Bergoglio y yo por Marcela Fittipaldi

Me defraudó!!!! Pudo más su militancia política que su caridad cristiana. En síntesis, es un hombre, con todos los defectos y las virtudes de los seres humanos. Está muy lejos de ser el representante de Dios en la Tierra: equilibrio, unión, caridad, amor al prójimo, despojarse de todo por el otro, entender, conciliar son palabras que no están en su diccionario. Una gran pena para nosotros los católicos a los que nos pide todo lo que él no es ejemplo ni capaz de demostrar con hechos concretos. Dios existe pero él no es su representante

2 comentarios en “Bergoglio y yo por Marcela Fittipaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.