¡VACACIONES DE INVIERNO: Cuidados en la ruta!

Fuente: Fercol Lubricantes – http://www.fercollubricantes.com.ar/

Para salir a la ruta con el auto es importante anticiparse a dos grandes cuestiones: el estado de la documentación reglamentaria para circular en la vía pública y el mantenimiento adecuado del vehículo.

Antes de planificar un viaje con tu auto, no olvides preparar los documentos que tenés que llevar y asegurarte de que todos ellos estén al día. Licencia de conducir acorde al tipo de vehículo, DNI, cédula verde, cédula azul, en caso de circular en un transporte que no sea de tu propiedad y que la cédula verde esté vencida, oblea de RTO (Revisión Técnica Obligatoria) o VTV (Verificación Técnica Vehicular) y comprobante de la póliza de seguro. Por otro lado, también es un requisito obligatorio tener un matafuego con control de carga al alcance del conductor y balizas portátiles. A modo de recomendación adicional, desde Fercol te sugerimos sumar a este listado de cosas un botiquín de primeros auxilios, un gato hidráulico o crique, una llave de ajuste y asegurarte de que la rueda de auxilio está inflada y en perfectas condicionas.

Ahora bien, para cuidar tu auto y mantenerlo en buen estado, la principal recomendación es realizarle revisiones periódicas para adelantarse a cualquier potencial inconveniente que pueda tener. En líneas generales, se recomienda llevarlo a un taller mecánico cada 10000 km recorridos.

Antes de salir a la ruta, lo ideal es hacer un chequeo integral para evitar accidentes y garantizar un viaje seguro. Lo primero que hay que revisar es el nivel de todos los fluidos. Te aconsejamos agregar líquido refrigerante al agua del radiador, completar el del limpiaparabrisas y verificar el aceite del motor. El líquido hidráulico y el de frenos deben estar en el nivel máximo.

El estado de los neumáticos es otro punto fundamental a controlar debido a que de ellos depende la movilidad y estabilidad del vehículo. Te recomendamos evaluar el nivel de desgaste de las cubiertas (no deberían estar lisas, ni tener rasgaduras o cortes) y la presión de los neumáticos (debería ser la sugerida por el fabricante del auto).

También es conveniente chequear el estado de la suspensión, sus anclajes, los amortiguadores, el sistema de frenos y el estado de las pastillas; al igual que la alineación y el balanceo del auto para una conducción cómoda y segura.

Es importante tener las luces (altas, bajas, de posición, guiños, de freno, retroceso y la de la chapa de patente) en buen estado y limpias. Del mismo modo, el parabrisas no debería tener marcas o rajaduras que afecten la visibilidad de quien maneja.

El equipaje debería estar distribuido equitativamente, dejando en el baúl los elementos más pesados y asegurándose de que no haya objetos sueltos dentro del vehículo.

Por último, te recomendamos descansar previamente al viaje para evitar el cansancio y lograr que tus reflejos estén al ciento por ciento. Los horarios nocturnos, el amanecer y el atardecer son los momentos de menor visibilidad, te sugerimos, dentro de las posibilidades, evitarlos. No tomés alcohol si vas a conducir, y usá el cinturón de seguridad.

Ahora sí, ya está todo listo para que puedas salir a la ruta.

Cuidado y mantenimiento del motor de tu auto

Fuente: Fercol Lubricantes – http://www.fercollubricantes.com.ar/

Te compartimos 10 consejos que te permitirán tener una visión integral de cómo se realiza un adecuado mantenimiento del motor de tu auto.

  1. Cambiá las bujías y cables

Los cables recorren el camino que va desde el distribuidor hacia las bujías para conducir la electricidad. Éstos generan una chispa que llega a encender la mezcla de aire y nafta en la cámara de combustión. Si los cables tienen un aspecto viejo, es posible que el auto no encienda o, en muchos casos, que el motor sufra para llegar a la combustión. Al cambiar las bujías y los cables gastados estás permitiendo que la electricidad se traslade sin ningún problema.

 

  1. No aceleres y te detengas

Es cierto que los motores fueron hechos para correr, pero éstos tienen un mejor funcionamiento cuando trabajan de manera constante. Dentro de tus posibilidades, intentá manejar manteniendo la velocidad, evitando frenar y arrancar reiteradamente.

 

  1. Reemplazá el filtro de combustible

Muchos de nosotros no pensamos qué ocurre con el filtro de combustible, solamente le prestamos atención cuando empieza a desprenderse un olor fuerte dentro del vehículo. Este vital elemento a veces se llena de partículas o impurezas que afectan al motor. Si realizas el cambio de filtro, el combustible va a fluir limpio y el motor va a quemarlo con mayor facilidad.

 

  1. Controlá las luces del tablero interior

Estate atento a las luces del tablero interior de tu auto. Si se prende cualquiera de ellas, te recomendamos llevarlo de inmediato a tu mecánico de confianza para que te asesore.

 

  1. Tené en cuenta las bandas del motor

La función de las bandas puede variar dependiendo el vehículo, pero lo importante no es saber para qué sirve cada una de ellas, sino percatarse de su aspecto, cuidar que no estén desgastadas o con grietas. Si este es el caso, lo conveniente es cambiarlas para evitar que se rompan y causen un daño severo. El chillido es un síntoma muy frecuente.

 

  1. Cargá nafta antes de que llegue al mínimo

La nafta tiene una serie de sedimentos que van asentándose poco a poco y, con el pasar de los años, luego de haber llenado una buena cantidad de veces el tanque, éstos se acumulan; y al estar andando con el mínimo de combustible, el motor comienza a succionarlos, generando un daño interno. Te recomendamos cargar nafta cuando aún queda un cuarto de tanque para evitar futuros inconvenientes.

 

  1. Asegurate de que no haya goteras

No es necesario ser un experto para notar que tu auto está goteando, ya sea por el olor o porque deja pérdidas cuando está estacionado. Estas filtraciones son, en general, de aceite o refrigerante. El calor intenso y la presión pueden dañar, con el tiempo, las mangueras. Es importante revisarlas y controlar que no estén viejas o tengan ranuras.

 

  1. Cambiá el filtro de aire

Es necesario que el motor tenga una ventilación adecuada para el proceso de combustión. El filtro de aire es el encargado de cumplir con esta función. Te recomendamos cambiarlo regularmente porque puede saturarse de impurezas.

 

  1. Mantené el sistema de enfriamiento en funcionamiento

Una de las mejores formas de evitar que el motor se sobrecaliente es cuidar el nivel de líquido refrigerante. Te aconsejamos revisarlo con frecuencia.

 

  1. Cambiá el aceite con regularidad

Este tal vez sea uno de los aspectos más importantes para el cuidado de tu motor, ya que el cambio de aceite con frecuencia permite una buena lubricación de sus partes. Por otro lado, también evitará que se sobrecaliente y desgaste. Los periodos regulares pueden variar de acuerdo al tipo de motor. Por lo general, cada 5000 km, 8000 km o 10000 km, es necesario darle un cambio.

 

Esperamos haber aclarado alguna de tus dudas. Para más información, ponete en contacto con el equipo técnico de Fercol. Estamos para atenderte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *