INFECCIONES: ¿QUÉ TIPOS DE TRATAMIENTOS SON LOS MÁS EFECTIVOS?

El uso de antibióticos por tiempo prolongado es el más habitual aunque la oxigenación hiperbárica obtiene múltiples beneficios en el organismo: repara los tejidos, disminuye el dolor y aumenta la actividad bactericida de los glóbulos blancos.   

La osteomielitis es una infección en el hueso o médula ósea causada generalmente por bacterias, microbacterias u hongos. Se propaga por la sangre y ha sido señalada como una de las infecciones más comunes en los seres humanos.

Las causas probables son tres:

  • Por vía directa, debido a una fractura abierta, una cirugía o algún objeto que perfora el hueso.
  • Por una infección transmitida a través de la sangre (si otra parte del organismo está infectada).
  • Por una infección en zonas cercanas, como los tejidos blandos o prótesis articulares.

Al infectarse el hueso se inflama la médula ósea, que es un tejido blando interno, y presiona contra la pared exterior. De esta manera los vasos sanguíneos de la médula sufren compresión y el aporte de sangre al hueso se reduce o interrumpe. Si la sangre no fluye correctamente hay riesgo de que se produzca una necrosis ósea, que es la muerte del hueso.

¿Cuáles son los síntomas?:

En el caso de la osteomielitis infantil es más común que se manifieste en los huesos largos, mientras que en los adultos suele presentarse en pies, columna y caderas, es decir, vértebras y pelvis.

Fiebre alta (superior a los 38°), escalofríos, sudoración o malestar general son algunos de los síntomas más comunes. El paciente también puede perder peso o sentir dolor intenso en el hueso infectado, lo que complica su movilidad. Si la infección avanza, se puede observar inflamación localizada, zona enrojecida y caliente.

¿Cómo se diagnostica y cuál es su tratamiento?

Son varios los estudios que ayudan a diagnosticar la osteomielitis. Un nivel elevado de leucocitos en un análisis de sangre indica inflamación, pero no es concluyente. También, las radiografías, tomografías y resonancias pueden mostrar cambios significativos, identificar infecciones y abscesos.

Mientras que en muchos casos el médico solicita análisis de pus, líquido sinovial y hueso para detectar el microorganismo que produjo la infección. El tratamiento más habitual es con antibióticos por tiempo prolongado y en algunos casos puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

Ahora bien, distintos estudios científicos demuestran cuales son los beneficios del tratamiento  con oxigenación hiperbarica. El uso de cámara hiperbárica produce una fuerte hiperoxia y como consecuencia una mayor disponibilidad del oxígeno en los tejidos desencadenando distintos efectos fisiológicos.

En el caso particular de las infecciones logra:

  • Estimular la síntesis de colágeno y de nuevos vasos sanguíneos, fundamental para reparar tejidos.
  • Mejorar la oxigenación de los tejidos.
  • Aumentar la actividad bactericida de los glóbulos blancos, lo que evita o combate infecciones.
  • Disminuir dolores ya que es antiinflamatorio.
  • Además, preserva los injertos de piel, colgajos y otros tejidos en los cuales la circulación está reducida y revierte el daño a tejidos expuestos por la terapia de radiación.

El tratamiento con Oxigenación Hiperbárica (TOHB) es un método no invasivo que consiste en suministrar oxígeno en altas concentraciones en una cámara hiperbárica presurizada a 1.4 atmósferas ATM. Así, dentro de la cámara el paciente respira oxígeno al 100%. En esas condiciones el oxígeno se transporta a través de la sangra logrando alcanzar, en mayor concentración, todos los tejidos del cuerpo, incluso aquellos dañados.

 ¿El TOHB puede prevenir las infecciones?

Si. La oxigenación hiperbárica es beneficiosa para prevenir algunas enfermedades.

Según la Dra. Mariana Cannelloto- directora médica de BioBarica- el TOHB: “modula la respuesta inmunológica (activa el sistema de defensas), favorece la secreción de serotonina (que es el antidepresivo propio del organismo), induce un sueño tranquilo y reparador, disminuye el estrés al regular la liberación de catecolaminas adrenalina, noradrenalina, dopamina. Provee energía y disminuye los efectos del cansancio, fatiga crónica, ansiedad”. De esta manera el organismo está más sano y menos propenso a contraer infecciones.

Asesoró: Dra. Mariana Cannellotto – Directora médica de BioBarica MN (108482)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *