 

–  “Es muy importante aceptar la crisis y transitar el duelo que genera el diagnóstico de infertilidad. Esta aceptación no es fácil para muchos pacientes, por eso incentivamos la búsqueda de apoyo psicológico para lograr un mejor equilibrio emocional frente a este camino. A veces dicho apoyo puede ser de forma individual, en pareja o hasta grupal. Pero el objetivo es siempre el mismo, prevenir la aparición de cuadros clínicos, ayudar a mantener la esperanza y optimismo durante el tratamiento, así como ayudar al logro de los objetivos personales” finaliza la Lic. Villamil.

 

–  El estudio, del que participaron tanto el Dr. Fernando Neuspiller como la Lic. María Villamil Quiroga, fue realizado con el consentimiento de las mujeres españolas y argentinas, y publicado en 2018 en el marco del libro “La reproducción asistida, una visión integradora de los retos en la intervención psicológica”, número 24 de los Cuadernos de Medicina Reproductiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.