Actualidad

Trump aclara y oscurece

INS√ďLITO: TRUMP DIJO DESPU√ČS DE LA TEMPESTAD QUE DESAT√ď EN WASHINGTON POR DESAUTORIZAR A LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA DE SU PA√ćS QUE S√ć CREE QUE RUSIA INTERFIRI√ď EN LAS ELECCIONES DE 2016

 

Trump y Melania, de vuelta a casa | Foto de Shealah Craighead, White House

Que sí, que no, que Donald Trump, abochornado por republicanos y demócratas después de haberle dado más crédito a su par de Rusia, Vladimir Putin, que a su gobierno durante la cumbre realizada en el Palacio Presidencial de Helsinki se vio obligado a atemperar las críticas con una suerte de autocrítica. Dejó dicho que el malentendido se debió a un lapsus cuando descreyó de las investigaciones de los servicios de inteligencia de Estados Unidos sobre la injerencia de espías rusos en las elecciones de 2016. Lo hizo con tan poco énfasis que no pareció creer ni en sus propias palabras.

La cordialidad de Trump con Putin, encaramado en la gloria tras haber organizado la¬†Copa Mundial de F√ļtbol, fue el¬†reverso de sus ataques a Alemania, de sus presiones a los gobiernos europeos para que aumenten sus aportes a la Organizaci√≥n del Tratado del Atl√°ntico Norte (OTAN) y de sus elogios al renunciante canciller brit√°nico Boris Johnson durante la visita a la primera ministra Theresa May. Un desatino tras otro, coronado con loas al responsable de la inestabilidad de¬†Ucrania, de la permanencia¬† en el poder del dictador sirio¬†Bashar al Assad, del envenenamiento de la relaci√≥n con el¬†Reino Unido¬†y, sobre todo, de la intromisi√≥n en las presidenciales norteamericanas.

Lo hab√≠a probado unos d√≠as antes de la cumbre con Putin el fiscal especial¬†Robert Mueller, desautorizado por Trump bajo el manto de una expresi√≥n recurrente en su l√©xico, caza de brujas, de modo de insistir en sus reproches contra la excandidata dem√≥crata¬†Hillary Clinton, enemiga de Putin por haber impulsado las sanciones contra¬†Rusia¬†por la anexi√≥n de la pen√≠nsula de¬†Crimea¬†cuando era secretaria de Estado de¬†Barack Obama. Trump sigue en campa√Īa, como si no hubiera ganado las elecciones, m√°s all√° del favor que pudo haber recibido del gobierno de Putin.

Entre los europeos, aliados hist√≥ricos de¬†Estados Unidos, no hizo m√°s que levantar ampollas con su reclamo de m√°s fondos del √°rea de defensa para la¬†OTAN, como antes con¬†la ruptura del trabajoso acuerdo con Ir√°n¬†y con la salida del pacto clim√°tico. Esta vez, m√°s all√° de su ret√≥rica belicista, se pas√≥ de la raya. Su amabilidad con Putin se tradujo en¬†Estados Unidos¬†en una palabra clave y grave: traici√≥n. ¬ŅPor qu√© deb√≠a congraciarse con un adversario de los valores y de las instituciones de su pa√≠s? Quiso arreglarlo a su regreso a¬†Washington, pero no convenci√≥ a nadie. Quiz√° porque tampoco estaba convencido √©l mismo, obsesionado en borrar las sospechas sobre su victoria electoral.

Conspiración: cómo ayudó  Putin a Trump

Las sospechas se robustecieron con la detenci√≥n en¬†Estados Unidosde¬†Maria Butina, colaboradora rusa de¬†Alexander Torshin, pol√≠tico y banquero cercano a Putin. La acusan de conspirar contra el gobierno norteamericano. Tambi√©n se robustecieron con el primer paso de la¬†Fiscal√≠a General del Estado de Rusia: divulg√≥ una lista de funcionarios y exfuncionarios de¬†Estados Unidos, en su mayor√≠a dem√≥cratas, que desear√≠a interrogar. Entre ellos,¬†Michael McFaul, embajador en¬†Mosc√ļ¬†entre 2012 y 2014, durante el gobierno deObama.

El fiscal Mueller imput√≥ tres d√≠as antes del c√≥nclave entre Trump y Putin a 12 esp√≠as rusos por la virtual interferencia en las elecciones. Motivo m√°s que suficiente para rega√Īar a Putin en lugar de halagarlo. Las ambiguas explicaciones de Trump (‚Äúcuando dije que no veo ninguna raz√≥n por la que deber√≠a serlo quer√≠a decir no veo ninguna raz√≥n por la que no deber√≠a serlo‚ÄĚ) empa√Īaron a√ļn m√°s el horizonte. Quiso aclararlo, pero lo oscureci√≥. ¬ŅQu√© le debe a Putin, cuyo gobierno le arrebat√≥ a¬†Inglaterra¬†la sede del¬†Mundial y vive bajo sospecha por el envenenamiento de exesp√≠as rusos radicados en la cuna del¬†Brexit? En principio, que haya guardado secretos.

Esos secretos, seg√ļn el periodista brit√°nico¬†Luke Harding, autor del libro¬†Conspiraci√≥n, incluyen contactos de personeros de Trump previos a las elecciones con jerarcas y empresarios rusos¬† tanto en¬†Rusia¬†como en¬†Ucrania¬†y escenas bochornosas. Trump, dice Harding, se aloj√≥ en la misma suite del hotel¬†Ritz-Carlton, de¬†Mosc√ļ, que ocuparon los Obama en 2013 ‚Äúpara profanar el lecho‚ÄĚ con prostitutas. ‚ÄúEra sabido que el hotel estaba controlado por el¬†Servicio Federal de Seguridad (FSB)¬†con micr√≥fonos y c√°maras ocultas en todas las habitaciones para grabar lo que quisieran‚ÄĚ, apunta, m√°s convencido del odio de Trump a los Obama que Trump de sus propias palabras.¬†

Jorge Elías
Twitter: @JorgeEliasInter

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva Espa√Īa, Diario La Naci√≥n, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.