El cine transatlántico de Costa Cruceros

Cruceros hay muchos, pero transatlánticos, ¡pocos! La propuesta que sorprende por su creatividad y originalidad
 
Costa propone a sus afortunados huéspedes disfrutar de 18 días de descanso y placer, navegando desde el puerto de Santa María del Buen Ayre a Savona, Italia. Pero para poder hacerlo, “hay que ponerse las pilas ya” porque van quedando pocas cabinas en el Costa Fascinosa que, con sus 114.500 toneladas, izará anclas el próximo 11 de marzo de 2018 para bajarlas en Savona el día 29. Quienes lo deseen, tendrán la opción de desembarcar en Barcelona al día siguiente.
El itinerario previsto incluye escalas en Río de Janeiro, Salvador de Bahia, Maceió, Santa Cruz de Tenerife, Málaga y Marsella. El “cruce” oceánico insumirá seis días completos de navegación entre la costa brasileña y las Canarias. Por su duración y todo lo que ofrece el crucero, serán unas vacaciones inolvidables con muchas oportunidades para disfrutar del barco, sus espaciosas cabinas, su estilo peninsular y la excelente y variada gastronomía tan italiana como el “tricolore” que flamea en popa.
Como ya es tradicional, los huéspedes hispanohablantes serán mayoría, encabezados por nuestros compatriotas. Habrá también un gran contingente latinoamericano y un grupo numeroso, entre ellos, de brasileños. Se embarcará también un considerable número de italianos, españoles, portugueses, franceses, alemanes, ingleses, rusos y no faltarán otros anglosajones y escandinavos y huéspedes provenientes de Lejano Oriente. El idioma, no será un problema: en los cruceros de Costa muchos tripulantes tienen un fluido manejo del idioma de Cervantes y del de Doña Flor y sus dos maridos… ¡La gran mayoría, desde ya, domina también el de Shakespeare y los Beatles!  
Lo que diferenciará este crucero transatlántico de cualquier otro es que -ante la dominante proporción de hispanohablantes- por tercera vez consecutiva Costa ha resuelto innovar y diferenciarse, sumando al tradicional “menú” de variado entretenimiento que ofrece a bordo de sus naves, una actividad exclusiva que ya se ha desarrollado exitosamente en transatlánticos anteriores.. Se trata de una actividad afín a la temática y la decoración del crucero, que permite definirlo como “la nave del cine”. Las áreas comunes, la decoración dominante y las cubiertas evocan películas que han hecho época. Por ejemplo, los dos mayores restaurantes de abordo son el Otto e Mezzo (en alusión a la obra de Federico Fellini) y el Gattopardo (en honor de Luchino Visconti).
Cada día en que el barco navegue un experto de cine y docente de la UADE (Universidad Argentina de la Empresa), ofrecerá en horas de la tarde una antología del mejor cine mundial. Cada reunión de este ciclo original y exclusivo será precedida por una breve introducción, incluirá la proyección de un largometraje subtitulado en castellano y culminará en un animado debate.
Para este crucero, se ha diseñado una actividad que cubrirá el lapso 1942-2010 a través de 12 exitosos films de los reconocidos directores italianos Fellini, Moretti, Salvatores, Tornatore y Visconti, y de los destacados cineastas internacionales Clavell, Curtiz, Dassin, Hooper, Mackendrick, Wilder y Zinnemann.
Los amantes del mejor cine descubrirán así que “hay otra manera de ver cine” y tendrán un inigualable pantallazo de la cinematografía italiana y mundial de esos años. La participación en esta actividad especial -y en toda la gama de entretenimiento a bordo- está incluida, desde ya, en el costo del pasaje. “La nave del cine” hará honor a su nombre y se convertirá en el mayor cine flotante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.