Tener una mascota disminuye el sentimiento de soledad en los adultos mayores

A lo largo de los años el concepto de vejez fue cambiando como consecuencia del incremento de la esperanza de vida y por considerarse un momento en el que las personas pueden concretar aquellos deseos que, debido a sus responsabilidades, no tuvieron la oportunidad de cumplir durante su edad adulta. A pesar de que en la actualidad esta etapa está cada vez más asociada al disfrute, en algunos casos trae aparejados sentimientos de soledad, improductividad y aburrimiento que pueden ser disminuidos con el acompañamiento de una mascota.

Según un estudio elaborado por el departamento de psiquiatría de la Universidad de Rochester Medical Center (2014), mediante el cual se buscó describir la asociación entre la tenencia de una mascota y el sentimiento de soledad que aparece en los adultos mayores, se detectó que los pacientes que vivían con sus perros o gatos tenían en promedio un 36% menos de esta sensación que aquellos que no poseían un animal de compañía. En consecuencia, los especialistas concluyeron que, además de estos beneficios, también existe una disminución de las secuelas que estos sentimientos traen aparejados, como los problemas cardiovasculares y la depresión.

“Las personas que buscan adoptar una mascota en este periodo de la vida son en su mayoría jubilados cuyos hijos partieron de su hogar. En estos casos, les recomendamos sumar a su familia un animal adulto, ya que su carácter y comportamiento está desarrollado, lo que evitará un esfuerzo extra para su crianza y educación”, recomendó Tamara Cursach, Responsable de Divulgación Científica de Vitalcan.

 

Pero la presencia de perros y gatos no favorece únicamente a los adultos mayores que viven solos, sino que también a aquellos que se encuentran en residencias geriátricas. Según la investigadora de la Facultad de Educación de la Technische Universität de Dresde de Alemania, Sandra Wesenberg, los abuelos que recibieron seis meses de sesiones de terapia con especialistas y perros tuvieron períodos más largos de atención y conversación con personas de su entorno que aquellos que únicamente fueron tratados por un terapeuta.

Sin embargo, a pesar de que la presencia de las mascotas genera un impacto positivo en la vida de las personas mayores de ambos sexos, el sentimiento de apego que las mujeres tienen con sus perros o gatos es mayor que el de los hombres. Según los investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH), donde analizaron las diferencias en las estructuras cerebrales que se activan cuando las mujeres ven imágenes de sus hijos y de sus propios perros, el sentimiento que se presenta en una mujer al pensar en un hijo, así como la actividad cerebral, es similar a la que se registra cuando piensan en sus compañeros con cuatro patas.

Los beneficios que la presencia de una mascota genera en las personas no es únicamente psicológico, sino que también físico, según lo menciona el estudio Pet Ownership and Older Women: The Relationships Among Loneliness, Pet Attachment Support, Human Social Support, and Depressed Mood. En base a este último punto, Tamara Cursach destacó: “los perros necesitan realizar paseos y ejercicios diarios, y esta es una actividad que favorece también a los adultos y les permite llevar una vida más activa. Este tipo de actividades ayudan a evitar el sedentarismo y reforzar el vínculo con ellos”.

Si bien la compañía de cualquier perro o gato trae aparejados sentimientos positivos en los adultos mayores, existen algunas consideraciones especiales a tener en cuenta, por lo que el equipo técnico de Vitalcan realizó estas recomendaciones para elegir una mascota ideal para los adultos mayores:

-Buscar animales de edad adulta o avanzada y evitar los cachorros, que necesitan mayores cuidados sanitarios y mayor tiempo de educación y enseñanza.

-Buscar un animal de una talla que se adapte a la vivienda del futuro adoptante y a las posibilidades de poder pasearlo. Las mascotas grandes o gigantes suelen requerir lugares más espaciosos y podrían demandar un mayor esfuerzo físico de quien los pasea y cuida.

-Si se prefiere adquirir un animal de raza, es recomendable buscar una que se caracterice por su temperamento tranquilo, por ser sociable y de tendencia cariñosa.

-Recordar que los gatos son una excelente compañía, ya que requieren menos espacio y no es necesario sacarlos a pasear, bañarlos, etc. Además, aunque son más independientes que los perros, tiene una gran capacidad afectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.