Bella Cruise, la hija de Tom Cruise y Nicole Kidman, lanza una marca de moda

Bella Cruise en febrero de 2016 en una exposición en Londres. GETTY IMAGES

La firma, que empieza con una colección de camisetas, se llama BKC, siglas que incluyen el apellido de su madre con la que siempre se ha especulado sobre su mala relación

Sus padres son dos de las rutilantes estrellas del firmamento de Hollywood pero ella siempre ha llevado una vida discreta alejada de la curiosidad que despierta su familia y que incluye la escasa relación que mantiene con su madre Nicole Kidman. Ahora Bella Cruise se lanza a probar suerte en el mundo de la moda y el monograma de su marca, BKC, parece desmentir rumores sobre el cariño que puede sentir hacia su madre ya que el nombre responde a las siglas de Bella Kidman Cruise. Una original manera de dejar claro que ser reservado no significa estar orgullosa de sus padres y sus orígenes.

Bella Cruise se graduó en la Academia de Maquillaje y Peluquería de West London’s Delmar y estaba desarrollando su vena artística en esta dirección, pero parece que ahora ha dado un giro a su profesión y ha decidido plasmar su pasión por el arte y el diseño en la moda, un terreno que ya conoce porque cuando su padre Tom Cruise, protagonista entre otros muchos títulos de la saga Misión Imposible, se casó con la actriz Katie Holmes en 2006, la joven ya colaboró con su línea de ropa Holmes and Yang.

Nicole Kidman y Tom Cruise adoptaron a dos hijos durante su matrimonio, Bella y Connor. Cuando sus padres se separaron en 2001 ambos quedaron bajo la tutela del actor con quien vivían en Nueva York y, como él, profesan la Cienciología, la misma religión de la que Cruise es uno de sus máximos representantes entre los famosos. Tom Cruise y Nicole Kidman se conocieron rodando la película Días de trueno y se casaron en secreto en 1990 en un lugar apartado de las Montañas Rocosas. En 1992 adoptaron a Isabelle (Bella), y tres años más tarde a Connor. Siempre han existido rumores de que en su separación tuvo mucho que ver la insistencia de Cruise para que su mujer y sus hijos se vincularan a la iglesia de la Cienciología, algo a lo que ella se negó porque se declara católica. La Cienciología también ha sido uno de los argumentos que ha perseguido la relación entre Nicole Kidman y sus hijos a los que tras su separación no ha visto con tanta frecuencia como se presume normal entre madre e hijos.

De hecho Bella Cruise se casó en secreto en 2015 con el consultor Max Parker y ninguno de sus padres estuvo presente en su boda. A pesar de los rumores, fuentes cercanas a Kidman manifestaron entonces que ella estaba feliz con la boda de su hija. Ambas tuvieron un emocionante encuentro en el verano de 2016 en Londres, durante el cual Nicole Kidman conoció al marido de su hija. “Fue un momento muy emocionante para todos ellos”, dijeron entonces, “Nicole no tardó en ponerse a llorar y Bella la siguió”. Según se informó en ese momento, la actriz llevaba tiempo intentando recuperar los lazos con su hija y por lo que parece por el nombre que Bella ha elegido para dar sus primeros pasos en el mundo de la moda, que quiera vivir de una forma más tranquila y sosegada, alejada de la fama de Hollywood y de la estela de admiradores que arrastran sus famosos padres, no parece que le haga renegar de ninguno de ellos. Aunque su elección haya sido alejarse de los Ángeles y desarrollar su creatividad desde donde vive, una pequeña localidad situada a unos 15 kilómetros de Londres, la ciudad que eligió hace ya varios años para alejarse de las mansiones en las que vivió cuando era niña.

Fuente autor El País: “https://elpais.com/elpais/2018/02/12/gente/1518439751_879175.html” />

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.