MAÑANA Día de la lucha contra la Rabia

unnamed-2

Expertos instan a no bajar la guardia en la lucha contra la rabia

La rabia es una enfermedad de origen viral que se transmite a través de la saliva de los animales domésticos y salvajes infectados. En la Argentina, los transmisores son principalmente los perros y los gatos, pero también algunos animales silvestres como los murciélagos y los zorros.

 

Más de 100 años después de que Luis Pasteur desarrollara la vacuna antirrábica, la rabia sigue siendo una enfermedad fatal. Alrededor del mundo, es responsable de 59.000 muertes al año, y el 60% de las víctimas son niños menores de 15 años.[1]

 

Si bien en la Argentina se trata de una enfermedad controlada, la rabia no tiene cura y la vacunación es la única forma de controlarla. En el país, el último caso de rabia humana ocurrió en 2008 en la provincia de Jujuy donde un niño fue mordido por un perro y falleció por no haber recibido la vacuna luego del contacto con el animal infectado.

En la actualidad, la vacunación constituye el único tratamiento eficaz contra la rabia y permite neutralizar el virus antes de que llegue al sistema nervioso central, pues si se ha alcanzado esa etapa, la enfermedad ya es fatal. Para evitar el contagio a humanos, es fundamental que los animales se encuentren protegidos (en el caso de Argentina, la dosis anual para perros y gatos es obligatoria). Asimismo, la rabia humana también puede prevenirse mediante vacunación tanto para grupos de riesgo (veterinarios, trabajadores de laboratorios, entre otros) y como medida de profilaxis posterior a la exposición. Sanofi cuenta con ambas vacunas, desde sus áreas especializadas en salud animal a través de Merial y su división para salud humana, Sanofi Pasteur.

 

“Es gracias a la vacunación de animales domésticos y la tenencia responsable que se logró cortar la transmisión a humanos por mordedura de mascotas. Resulta fundamental que todos tomen conciencia de la importancia de la vacunación para seguir poniéndole un freno a esta enfermedad”, aseguró Daniel Cisterna miembro del Laboratorio Nacional de Referencia de Rabia, Servicio de Neurovirosis INEI – ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán.

 

El periodo de incubación de la rabia suele ser de 1 a 3 meses, pero puede oscilar entre menos de una semana y más de un año. Las primeras manifestaciones son la fiebre, que a menudo se acompaña de dolor o parestesias (sensación inusual o inexplicada de hormigueo, picor o quemazón) en el lugar de la herida. A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central se produce una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal que  acaba produciendo la muerte. En los perros y gatos los síntomas son: cambios de comportamiento, agresividad, salivación excesiva, imposibilidad de tragar o de beber, pupilas dilatadas, convulsiones, parálisis y muerte.[2]

La vacunación contra la rabia continúa siendo la única y más efectiva de las herramientas preventivas para los animales y seres humanos.

 

 

Medidas de prevención:

Vacunar a los perros y gatos contra la rabia todos los años, a partir de los tres meses de edad.

  • No dejarlos sueltos en la vía pública y conducirlos con correa.
  • Los murciélagos son frecuentemente afectados por la rabia y por lo tanto si se los encuentra de día, o con vuelo o desplazamiento dificultoso, no tocarlos, cubrirlos con un balde y llamar al centro de zoonosis para su rápida consulta, retiro y remisión posterior a laboratorio.
  • Si se ocasionan mordeduras o contactos con cualquier animal, efectuar la consulta inmediata  con el centro de zoonosis local o con la autoridad sanitaria más próxima. [3]

 

¿Qué hacer ante una mordedura?

En caso de tener contacto directo con un animal potencialmente transmisor del virus, se recomienda:

 

  • Lavar la herida con agua y jabón, cuidadosamente y sin raspar, ya que de este modo se ayuda a eliminar el virus.
  • Acudir de inmediato a un centro hospitalario para recibir atención especializada.
  • Los especialistas diagnosticarán el tratamiento correspondiente para cada caso con el plan de vacunación adecuado. [4]

 

 

 

Comprometidos en la lucha contra la Rabia

Merial, la división de salud animal de Sanofi, trabaja en conjunto con la Alianza Mundial para el Control de la Rabia (GARC) y millones de personas  amantes de los animales de todo el mundo se unen el 28 de septiembre para celebrar el Día Mundial de la Rabia (WRD), en campañas de sensibilización para la eliminación de la rabia.

Merial cuenta con una larga tradición en el desarrollo de vacunas para proteger tanto la vida silvestre y los animales domésticos, que se remonta al Instituto Pasteur-Mérieux, los primeros fabricantes de vacunas para la  rabia en el mundo. Además de producir una familia de vacunas antirrábicas que protege a los animales domésticos y de granja, Merial se ha asociado con organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro para prevenir la propagación de la rabia, así como brotes en todo el mundo.

 

Sobre el Día Mundial de Lucha contra la Rabia

Desde 2007, se ha celebrado el Día Mundial en más de 150 países. La Alianza Mundial de Lucha contra la Rabia existe para ayudar a todos los que luchan diariamente contra la rabia. Para conocer más sobre esta iniciativa:

https://rabiesalliance.org/es/#sthash.sgKERsrp.dpuf

 

Epidemiologia de la rabia en Argentina[5]:

*Los murciélagos insectívoros se encuentran en todo el territorio nacional y se estima que el 1% de ellos tiene rabia.

 

*En  el centro y norte del país habitan los murciélagos vampiros que se alimentan de sangre, principalmente de bovinos y equinos.

 

*En Jujuy y Salta suelen presentarse casos de perros rabiosos y se trata de animales provenientes desde Bolivia.

 

*En las zonas rurales de Formosa y Chaco se presentan casos de rabia transmitida por el zorro.

[1] https://rabiesalliance.org/world-rabies-day

[2] http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs099/es/

[3] Ministerio de Salud de la Nación

[4] https://rabiesalliance.org/world-rabies-day/rabies-facts/

[5] Daniel Cisterna miembro del Laboratorio Nacional de Referencia de Rabia, Servicio de Neurovirosis INEI – ANLIS Dr. Carlos G. Malbrán.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *