La boda de Harry y Meghan por Roberto Devorik

Meghan estaba vestida espléndida como así también la tiara que llevó. No podía estar mejor.

Sobre la ceremonia la definiría así: Harlem llegó a Windsor

Entiendo perfectamente la actitud de la reina que estaba shockeada como así también lo demostraban los miembros de la aristocracia y la familia real.

Habiendo estado en cinco casamientos reales, siento que esta boda ha producido un impacto muy fuerte en la aristocracia inglesa.

En el único momento que experimenté que Diana estaba representada fue cuando Sheku, el violonchelista de 19 años, interpretó las dos partituras. Una Maravilla. Eso hubiera sido suficiente.

El sermón del obispo Michael Curry invadió la cultura y el coro gospel que interpretó “Stand by me” era ideal para el Roxy de Harlem, pero no para una capilla real.

Roberto Devorik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.