Crítica “Piazzolla, los años del tiburón”

El documental sobre el artista argentino es un retrato cinematográfico, musical, sobre su arte, su familia y los secretos que encierran sus creaciones. Compuesto en un noventa por ciento con materiales audiovisuales inéditos del acervo personal.

 

Piazzolla, los años del tiburón” narra hechos jamás contados de la vida de Astor Piazzolla, compositor marplatense quien, sin lugar a dudas, marcó un antes y un después en la cultura argentina.

Un Piazzolla contado en primera persona sumado a los audios de las entrevistas que le hiciera su hija Diana, previo a escribir el libro que contaría la vida de su padre. Su infancia, sus tratamientos para corregir una malformación de una de sus piernas, el significado de su afición por la pesca de tiburones, los años en Nueva York, su encuentro con Carlos Gardel. Su hijo Daniel, que asoma cada tanto en el documental, quien con miradas, pocas palabras pronunciadas o mínimos movimientos corporales muestra la admiración y nostalgia por la vida de un ícono que fuera su padre.

Este documental con características bien particulares es el resultado del minucioso trabajo de su director Daniel Rosenfeld quien logró que esos materiales se convirtieran narrativamente poderosos. Eso le demandó alrededor de 3 años de ardua tarea más 1 año y medio de montaje.

Una anécdota que lo define: Astor paró un taxi en esta época en la que tenía peleas por su propia música y el taxista le dijo: “¿Usted es Piazzolla? ¡Bájese!“. Bueno, y Astor dice: “¿Qué hice yo? Yo solamente cambié el tango“.

Un viaje a un Piazzolla íntimo, a todo lo que amaba, Buenos Aires, Mar del Plata, su familia, Nueva York… Un vanguardista.  Excelente documental. Es un Piazzolla por Piazzolla.

Marcela Fittipaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.