Salud

¿Por qué el fin de año genera tanto estrés en algunas personas?

Por la Fundación Cardiológica Argentina, bajo el asesoramiento de la Lic. Adriana Alonso (Psicóloga, especialista en Psicocardiología),  Matrícula: 4299.

Para muchas personas diciembre se escribe con “D” de desborde emocional y desgaste nervioso, ya que manejar y resolver simultáneamente las múltiples obligaciones del hogar, el trabajo y los preparativos para las fiestas, puede suponer una enorme fuente de estrés que provoca extenuación psicológica y física.

 

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Y, el FIN DE AÑO tiene un poco que ver con eso.

 

Gran número de evidencias sugieren que el estrés tiene un papel preponderante en varios tipos de problemas crónicos de salud, particularmente en las enfermedades cardiovasculares, las afecciones musculoesqueléticas y las psicológicas.

 

Entonces, la estrategia más adecuada para controlar el estrés en estas fechas, y evitar el desgaste y agobie, depende de la actitud con que se afronten estas fechas e incluso del tipo de personalidad. Cuanto más exigente es una persona consigo misma, y los resultados esperados por ésta, mayores niveles de estrés tienden a padecer.

 

Por ello, las personas perfeccionistas se exigen en todo, todo tiene que salir perfecto, y cuando esto no sucede se sienten enojadas y se muestran hostiles contra ellas mismas y con quienes las rodean, no admitiendo ninguna falla. Se disgustan por cosas insignificantes que a otras personas les pasan inadvertidas.

 

Hostilidad y enfermedad coronaria

 

Existen numerosas investigaciones que ponen de manifiesto la relación del Patrón de Conducta tipo A (PCTA) con desórdenes clínicos coronarios, sugiriendo que éste es predictor de la enfermedad coronaria e indicando al componente HOSTILIDAD como el más perjudicial de dicho patrón.

 

Las personas hostiles han sido caracterizadas por esperar lo peor de los demás, estar siempre a la defensiva, crear ambientes de tensión y competitividad, en la medida que perciben al entorno como el lugar de una lucha incesante para alcanzar sus objetivos, y permanecer en estado de alerta y vigilancia (control) sobre los otros. Así, partimos de la hipótesis de que son más vulnerables a desarrollar enfermedad coronaria. Tienden a consumir mucha energía física y emocional, perjudicial para nuestra salud y especialmente la de nuestro corazón.

 

Las distorsiones cognitivas asociadas a la HOSTILIDAD juegan un papel fundamental en la IRA y AGRESIVIDAD de estas personas. Además de estar asociada a conflictos interpersonales y a mayores niveles de estrés interpersonal.

 

Entonces, cómo podemos combatir el estrés de fin de año. Desde la Fundación Cardiológica Argentina compartimos algunos consejos:

 

  • No preocuparse por aquello que no se puede controlar.
  • Focalizarse y hacer algo en relación a lo que sí se puede manejar.
  • Prepararse lo mejor posible para posibles situaciones a enfrentar.
  • Pedir ayuda en vez de creer que uno puede hacerlo todo solo.
  • Aprender a delegar y no creer que “yo lo hago mejor que los demás”.
  • Aprender a organizar correctamente el tiempo para que todo lo que se deje pendiente no estrese.
  • Establecer objetivos y prioridades.

 

Pensar en positivo es fundamental, las cosas saldrán bien y las disfrutaremos. Evitemos quejarnos por las dificultades que se presenten, y tomemos las fiestas y el fin de año como un momento para compartir con los afectos de la manera deseada y no como es la debida.

 

 

Periodista.Editora marcelafittipaldi.com.ar. Ex-editora Revista Claudia, Revista Telva España, Diario La Nación, Diario Perfil y revistas femeninas de la editorial

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.