Padres en transición: más sensibles, emocionales e involucrados en la crianza

padre-conversa-con-su-hijo

Un estudio de Trendsity pone foco en los nuevos modelos de hombre más presentes, afectivos y más conectados con el día a día de la familia. El desafío es complementarlo con los roles y las expectativas tradicionales.

 

Pocos días atrás, Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook revolucionó las redes sociales al postear una foto donde él mismo daba la mamadera a su hija con la leyenda “En la reunión más importante del día”. El posteo resume la fuerte tendencia de padres más comprometidos con el día a día de la pareja y los hijos, más flexibles, afectivamente comprometidos y emocionalmente expresivos, un nuevo modelo de hombre en plena transformación con respecto a modelos más tradicionales de masculinidad: “No por ello temen perder su hombría, su relación con la fuerza y el vigor pero aún tienen el desafío de lograrlo sin dejar de lado expectativas y exigencias tradicionales” explica Mariela Mociulsky, directora de Trendsity.

 

Según un estudio de la consultora, un 90% de los hombres entre 25 y 45 años   acuerda que los roles de género no son hoy tan estrictos como en otras épocas, es decir, los hombres tienen “permiso” para ser más sensibles y las mujeres para ser más fuertes.

 

De acuerdo con Mociulsky, las valoraciones sobre los géneros dependen de las sociedades y las épocas. “Las fronteras entre lo considerado como masculino y femenino se hicieron más porosas y se relativizaron, todo esto da espacio a poder poner en juego los roles de otro modo, con mayor libertad para elegir”.

 

Esto se pone de manifiesto en la investigación donde un 78% de los hombres define el  “éxito” como un equilibrio entre la propia visión de sí mismo, la vida familiar y la vida laboral y un 74% considera que los hombres tienen igual o mayor dificultad que las mujeres a la hora de equilibrar su vida familiar y laboral.

 

Desde Trendsity explican que el posicionamiento masculino se va modificando a medida que el femenino se re configura: “El hombre fue históricamente proveedor pero también el estereotipo masculino tradicional reconoce como valor imperante la potencia entendida como rudeza, fuerza física y poca emocionalidad” indica Ximena Díaz Alarcón, directora socia.

 

Nuevas masculinidades

 

En la actualidad se abre el juego a más conceptos de masculinidad que se definen por un sello más personal y flexible que por una característica social impuesta.

 

El estudio señala que un 95% reconoce que colabora más en el hogar que en otras épocas (limpieza, cocina, hacer las compras) y un 97% acuerda que los hombres están más involucrados en el cuidado de los hijos que en otras épocas. “Los hombres crean sus propios modelos de masculinidad. Se le exige al hombre mayor expresión emocional, compartir roles y decisiones y participación en el cuidado de los hijos y las tareas del hogar” agrega Mociulsky.

 

Estos nuevos conceptos de masculinidad no chocan con la idea de un mayor compromiso afectivo. El hombre se encuentra frente a la posibilidad de otro tipo de provisión, la emocional. “Es una verdadera revolución en la concepción de lo masculino dado que el cuidado emocional se apoya en gran medida en lo físico –el contacto, la emoción, las palabras, la percepción. Se refuerzan los vínculos en el marco de un cuerpo más expresivo y que toma contacto” aclaran desde Trendsity.

 

De hecho, el estudio señala que en términos de tareas ligadas a la crianza cotidiana (desde el baño pasando por hacer la tarea hasta traslados), la mayoría de los entrevistados manifiesta compartirlas en menor o mayor grado con su pareja, con la salvedad que el traslado de los hijos a la escuela, llevar y traer a cumpleaños, la hora del juego y la organización de salidas con los hijos son actividades que ellos mismos destacan como propias.

 

A pesar de esto, las tensiones respecto de los modelos tradicionales de masculinidad persisten. La investigación revela que casi la mitad de los hombres considera que son “menos masculinos” que en el pasado y un 35% aún sostiene que su idea de lo que significa “ser hombre” ya no es la mas aceptada en la sociedad.  “Si bien los hombres valoran cada vez más ser parte de la crianza y las tareas de la vida cotidiana, y son más expresivos y emocionales que las generaciones anteriores el desafío es cómo lograrlo sin dejar las otras dimensiones ligadas a su concepción de masculinidad, como el hecho de ser los proveedores –y a pesar que la provisión es cada vez más compartida con la mujer -señala Díaz Alarcón- y concluye: como todo lo referente a la delimitación de los roles femeninos y masculinos las transformaciones tienen que ser pensadas como cambios en proceso y no como algo lineal”.

 

Sobre el estudio

 

Target: hombres entre 25 y 45 años, de NSE ABC amplio en Cap y GBA, mix casados / solteros/ con hijos/ sin hijos. 185 casos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *