Los negocios pueden aprender de las plataformas de streaming

La televisión por Internet está ganando terreno, ¿qué pueden aprender las empresas del streaming?

 

Desde las charlas en los pasillos de la oficina hasta con grupos de amigos, todos hablan de las series que están viendo. Netflix, Amazon y Hulu están entre los líderes de las plataformas de streaming y, como lo explica la metodología inbound, están ganando la carrera de la televisión basados en un principio básico: la generación de contenidos de calidad que atraen a clientes potenciales.

 

Con base en ello, HubSpot comparte cinco lecciones que las empresas pueden comenzar a plantearse en sus estrategias de ventas y marketing.

 

  1. Ubicuidad
    Puede resumirse como la capacidad de estar presente en todas las plataformas que tu (futuro) cliente necesite. Las estrategias de omnicanalidad atienden las necesidades de los consumidores y los prospectos. Ante la tendencia de contenidos en línea, las compañías de streaming centraron su oferta para estar disponible simultáneamente y cuando mejor convenga para los consumidores, en tablets, smartphones, computadoras, así como televisiones.

 

  1. Realizar una estrategia con el mínimo de producto viable
    Esperar a tener el catálogo más completo y robusto del mercado es una aspiración, básicamente, imposible. Es verdad que en estas plataformas los clientes esperan tener una oferta decente de contenidos, pero eso no necesariamente significa volumen. Es decir, que para empezar a generar ruido sobre una marca se debe ir escuchando a la audiencia y tener en mente que la mejora es un proceso continúo. Esto no sólo enviará el mensaje de ser una empresa dinámica, sino que está constantemente lanzando nuevas ideas pensadas en los clientes.
  2. Darle a los  prospectos lo que no sabían que necesitaban
    Cuando el streaming comenzó a tener visibilidad, los diversos competidores destacaban la ventaja de ofrecer cientos de películas y series a tu alcance. Pero el giro más importante  -y lo que terminó por ser la verdadera competencia de las plataformas más tradicionales- fueron los contenidos originales, al convertirse en el factor decisivo para que las personas quisieran pagar una suscripción. De esta misma manera, para las empresas la labor no es sólo apalancar la oferta con la que ya cuenta una marca, sino diseñar y generar ideas que crean disrupción y las diferencian del resto.

 

  1. Identificar cuándo abandonar o dejar de enfocarse en una plataforma
    Netflix, uno de los actuales reyes de la industria, comenzó su negocio con el alquiler de DVD a domicilio. En contraste con otras compañías con modelos similares, Netflix adoptó rápida y agresivamente el nuevo modelo de streaming, a tal grado que muchos usuarios globales hoy desconocen su pasado. Apostar todo a una sola forma de hacer negocios es la razón principal para ser sepultado por nuevas tendencias.

 

  1. Ser creador y distribuidor
    Como se mencionó antes, la mayor parte de las plataformas de streaming han buscado tener contenidos exclusivos y originales en su oferta. Las personas, además de tener disponibles sus series y película favoritas, deciden pagar por el único servicio en el que pueden ver Stranger Things o House of Cards. Otras marcas pueden aplicar este mismo acercamiento al contenido posicionándose como quienes ofrecen un determinado producto o servicio, además de ser un jugador experto que genera información alrededor de su industria. Aunque esta necesidad no pareciera estar enfocada en vender, es una manera de atraer la atención del público, generar visitas al sitio, convertirlas en clientes potenciales y, finalmente, lograr ventas exitosas.

 

Aunque el streaming ha cobrado fuerza desde hace menos de una década, es considerado por críticos y los mismos consumidores como el gran disruptor de la televisión. Esto es algo que no ha pasado desapercibido por los canales de televisión, los cuales han buscado replicar las tendencias replanteando todo su contenido. A la vez, el público se ha vuelto más exigente y pretende obtener una oferta más a su medida, que no necesariamente es lo que los canales solían hacer. Ésta es, quizás, la lección más importante que el streaming puede reafirmarle a los negocios y profesionales de marketing: el foco de las estrategias deben estar en deleitar a los consumidores con experiencias personalizadas, relevantes y únicas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *