Juliana Awada visitó ALPI

4

De izq. a der Dra. Mercedes Molinuevo, jefa de Rehabilitación de ALPI; Silvina Candas, chef ejecutiva de ALPI; Teresa González Fernández, vicepresidente de ALPI; Alejandro Allende, presidente de ALPI; Juliana Awada; Dr. Jorge Giana; Dr. Lucio Serra, director médico

Buenos Aires, septiembre de 2016 – ALPI Asociación Civil, entidad dedicada a la rehabilitación neuromotora, recibió la visita de la primera dama de la Argentina, Juliana Awada. En su llegada a la sede Soler, dialogó con Alejandro Allende, presidente de ALPI; Teresa González Fernández, vicepresidente; el Dr. Jorge Giana, director ejecutivo; el Dr. Lucio Serra, director médico, y otros miembros del equipo profesional de la institución.

Durante un recorrido por las instalaciones médicas, Awada visitó los nuevos espacios destinados a Terapia Física (TF) y Terapia Ocupacional (TO) y el simulador que recrea los ámbitos del hogar (cocina, baño, habitación, comedor) para que las personas con movilidad reducida puedan desplazarse. Allí  conversó con algunos de los pacientes internados que realizan su rehabilitación en ALPI.

Uno de ellos fue Karen Sánchez (18) que, luego de un accidente en moto y tras cuatro intervenciones quirúrgicas, hoy puede movilizarse en la vía pública y cumplir con los objetivos de la terapia. “Como argentina, siento un gran orgullo de las organizaciones como ALPI, que están llenas de personas que lo dan todo para ayudar a los demás”, destacó Awada.

Al salir del gimnasio de TF, la primera dama tomó la mano de Sabrina Romero, una paciente que estaba en una de las camillas de rehabilitación y que, como consecuencia de un ACV, no puede expresarse con el habla. “Te vas a poner bien -dijo-; acá son  todos profesionales y trabajan con mucho amor”.

Luego de una visita a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y a las habitaciones del 2do  y 3er piso, Allende  y Giana hablaron sobre el proyecto de la construcción del Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico y sobre la necesidad de generar nuevos donantes. “Necesitamos un mecenas”, insistió el presidente. “Y lo van a encontrar”, replicó Awada. “ALPI  y la labor que realizan todos sus profesionales con tanto cariño y dedicación son muy importantes, no sólo para la recuperación de los pacientes, sino también para la etapa de acompañamiento en su formación profesional, laboral y de integración social. Eso tiene un valor enorme”, agregó.

Antes de su despedida, la primera dama se tomó fotos protocolares con las autoridades de ALPI y las felicitó por la labor que llevan a cabo en la institución. También expresó su apoyo para el ambicioso proyecto del centro pediátrico y remarcó: “Va a quedar increíble; estoy convencida de que ALPI es un ejemplo a seguir”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *