Nutrición 21 alimentos que no son tan sanos como parecen

Algunos alimentos, de primeras, nos parecen buenas opciones para llevar una dieta sana y cuidar la línea. Sin embargo, en algunos casos se trata de una creencia un tanto equivocada. Por ejemplo, seguro que alguna vez te has visto en esta situación: has ido a comer a un restaurante de comida rápida porque te venía bien o porque era lo que más a mano te pillaba y, como no querías comer comida demasiado grasa ni calórica, has optado por la ensaladaque tenían. Así, tu conciencia te ha dado una palmadita por resistir la tentación y por lo bien que lo has hecho, pero… ¿de verdad lo has hecho tan bien? Evidentemente, no pasa nada por tomarlas, pero lo que es un error es pensar que las ensaladas fast food son una opción totalmente saludable, ya que lo más habitual es que contengan ingredientes como pollo rebozado, aros de cebolla, cebolla crujiente o alguna salsa muy calórica, por lo que una opción ligera y saludable, no son. En algunos casos, esas ensaladas engordan incluso más que una pizza.

Cuando decimos que no son tan sanos como creemos no queremos decir ni mucho menos que se deban excluir por completo de nuestra dieta o que comerlos sea algo grave, simplemente queremos advertir que es mejor conocer y saber la verdad sobre las propiedades y composición nutricional de esos alimentos, así no recurriremos a ellos pensando que estamos tomando algo totalmente saludable y recomendable para cuidar la dieta, de este modo, no abusaremos de ellos sin ser conscientes de lo que aportan y lo que no. Podemos tomarlos cuando queramos, claro está, pero si sabemos la verdad sobre ellos controlaremos más su consumo.

¿Hambre a media mañana? La mejor opción es tomar una pieza de fruta, pero, a veces, consideramos las barritas energéticas o las tortitas de arroz ideas tan apropiadas como la fruta o un yogur desnatado, el problema es que las barritas de muesli, por ejemplo, suelen contener azúcares añadidos, grasas saturadas y otros aditivos y las tortitas de arroz contienen saborizantes, aceites y sal, que hacen que no sea una opción tan saludable como pensamos.

En conclusión, no se trata de estigmatizar ningún alimento, sino simplemente de saber las bondades y los inconvenientes de cada uno para que hagamos un consumo consciente y responsable de los mismos. ¡Te hablamos de ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.