Tips sobre percepciones de ingresos brutos para evitar costos no recuperables por Juan Onetto, CEO de Colppy

Buenos Aires, ARGENTINA. Febrero 2018.- Las percepciones de ingresos brutos forman parte del total de la factura en muchas de las compras realizadas. Estos importes incrementan el monto a pagar, y, además, pueden transformarse en un verdadero costo.

Atentos al precio de los productos, a las bonificaciones por cantidad o a la financiación, muchas veces las personas olvidan prestar suficiente atención a los componentes impositivos que forman parte del precio final de la factura.

Además del IVA, en muchas ocasiones, el precio final de la factura de compra contiene otros componentes impositivos, como las percepciones de ingresos brutos, cuya aplicación depende de los fiscos provinciales, cada uno regulado con sus propias normas.

Estas percepciones son facturadas y cobradas por los proveedores, a quienes la autoridad fiscal ha designado como agentes de percepción. Se tratan de un porcentaje del precio neto y, en principio, funcionan como un pago a cuenta del impuesto. Es decir, que al momento que el contador prepara la declaración jurada de ingresos brutos podrá descontar las percepciones que cobran los proveedores del total a pagar. Pero ese crédito puede transformarse en un verdadero costo (o en un monto inmovilizado difícil de recuperar), al que conviene prestar atención para evitar perder dinero.

¿Cómo evitar que las percepciones se conviertan en un costo?

Identifica siempre la jurisdicción a la que corresponde la percepción: por el uso excesivo de abreviaturas,  o simplemente por omisión, muchas veces no está claramente identificada la provincia a la que corresponde  la percepción. Si eso sucede, solicítale inmediatamente al proveedor que identifique claramente cuál es la jurisdicción y el régimen o normativa que aplicó.

De esta forma, solo conociendo la jurisdicción podrás:

  • Saber si corresponde que te apliquen esa percepción
  • Conocer si está bien calculada
  • Contabilizar correctamente el comprobante

Si la percepción está correctamente identificada y contabilizada, el contador podrá descontarla del monto a pagar en la declaración jurada mensual de ingresos brutos, evitando errores y posteriores reclamos fiscales.

En estos casos, ante diferencias de precio o cantidad, es conveniente contactar al proveedor sin demora para que la nota de crédito se genere en el mismo mes en que se emitió la factura. Si no es así, es posible que el proveedor no devuelva la percepción. Por esta razón, el contador es el profesional idóneo que para ayudar a determinar, según el encuadramiento impositivo de la empresa, cuáles son las percepciones corresponde que cobren los proveedores y cuáles no.

Es necesario estar alerta con estos montos agregados en las facturas y adoptar una actitud activa. Esto evitará que se cobre más que lo que corresponde. Y, en caso de que suceda, será posible reclamar a tiempo. De otra manera, estos montos podrían ir generando dinero inmovilizado en saldos a favor de difícil o lenta recuperación.

Administrar las percepciones para aplicarlas en el impuesto correspondiente es una tarea importante que conviene simplificar y estandarizar con un sistema de gestión online. Un software contable te permitirá listar reportes de retenciones y reportes de percepciones. Con estos reportes podrás controlar la imputación y tener la información disponible para el cómputo en tus liquidaciones de impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.