QUE NUESTRAS MASCOTAS NO SUFRAN CON EL CALOR DEL VERANO

El verano es la época del año en la que más tiempo pasamos al aire libre, practicando deportes, viajando o refrescándonos en el agua. Nuestras mascotas comparten con la familia muchos de esos momentos y, al igual que nosotros, están expuestas a sufrir picaduras, quemaduras solares, indigestiones y golpes de calor. Para prevenir dichos problemas y cuidar a tu mascota en los meses de más calor, seguí estos 6 consejos básicos:

1) No mezcles actividad física y calor

En verano, nuestras mascotas están más propensas a sufrir insolaciones y se deshidratan con mayor facilidad. Los síntomas de alerta son el jadeo constante, babeo y debilidad, entre otros. ¨El golpe de calor se presenta cuando el animal ha agotado todos sus mecanismos para disipar el calor, se descompensa y esto pone en riesgo su vida, en pocas horas. La mejor forma de prevenirlo es evitar la actividad física (ejercicios y paseos) en las horas más calurosas del día y dejar que los animales descansen en el interior de la casa, en zonas frescas y ventiladas¨, asegura la médica veterinaria del Laboratorio Labyes, Belén Villar. Si los animales están en el exterior, procurarles un lugar con sombra y agua fresca disponible.

2) Mantenlos hidratados

Recordá dejar agua limpia y fresca siempre a disposición y renovarla, en lo posible, varias veces al día, eso a los gatos les encanta. Otra forma de estimular el consumo de agua es a través de la alimentación, ofreciéndoles comida húmeda que contiene más de un 70% de agua, simplemente te debes asegurar que la coman en el momento o de lo contrario retirarla, ya que la comida húmeda se descompone fácilmente y debemos prevenir las indigestiones.

3) Las picaduras NO son una opción

En los meses calurosos pulgas, garrapatas, mosquitos y los flebótomos están a la orden del día. Estos parásitos provocan picaduras y a través de ellas transmiten serias enfermedades, como la Leishmaniasis. Por eso, es fundamental utilizar sobre nuestra mascota antiparasitarios con repelencia es decir que, además de eliminar los parásitos externos, protejan al animal de sus picaduras.

4) El protector solarun buen aliado

Los perros y gatos con pelaje corto y fino o pelo claro y piel rosada son más sensibles al sol. A su vez, ciertas zonas están más expuestas que otras o bien la piel es más fina y por lo tanto se queman con mayor facilidad. Es conveniente aplicar protector solar en áreas como las orejas, por encima del hocico (plano nasal) y en aquellas zonas menos provistas de pelo para prevenir las quemaduras solares, especialmente si sabemos que nuestra mascota va a pasar tiempo al aire libre.

5) Nunca, nunca solos en el auto

¿Sabías que si la temperatura exterior es de 26 grados, el interior del auto al sol puede alcanzar los 42 ºC en tan sólo 20 minutos? Jamás dejes una mascota sola dentro del auto, incluso si te parece que no hace tanto calor.

6) El pelo siempre en buen estado

El pelaje protege a las mascotas de las radiaciones solares y permite aislar la temperatura, siempre y cuando esté en buen estado. Si tu perro o gato tiene pelo largo, debes cepillarlo a diario para evitar que se apelmace o, de lo contrario, llevarlo a la peluquería para un buen corte y, de esta forma, transitar mejor los meses de calor.

Datos curiosos de nuestras mascotas que te servirán para darles el mejor verano:

  • La temperatura del perro es de 39º en promedio, y sólo hace falta aumentar en 3º su temperatura para que tenga un golpe de calor.
  • Los perros y gatos no sudan (excepto por las almohadillas de las patas y la nariz), sino que eliminan el calor a través del jadeo. Mojar sus patas y refrescarlos en general, ayudará a bajar la temperatura corporal de manera más rápida y fácil.
  • Los únicos bozales permitidos al momento del paseo son los de tipo “canasto”, ya que le permiten al animal jadear mientras camina, los demás bozales están contraindicados.
  • Razas de perros como Boxer, Bulldog francés, Bulldog Inglés, Pug o de gatos, como el Persa y, en general, todos los animales de “hocico achatado”, tienen mayores dificultades para disipar el calor mediante el jadeo.
  • Cachorros, gatitos y animales gerontes están más predispuestos a sufrir un golpe de calor, ya que sus mecanismos para regular la temperatura son poco eficaces.
  • Si nuestra mascota sufre un golpe de calor, es necesario llevarlo inmediatamente al veterinario. Como primeros auxilios y hasta llegar al consultorio, podemos colocar paños humedecidos con agua fría (no helada) en las zonas de axilas, abdomen e ingle y despejar bien la vía aérea, para facilitar el jadeo.

Recordá: ante cualquier duda consultar con tu Médico Veterinario, quien te dará las mejores indicaciones para cuidar de tu mascota.

Mi mascota, mi familia

Fuente: www.labyes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.