La actualidad de un clásico por Roberto Devorik desde New York

The great comet de 1812 es la versión musical de la guerra y la paz. El majestuoso Teatro Imperial se convierte desde su escenario hasta la platea en un cabaret moscovita del 1800. La ambientación es extraordinaria pues el público es parte de la escenografía y de la obra con un coro pocas veces visto. Además, con el debut en Broadway del músico, cantante, compositor y actor Josh Groban, conquistador de multi-platinos con álbumes que vendieron más de 15 millones de copias.

Ganador de Grammys y variados premios del mundo de la música toma el rol de Pierre quien fue el amigo fiel de Natasha siendo el personaje clave de la novela de Tolstoi. Lo brillante de este musical es que con una fusión de Rusia Folk, composiciones clásicas, indie rock y melodías punk; un vestuario entre clásico y bizarro, nos lleva a los últimos momentos de la Rusia Imperial, llena de intrigas, pasiones y traiciones en el marco espectacular de este teatro totalmente convertido en un cabaret del 1800. Mención aparte merece la coreografía  que se consolida aunando tanto baile como acrobacia. Tambièn, un vestuario digno de Federico Fellini. Broadway nos demuestra que con inteligencia siempre existe una nueva manera de mostrar un clásico a las actuales generaciones.
Por siempre Broadway, a no perdérsela, un must.
En el IMPERIAL THEATER, 249 West 45th Street, New York, NY 10036

Roberto Devorik

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *