La rabia, una enfermedad mortal que puede prevenirse

Especialistas recuerdan la importancia de inmunizar a perros y gatos para evitar la proliferación del virus
Buenos Aires, septiembre 2018.- Con el comienzo de la primavera y la reaparición de los murciélagos (que están más activos en primavera y verano) recrudece la preocupación por la rabia, una zoonosis de origen viral transmitida principalmente por los perros y gatos, y algunos animales silvestres como murciélagos y zorros. También pueden contraer esta enfermedad los caballos y las vacas. En todos los casos, la proliferación de la rabia puede ser prevenida mediante determinadas medidas sanitarias como es el caso de la vacunación.
A pesar de que perros y gatos tienen las mismas posibilidades de contagio que los humanos, ya sea a través de la mordida de otro animal de su misma especie o de un murciélago portador del virus, durante el 2017 la cantidad de felinos infectados se incrementó respecto al mismo periodo del 2016[1] y una de las causas fue la predación. “Por naturaleza, los gatos tienen por instinto el hábito de la caza, acción que podría ponerlos en riesgo de contagio si no están vacunados. Cuando los felinos atrapan un murciélago infectado, lo comprimen en sus fauces y así reciben el virus”, explicó Tamara Cursach, Responsable de Divulgación Científica de Vitalcan.
En esta línea, la veterinaria insistió en que es muy importante tomar los recaudos necesarios para evitar que los animales domésticos se contagien porque, además de poner en riesgo su vida, al ser portadores del virus podrían llevan la enfermedad al hogar. “Tomamos conocimiento de varios casos donde las mascotas contraen rabia en sus propias casas, por un murciélago que ingresa. Por ese motivo, es relevante tener a nuestros perros y gatos con su vacunación antirrábica al día. Esta dosis obligatoria que debe aplicarse de forma anual, está incluida en campañas nacionales que contemplan su suministro en forma gratuita en distintos distritos. De esta forma, evitamos que toda la familia quede expuesta al contagio de esta enfermedad que tiene una alta tasa de mortalidad,explicó.
Según la Guía para la prevención, vigilancia y control de la rabia en Argentina desarrollada por la actual Secretaria de Salud de la Nación, una vez que el virus penetra el organismo animal permanece en el sitio de inoculación o entrada durante un tiempo muy variable. Por dicho motivo, en perros y gatos se estima que el periodo de incubación puede durar desde algunos días a 24 meses, hasta que aparezcan los primeros síntomas. Una vez que los síntomas se manifiestan, la enfermedad se comporta como mortal y por eso, es tan importante su prevención.
Si se sospecha que un perro o gato tuvo contacto con un murciélago o fue mordido por otro animal, es importante acudir al Médico Veterinario, quien someterá a la mascota a una serie de controles necesarios para evaluar su estado e iniciar su tratamiento en el caso de ser portador del virus.
Entre los principales síntomas que presentan los perros y gatos contagiados se encuentran:
– Hipersensibilidad a los estímulos visuales y auditivos
– Anorexia
– Agresividad (intentos de morder en forma indiscriminada)
– Convulsiones
– Mirada perdida
– Incoordinación motora
– Parálisis mandibular, lengua péndula y/o babeo
– Dificultad o imposibilidad de tragar
– Estrabismo 
– Parálisis ascendente
En el caso de que una persona sea mordida por un animal se recomienda: lavar la herida con agua y jabón por varios minutos (nunca con alcohol u otro desinfectante) y concurrir lo más rápido posible al centro de salud más cercano. Adicionalmente, la mascota agresora debe ser sometida a una observación antirrábica de 10 días.
Para evitar la proliferación de la rabia es importante tomar determinadas medidas de precaución. “Es obligatorio que le apliquemos a nuestras mascotas la vacuna antirrábica a los 3 o 4 meses de edad y reforzar dicha dosis de forma anual. Además, los dueños de perros y gatos deben tener la certificación de vacunación firmada por un profesional veterinario privado habilitado o perteneciente a centros de vacunación públicos oficiales al día”, recomendó la especialista de Vitalcan.
Asimismo, en el caso de encontrar un murciélago se aconseja no tocarlo bajo ninguna circunstancia (incluso aunque parezca muerto), taparlo con un balde para evitar el contacto con los animales y niños del hogar y llamar al centro de zoonosis municipal más cercano para que un profesional retire al animal y lo envíe al laboratorio para su análisis. Además, es de suma importancia enseñarles a los menores que los murciélagos no son una mascota y que no se debe tratar de alimentarlos ni de manipularlos. Como no es habitual que estos animales estén visibles de día, y menos en el piso, en el caso de ser encontrados las probabilidades de que tengan rabia son muy altas.
Centro de vacunación gratuito en la Ciudad de Buenos Aires
Instituto de Zoonosis Luis Pasteur
Teléfono: 4958-9900
Dirección: Av. Díaz Vélez 4821, Caballito
Lunes a viernes de 08:00 a 17:00 h. y los sábados y domingos de 8:00 a 16:00 h.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.