Alergia: una afección que también padecen las mascotas

Reacciones a la alimentación, picaduras y factores externos. Cómo saber si los perros y gatos están atravesando un cuadro alérgico

Buenos Aires, julio de 2018.- En julio se celebra el Día Mundial de la Alergia, y cada año se realizan acciones para educar a la sociedad acerca de cómo detectar y tratar esta afección que, según las estadísticas de la World Allergy Organization (WAO), afecta al 40% de los habitantes del planeta. A pesar de que estos datos corresponden a los humanos, la fecha se convierte en una buena oportunidad para prestarle atención a la salud de las mascotas quienes también pueden padecerlas.

Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunitario a una sustancia que reconoce como extraña y dañina (alérgeno) pero que es de bajo riesgo para la mayoría de las mascotas. “En este tipo de respuestas del organismo intervienen varios factores, entre los cuales la genética del animal es fundamental” explicó Celeste Kambourian, asesora técnica de Vitalcan. La médica veterinaria también advirtió que, a diferencia de las personas que en general encuentran una forma de aliviar la picazón, los perros y gatos que manifiestan alergias pueden llegar a hacerse mucho daño a sí mismos al momento de rascarse, por lo que es importante detectar a tiempo las señales e iniciar un tratamiento.

Los alérgenos suelen ingresar al organismo de las mascotas por diferentes vías: respiratoria, digestiva y percutánea. En el caso de las alergias alimentarias, el signo dermatológico más común es un intenso prurito en las primeras horas luego de la ingesta del antígeno, por lo que, si nuestra mascota consume un alimento y luego aparece el signo, rápidamente podremos asociarlo y detectar el alérgeno. Por el contrario, si el alérgeno se encuentra en su ración diaria, el prurito será constante, más marcado, continuo, y sin evidente asociación al consumo de su alimento. Es importante saber que el inicio del prurito no está acompañado por otros cambios cutáneos, sin embargo, el rascado intenso autoinfligido genera rápidamente lesiones secundarias. explicó la asesora técnica de Vitalcan.

Las alergias pueden ser estacionarias o no, localizadas o generalizadas. “Muchas veces el prurito está asociado a piodermias, es decir, a infecciones bacterianas de la piel. Éstas intensifican aún más la picazón y generan un olor desagradable en la piel del animal. Además, en estos casos, es muy frecuente la presencia de otitis externas” señaló Celeste Kambourian.

Alergias más frecuentes

-Picaduras de pulgas y garrapatas: este tipo de alergia genera picazón y, en algunos casos, se observa pérdida del pelo en la zona afectada, que también puede extenderse a otras áreas.

-A los humanos: si bien es un descubrimiento de corta data, está comprobado que algunos gatos son alérgicos al polvo de algunos hogares, al humo de cigarrillos, a la caspa y a la piel descamada del hombre o hasta a su perfume. Por lo tanto, estos factores pueden producirle una inflamación de las vías respiratorias e inclusive llevarlos al asma.

-A los alimentos: esta reacción se desencadena por algún componente de la dieta que le genera una hipersensibilidad alérgica. Para detectar qué es lo que la está causando, se puede hacer un test de eliminación alimentaria restringiendo algunos ingredientes hasta descartar cuál es el que le da esa reacción y poder evitarlo.

“Los dueños de mascotas cuentan con soluciones como Vitalcan Therapy Hipoallergenic Care, que es un producto con proteína hidrolizada. Este tipo de productos se basan en la reducción del tamaño de la proteína para eliminar su antigenicidad, por lo que se pueden utilizar como dieta de eliminación. Este tipo de dieta de prueba consiste en utilizar la ración hidrolizada por un periodo determinado, en el que deben disminuir o desaparecer los signos. Luego se expone a la mascota a diferentes ingredientes que estén bajo sospecha de causar reacción (lo que comúnmente se llama dietas desafío) y, cuando se observa la aparición de síntomas, se asocia la alergia a ese ingrediente”, explicó la asesora técnica de Vitalcan. De esta forma, los profesionales veterinarios pueden identificar cuáles son los ingredientes que generan alergia en la mascota y así poder evitarlos.

Kambourian también señaló que la localización del prurito puede ayudar a detectar el tipo de alergia existente: por ejemplo, en las alergias alimentarias y en la atopía o por inhalación, el prurito está generalizado con mayor intensidad en espacios interdigitales, cara, axilas e ingle. En las de contacto, se encontrará localizado en la zona del cuerpo que contacta con el alérgeno problema.

Para evitar cualquiera de estos padecimientos es importante estar atento a que ningún tipo de ectoparásito viva en la piel de las mascotas (como las pulgas y las garrapatas); no darles alimentos fuera de su dieta; revisar periódicamente la piel del animal, estar atento a cambios o irritaciones en los ojos y oídos, y por supuesto consultar con el veterinario de confianza ante cualquier duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.