La penosa era del FAKE Fashion Influencer

Las redes han permitido mentiras y falsedades, además le han abierto la puerta a personajes con un mínimo de conocimiento y profesionalismo, dejando que éstos entes se apropien de la moda. Este término rimbombante pretende demostrar que se es un fashion connoisseur y causa gran admiración en muchos; sin embargo, muy pocos entienden la enorme responsabilidad que conlleva.

Por Mark Silva/spokeen@hotmail.com

En este mundo estamos abrumados de cosas nuevas pero también deseosos de más y más; el dar paso a estas “novedades” es un arma de doble filo. Recuerdo perfecto cuando tenía que planear viajes para traer de Europa la información que necesitaba para trabajar, estructurar un itinerario, recorrer ferias, entrevistarme con expertos, analizar la información, tomar miles de fotos, visitar almacenes, conocer proveedores, ahondar en textiles e insumos etc., etc., etc., hoy todo lo tengo al alcance del celular y eso para muchos es la gloria, un gran avance, optimización de tiempo e información. Sin embargo, esta información también llega con gran facilidad a un nuevo abanderado de la moda con un espectacular y pretencioso título que cada vez esta más en boga: el “Fashion Influencer”.

LOS FALSOS

Estamos viviendo un momento que si hace unos años me lo hubieran contado no lo habría creído… La vida cada vez es más rápida, la comunicación más inmediata, la tecnología cada vez más avanzada; la información es totalmente global pero el éxito y la consolidación son cada vez más efímeros. Se aprueba y se rechaza sin piedad; pseudo expertos exponen y opinan con gran expertise, aconsejan y recomiendan sin mesura y sobre todo presumen un estatus que carece, con frecuencia, de credibilidad y profesionalismo. Es nuestra realidad actual y tenemos que evaluar que va a perdurar y que se va a esfumar tal cual como llegó.

Fashion Influencer es pues, un apelativo rimbombante que pretende demostrar que se es un fashion connoisseur y causa gran admiración en muchos; sin embargo, muy pocos entienden la enorme responsabilidad que conlleva.

 

Por definición Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca.” Hasta ahí el termino parece ser claro y puntual pero rápidamente puede desvirtuarse al enfrentar una realidad que en mucho se aleja de la raíz del concepto.

En este momento me enfocaré totalmente al mundo de la moda, un mercado en el que he vivido los últimos 12 años de mi vida donde he visto pasar de todo y donde he podido vivir casi de todo. Este “mundo” es vibrante, novedoso, cambiante, vanguardista pero también aburrido, estresante, aterrador y sumamente engañoso.

 

-Conocer el nombre de los diseñadores más trendy…. NO te hace influencer.

-Saber cuales son las próximas tendencias… NO te hace influencer.

-Vestir con lo último de las colecciones ( aunque lo hayas pagado, mucho menos prestado)… NO te hace influencer.

-Tener un Blog o miles de seguidores en Instagram… NO te hace influencer.

-Ir a la semana de la moda… NO te hace influencer.

-SUMAR todas las anteriores… TAMPOCO te hace influencer.

 

El titulo de “influencer” se gana con esfuerzo, trabajo, dedicación, profesionalismo, conocimientos, análisis, estrategia etc., un sin número de características que generan que un perfil común pueda ofrecer a un publico cautivo información que de verdad trascienda e influya en sus hábitos de compra, de comportamiento, de consumo y hasta de vida.

 

El auténtico influencer tiene el reconocimiento que le otorgan las marcas, los expertos, los analistas y el mercado; el propio influencer nunca se va a adjudicar el título y ese es el principal punto para poder identificar al “Fake Fashion Influencer” que desafortunadamente cada vez hay más y peores.

 

Las Características del “Fake Fashion Influencer” son muy comunes y fácilmente identificables:

 

*Gusta de estar en todo evento de moda que existe, sin ni siquiera ser invitado.

*Opina con una enorme “sapiencia” sobre las colecciones, aunque ni siquiera sepa de insumos, patronaje o confección.

*Da criterios de IN y OUT sin saber de donde provienen estos términos y para que sirven.

*Cree que Google es su analista de tendencias y que le da la autoridad de juzgar y calificar todo aquello que se mueva en el mundo de la moda.

*Se rodea de otros “Fake Fashion Influencer” con los que aplica un lenguaje muy peculiar y muy poco profundo con términos como “Fancy” “Trendy” “Street Style” “Cool” “Classy” “Vintage” “Top”, cuajan su retórica.

*No sueltan el móvil para nada ya que todo debe estar documentado en sus redes sociales aunque importe poco la redacción, la ortografía y el contenido.

*Se preocupan más por la pronunciación de los nombres de los diseñadores de moda que por las características comerciales que han puesto a esas marcas en un lugar privilegiado en el mercado y de las cuales buscan una oportunidad comercial.

*Se autodenominan influencers por el número de “seguidores” en sus redes sin tomar en cuenta que lo que importa es el engagement, contenido y comunicación, digamos que su influencia se valora por sus “likes”y no por su CTA (click to action).

*Presume y postea un “status” dentro del mundo de la moda donde muchas veces es un total desconocido… recordemos, “ lo importante no es a quien conozcas, lo importante es quien te conoce a ti.”

 

LOS AUTÉNTICOS

También creo fielmente que hay grandes y valiosos Fashion Influencers que han creado un perfil de verdad sobresaliente, donde la información e imágenes que otorgan son adecuadas, objetivas, reales, trascendentales y valiosas, son gente que evoluciona, ven su título de Fashion Influencer no solo como un adjetivo favorable, lo adoptan como un trabajo y un estilo de vida que conlleva responsabilidad y respeto, se documentan, se esfuerzan y se mantienen en este mundo por sus aciertos y trabajan en sus debilidades, de ahí que muchas marcas les den el valor que merecen y busquen colaboraciones comerciales que favorezcan a sus negocios dada la veracidad, profesionalismo y calidad de su perfil.

 

Los títulos, los reconocimientos y el trabajo se ganan por el profesionalismo al hacer las cosas, por la pasión y entrega en cada acción, por la trascendencia y valor de cada “post” por la autenticidad y por la originalidad que de verdad deja una huella y plantea un perfil que sirva de referencia e influencia para mas de uno.

 

Apliquemos la modernidad, tecnología y globalización para hacer de nosotros seres de plusvalía, de gusto, de valor y trascendencia, dejemos atrás el flash forzado de un medio en el presswall, la selfie en el último fashion week, el hambre de likes en redes sociales pero sobre todo dejemos atrás a ese personaje que en vez de causar admiración provoca pena ajena al intentar utilizar un titulo que nadie más que él, se otorga.

KS.COM.MX: “http://ks.com.mx/2017/10/27/la-penosa-era-del-fake-fashion-influencer/” />

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *