Una obra sobre las relaciones humanas por Marcela Fittipaldi

2338-1-image

Dinner es una mordaz sátira sobre el matrimonio, las clases sociales y los intelectuales;  profundiza tanto sobre la relación entre el dinero como en la tensión por lograr la realización personal.

Se desarrolla durante  una comida a la que asisten: Paige, la anfitriona y su marido Lars, premiado escritor, cuatro invitados al festejo y un camarero contratado.  Ellos conforman el elenco cuyos papeles tienen igual importancia. El camarero apenas habla pero está en el escenario todo el tiempo supervisando la mecánica de la comida revelándose al final para ser crucial por el giro terriblemente oscuro de la obra.

Las mejores actuaciones las llevan los intérpretes masculinos.  Paige, la anfitriona, interpretada mágicamente por Willy Lemos, está casada con Lars, un hombre que no la ama y que se ha convertido en un ser aburrido. Madurez y percepción en la actuación son necesarias para representar adecuadamente a Page.  Además, control y agudo ingenio ya que no es una mujer muy agradable o feliz. Lemos lleva el juego a la perfección contando como sutil cómplice al camarero, interpretado por Alejandro Veroutis.  Su presencia, silenciosa durante  la comida, moviéndose en el borde de la luz, es todo un símbolo. Paige es la única que se dirige a él directamente como una persona durante toda la obra, y su escena inicial establece una relación clara entre ellos. Se vuelve más sólida a medida que la obra progresa. Aunque el papel de Veroutis podría llegar a ser ingrato, durante la obra demuestra destreza con sólo dirigir miradas o silencios compartidos con Lemos. Dos personajes que van creciendo gracias a una mágica interacción entre ambos.

Las actuaciones restantes no llegan a la madurez que los personajes requieren usando la sobre actuación como punto de apoyo.

 

Acertado vestido de Gabriel Lage para el personaje central de Paige, gran dama de la sociedad. No así el vestuario restante femenino que no refleja la personalidad de los personajes. La escenografía es correcta, lineal, sin sorpresas, acompañada por una muy acertada iluminación que refleja un ambiente de misterio y decadencia.

Una obra que lleva a reflexionar sobre nuestra condición humana.

 

Marcela Fittipaldi

2 Responses to Una obra sobre las relaciones humanas por Marcela Fittipaldi

  1. Willy Lemos dice:

    Gracias !!! Hermosa Mirada !!! Gracias !!! Hermosa Caricia !!! Gracias !!!

  2. Clara Bianco dice:

    Hola Marcela. Otra vez nos cruzamos!!! Graciascpor el comentario. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo. Clara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *