La ejecutiva que dejó el mundo corporativo para convertirse en freelancer a los 50

Sandra Oistaczer – De Gerente en un banco a Diseñadora Textil

Tras una exitosa carrera de 20 años en el mundo de la banca, ésta ejecutiva decidió dar un giro de 180º y convertirse en freelancer. La importancia de ser autodidacta, el placer de la autogestión y cómo hacer un impacto directo en la vida de las personas.

 

Los cambios laborales naturalmente afectan a las personas, y mucho más si se trata de uno que implica dejar atrás 20 años en una industria específica. Es allí cuando surgen los temores y la pregunta ¿podré adaptarme exitosamente a un mundo con nuevas reglas y una forma de trabajo completamente diferente?

Sandra Oistaczer, una argentina de 52 años, se desempeñó por más de 20 años como Gerente en un banco internacional y se convirtió en diseñadora textil.

Desde muy joven, a Sandra siempre le apasionó el arte. Trabajó con varios artistas locales que le ayudaron a desarrollar aún más su sentido estético a través de los años. El diseño se transformó en un medio de expresión propio, y aprovechando su lado techie, Sandra pudo combinar arte y tecnología con plataformas como Photoshop e Illustrator y se capacitó en sitios como Skillshare de forma autodidacta.

“Leí sobre plataformas de mercado de trabajo. Empecé a trabajar en Nubelo, que luego fue adquirida por Freelancer.com. Probé suerte en los concursos que encontré interesantes, y gané algunos”, dijo Sandra, destacando la confianza que le dio ese puntapié inicial. “De a poco, construí un muy buen portfolio y una buena reputación con las reseñas que los empleadores dejaban sobre mi trabajo. Los trabajos no tardaron en llegar”.

Sandra busca a través de su trabajo hacer una diferencia en la vida de los demás. Recuerda un proyecto en el que un empleador le pidió que diseñara una plantilla de grabado del iPad de su familia. “El iPad grabado fue el regalo de aniversario del empleador para su esposa. Había hecho algo similar antes, pero el grabado del iPad anterior solo mostraba los nombres de sus hijos. En mi diseño, agregué las siluetas de los niños”, relata entusiasmada un detalle que hizo la diferencia.

“Entendí rápidamente que era una auténtica muestra de amor por su familia. Más tarde, me envió una foto del iPad grabado, diciéndome que a su esposa le encantó y que planea continuar con la tradición en el futuro. La experiencia fue realmente conmovedora” finaliza la diseñadora.

Hacer una diferencia en la vida de otras personas en todo el mundo potencia a Sandra, y la inspira a ir por más. Eso representa para ella un éxito en sí mismo.

“Mi sueño es seguir haciendo lo que amo y poder ganarme la vida con eso. Freelancer.com es el lugar con el que cuento y confío todos los días para encontrar nuevos desafíos y oportunidades”, finaliza Sandra, demostrando con su historia que nunca es demasiado tarde para probar cosas nuevas y, al mismo tiempo, impactar positivamente en la vida de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.