Recomendaciones para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico

El 19 de agosto se conmemora el Día Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), en homenaje al nacimiento del pediatra argentino Carlos Gianantonio hace 92 años, cuyos aportes fueron fundamentales para conocer cómo tratar y prevenir esta enfermedad.

El SUH es una infección  generada por una  bacteria  llamada escherichia col (E.Coli), la cual produce una toxina que causa una diarrea sanguinolenta y puede ocasionar complicaciones severas como insuficiencia renal, llegando incluso a provocar la muerte. Pese a ser una enfermedad grave, la mayoría de los pacientes que reciben un tratamiento adecuado a tiempo se recupera completamente. Sin embargo, niños menores de 5 años, mayores de 75 años y personas con determinados cambios genéticos son más propensos a sufrir esta patología y más vulnerables a sus efectos. De hecho, el Síndrome Urémico Hemolítico ocasiona que el 20% de los niños afectados por este mal requieran un trasplante de riñón.

¿Dónde se encuentra la toxina responsable del SUH? Se la puede encontrar, fundamentalmente, en carnes sin cocción completa. En este sentido, la carne picada es el producto de mayor riesgo. Otros focos de alerta son la leche sin pasteurizar y productos elaborados a partir de ella, aguas contaminadas de piletas o lagos, verduras como lechuga, repollo u otros vegetales que se consumen crudos y son regados con aguas contaminadas con heces. Además, hay que tener en cuenta que la enfermedad se puede propagar a través del contacto cercano con una persona infectada, por ejemplo, dentro de una familia o en un centro de cuidado de día o guardería infantil.

Entre los síntomas se pueden presentar diarreas sanguinolentas, dolores abdominales, vómitos, fiebre ocasional, fatiga, pequeños hematomas, sangrado por nariz o boca, disminución de orina, cuadros de confusión o convulsiones y otros más severos como deficiencias renales. El período de incubación es de 3 a 9 días.

Al respecto, la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica de vittal, comparte consideraciones generales y recomendaciones para reducir la incidencia del Síndrome Urémico Hemolítico:

  • La carne o los productos contaminados con E. coli no necesariamente tiene mal aspecto, mal olor o mala textura.
  • Al comprar carne picada es preferible que sea procesada en el momento, ya que se altera más rápido que un trozo de carne entera.
  • Al comprar productos envasados, prestar atención al estado del envase y las fechas de vencimiento y cuidar que no pierda la cadena de frío.
  • No volver a congelar un alimento que ya fue descongelado, ya que eso favorece la contaminación con microorganismos y su posterior proliferación.
  • Descongelar los alimentos, fundamentalmente la carne, en la heladera y no a temperatura ambiente, ni aproximándolos a una fuente de calor o bajo el chorro de la canilla.
  • Asegurarse que, antes de cocinar el alimento, se haya completado su descongelación, sobre todo cuando se trata de piezas grandes.
  • No comprar huevos con cascara rota o sucia.
  • No consumir leche sin pasteurizar.
  • Lavarse bien las manos antes de cocinar, comer, después de ir al baño y después de cambiar pañales.
  • Limpiar los utensilios y las superficies donde se prepara  la comida.
  • Cocinar bien la carne.
  • Separar los alimentos crudos de los alimentos listos para consumir. No colocar carne cocida en platos en los que antes haya habido carne cruda.
  • Lavar detenidamente la fruta y la verdura antes de colocarla en la heladera.
  • De no poseer agua corriente de red, hervirla antes de usar.
  • No nadar en aguas contaminadas.

 

Acerca de vittal

vittal es la organización de urgencias y emergencias médicas extra hospitalarias más grande de la Argentina. Cuenta con la mayor cobertura geográfica para proteger a individuos y empresas en la Ciudad de Buenos Aires, GBA y el interior del país. Dispone de personal médico calificado y la flota más completa de móviles de alta complejidad equipados con tecnología de avanzada, con los que atiende más de 1.000.000 de auxilios anuales, a un promedio de 2.700 atenciones diarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.